Va para largo, el abasto regular de medicinas

Nación 13/05/2021 04:08 ALEJANDRO MELGOZA Actualizada 20:16
Guardando favorito...

El gobierno hizo un plan para solucionar la distribución, pero no contempla un remedio a corto ni mediano plazos. Proponen que en 2022 se desarrolle, pero especialistas no ven condiciones

periodismo_investigacion_8.jpeg

Los Laboratorios de Biológicos y Reactivos (Birmex) no cuentan con un plan detallado para llevar a cabo la distribución de medicamentos a corto y mediano plazos. El Plan Maestro promete que para el año 2022 funcionará, pero el costo superará los 3 mil millones de pesos para ampliaciones, centros de almacenamiento y modernizaciones. Expertos consultados no esperan que esto opere para el tiempo propuesto.

EL UNIVERSAL revisó las 121 hojas del Plan Maestro que establecen las bases para la implementación del Sistema Nacional de Distribución de Insumos para la Salud (SNDIPS).

Birmex es la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador, formulada en julio de 2020, para resolver el desabasto de medicinas. Este fue causado por su fallida estrategia anticorrupción en la compra de medicamentos, que se compuso de reformas al vapor, la desestabilización de la compra consolidada de medicamentos que pasó del IMSS a las manos inexpertas de la SHCP, y un veto presidencial a las principales distribuidoras, como documentaron en este diario el pasado 15 de febrero las organizaciones Impunidad Cero y Justicia Justa.

También lee: Birmex y Conacyt firman convenio para la producción de vacunas y biofármacos

En este Plan Maestro sólo se contemplan proyecciones para la infraestructura, la organización, el personal y la comunicación social, cuyo presupuesto aún está en revisión y sin que se precise el cronograma de 2022 para su implementación.

Se solicitó una postura al director de Birmex, pero hasta el cierre de edición no se recibió una respuesta.

También lee: Editorial. Birmex: ¿meta inalcanzable?

El Plan Maestro

El Plan Maestro marca algunos temas en su índice: contexto, situación legal, marco jurídico, infraestructura existente,, plan de ejecución, estrategia de distribución y tratamiento de información logística de distribución, entre otros.

Dentro del diagnóstico apunta la página 25 que el plan emergente para entender la tarea encomendada por el Presidente de crear un nuevo sistema nacional de distribución de insumos para la salud, se conforma de tres objetivos: análisis y reestructuración del organigrama actual; la creación de la estructura organizacional de este nuevo sistema, y el desarrollo de una apreciación presupuestal.

También lee: Propone el PRI Ley de Acceso Universal a Medicamentos Gratuitos

Sobre el “plan de ejecución” se especifica que, para la operación de la red de distribución, se requiere “la geolocalización de los almacenes de tránsito de los operadores logísticos que apoyarán la operación con Birmex, que a su vez realizarán la distribución a los respectivos almacenes de instituciones y/o dependencias”, indica la página 36.

En los destinos de entrega de medicinas de la compra consolidada 2021, coordinada por la UNOPS y el Insabi, se apunta que operará con base en un flujograma donde aparecen las secretarías de Marina, y de la Defensa Nacional, Birmex, hospitales de Alta Especialidad y la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud, así como los almacenes que indique la Subsecretaría de Prevención: “Para la distribución de la compra consolidada 2021 […] estas funcionarán como almacenes de tránsito”, señala el texto.

También lee: Crónica de un desabasto de medicamentos anunciado

De acuerdo con un comunicado emitido por Birmex el 18 de febrero de 2021, se han evaluado hasta el momento 10 estados, sin precisar cuáles, para instalar los cuatro centros de distribución que envíen insumos a 25 mil unidades médicas de la República Mexicana. Algunas de las entidades, de acuerdo con una solicitud de información, son Jalisco, Yucatán, Estado de México, Hidalgo, Sinaloa y Querétaro. Por otra parte, en la solicitud niegan que sean 10, pese a que así se informó en su comunicado.

Un pasado irregular

Birmex nació con el fin de erradicar a las intermediarias, señaladas así por el gobierno en turno, conformadas por Dimesa, Grufesa y Maypo, las cuales, acusó el presidente López Obrador, conformaban un oligopolio farmacéutico, sin presentar pruebas jurídicas de malas prácticas.

De acuerdo con la investigación Operación desabasto, Birmex se encuentra entre las 10 principales proveedoras en el sector salud, donde ha tenido un aumento gradual desde 2013 de contrataciones públicas. Uno de los años más importantes ha sido 2018, con 2 mil 156 millones de pesos; después en 2 mil 115 millones de pesos. No obstante, en 2020, tuvo un descenso a 152 millones de pesos, aunque fue el año con más clasificaciones ambiguas como otras contrataciones en las bases de datos de Compranet.

También lee: Autoridades confirman el desabasto de medicamentos

Por otra parte, según la investigación Facturas falsas: la epidemia en el sector salud, publicada en marzo de 2020 por las organizaciones Impunidad Cero y Justicia Justa en marzo de 2020, Birmex es una de las instituciones públicas que más pagos realizó a empresas factureras, que registraron unos 213 millones de pesos en 17 meses. Se trata de la segunda institución que más recursos públicos pagó a empresas fantasma, sólo por debajo del IMSS.

Estimaciones financieras y sueldazos

En el sitio más recóndito de las instalaciones de Birmex se encuentra un edificio viejo, con fachadas desvencijadas y sin pintura. Ahí es la central para coordinar la distribución de medicamentos e insumos de salud en el país, la cual nació en medio de una batalla que emprendió el gobierno federal en contra del monopolio de las farmacéuticas. En diciembre del año pasado, el titular de Birmex, Pedro Zenteno, anunció la estrategia, junto al Instituto Politécnico Nacional (IPN) y a la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

“La generación de infraestructura en un comienzo puede ser sobre la construcción de almacenes nuevos que puedan proyectarse en zonas estratégicas de interconectividad en la República, respaldada de un estudio profundo con una proyección seria basada en las nuevas tecnologías de la construcción, como lo es la interoperabilidad y planeación multidisciplinaria”, señala el Plan Maestro.

El propio documento de Birmex coincide con los expertos consultados, quienes no ven viable que esto se resuelva a corto plazo no sólo se trata de construir almacenes, sino de capacitación de personal para que el manejo de medicamentos se haga adecuadamente.

También lee: Sin plan, gobierno generó escasez de medicinas

Para Carlos Ramos, director de la Asociación Nacionalde Distribuidores de Insumos para la Salud, la inviabilidad se ejemplifica con el hecho de que Birmex ha solicitado actualmente servicios a los distribuidores, porque “no tiene la capacidad para guardar ni para distribuir [...] Ve el tema de las vacunas”.

Por otra parte, de acuerdo con la estimación financiera de los cargos, el principal titular, en este caso Pedro Zenteno, se propone que perciba 154 mil 472 pesos; después se plantean seis directores generales que ganarán entre 131 mil y 136 mil pesos; 41 directores de área son un sueldo de 98 mil; también subdirectores de área con un pago de 49 mil y, finalmente, 119 jefes de departamento con un sueldo de 29 mil.

La estimación final para la inversión y operación incluye infraestructura por un monto de casi 3 mil millones de pesos; en tecnología e información, unos 450 millones de pesos; logística y distribución, 760 millones; seguridad y vigilancia, 65 millones; estructura organizacional, 148 millones, y comunicación social, un millón 520 mil pesos.

También lee: ¿Cómo un brote se convirtió en pandemia? 13 momentos lo explican

Sin embargo, hasta el momento todo esto forma parte de una proyección que se encuentra en revisión por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

“Te puedo asegurar que en 2022 no va a estar el sistema de distribución como lo ofrecieron, con instalaciones, personal capacitado, sistema de control en cada una de los almacenes para el seguimiento de productos, trazabilidad, controles de temperatura ni el conocimiento de las entregas a cada una de las instituciones de salud que tiene una normatividad determinada”, aclara Ramos.

“Se requiere de toda una experiencia. El gobierno tendrá que experimentar y eso dependerá de sus capacidades”, sentencia Rubén Hernández, integrante de Andis.

Comentarios