Se encuentra usted aquí

El poder ¿hacia dónde va?

13/11/2019
00:40
-A +A

En Chile, el ejército dispara balas de goma a los ojos de manifestantes. En Hong Kong, un policía balacea a un estudiante de 21 años a quemarropa. Un grupo de radicales le prende fuego a un hombre. En Bolivia reina el caos luego de que el presidente se aferra al poder y las fuerzas armadas intervienen. Trump festeja. En España, la ultraderecha avanza. En México, la violencia se apodera de todos los espacios con más ferocidad cada día, el horror alcanza a los niños, la gente se pregunta cómo y cuándo terminará esta pesadilla. La autoridad mueve sus fichas para centralizar el control.

El tema del poder, en medio de todo. Y mientras eso sucede, un grupo de intelectuales, artistas, escritores, economistas, científicos y defensores de derechos humanos de todo el mundo se reúne en Ámsterdam. Ahí, en el Teatro Nacional de la Ópera y el Ballet, el Instituto Nexus, que preside el filósofo Rob Riemen, celebró el domingo pasado su 25 Aniversario con la conferencia: “The Ring or What Will Rule the World?”

En su texto “El Anillo ¿o qué será lo que gobierne al mundo?”, el filósofo holandés parte de la frase que escribió Paul Valery luego de la I Guerra Mundial: “Nosotros, las civilizaciones tardías, ahora sabemos que también somos mortales”. Cien años después, Riemen encuentra que la sentencia del poeta francés reverbera en nuestro tiempo.

Su hilo conductor y metafórico es El anillo de Nibelungo, de Wagner, ese que ofrece el poder de dominar el mundo a cambio de la maldición de vivir sin amor. Así, Riemen recorre la historia moderna de la humanidad a partir de la I Guerra Mundial, la gran depresión, los millones de personas huyendo del fascismo, el nazismo y el estalinismo, la Segunda Guerra Mundial, el “nunca más” y “un nuevo orden creado por las sociedades occidentales que buscan defender los derechos humanos, los tratados internacionales, los principios liberales y democráticos que traerán paz, prosperidad y progreso” y cuyo “último triunfo” tuvo lugar hace 30 años con la caída del Muro de Berlín y el colapso de la URSS. Sigue la globalización y el liderazgo de Estados Unidos.

A los ojos de Riemen, hoy: Ya no hay un Roosevelt y otras fuerzas, especialmente la de China, empiezan a dominar el nuevo orden mundial. Las democracias cambian de rostro. Hay resentimiento, miedo y pérdida de certezas, inseguridad. Migraciones a gran escala, crisis ambiental y proliferación de tecnologías digitales. El derecho internacional es desplazado por la fuerza bruta y los regímenes autoritarios ganan cada vez más popularidad. La caída de la civilización advierte, no es porque sea inevitable “sino porque las élites gobernantes han fallado, no han sabido responder a los cambios (…) no han sabido ver más allá de sus propios intereses”.

Mientras, dice en alusión a la obra épica de Wagner, los dioses contemporáneos se reúnen en Davos y hacen su anuncio divino: Globalización 4.0: La era de la Cuarta Revolución Industrial. ¿Qué nos espera? La era digital, la robótica y la inteligencia artificial. Pero, se pregunta “¿nos conducirá ésta a una civilización que le haga justicia a la dignidad humana o estamos destinados a la obediencia y el servilismo sin responsabilidad?”

Invita a pensar “¿qué queremos de nuestro mundo? ¿Cómo superamos la crisis cultural? Si la ciencia y la tecnología no bastan para satisfacer nuestras preguntas y necesidades existenciales, ¿a qué arte y filosofía recurrimos? Si nuestro mundo occidental está enfermo ¿qué aprendemos del mundo no-occidental? (…)”

Le solicito una pista. Me escribe por correo electrónico: “Creo que la llave para pelear contra el poder corruptor del Anillo es darnos cuenta de que ahora está en todos nosotros aceptar nuestra responsabilidad, no rendirnos ante la corrupción financiera, intelectual y moral rampantes; no dejarse ir en el flujo de la corriente principal, la evasión o la mediocridad; entender que el significado de la vida siempre está por encima del poder material. Y que nadie vive dos veces”.
 

[email protected]

Comentarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN