Colibrí
Los jardines para colibríes son una iniciativa de México, Estados Unidos y Canadá para crear espacios artificiales debido a la destrucción del hábitat natural. Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL

Va la UNAM por conservar colibríes

16/12/2019
02:51
Teresa Moreno
-A +A
Crea jardines para preservar la especie; busca difundir su importancia en la naturaleza

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) lanzó un proyecto para crear jardines de colibríes, espacios públicos de conservación a los que las aves llegan en busca de alimento y resguardo.

Hasta el momento hay varios sitios de ese tipo: uno está en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala y otros en los institutos de Educación Media Superior (IEMS) Iztapalapa, Iztacalco, Tlalpan y Milpa Alta.

También se instaló un jardín de colibríes en TV UNAM, donde se colocó una cámara para monitorear y filmar a la especie, elaborar material audiovisual y difundirlo.

El proyecto busca promover el cuidado e información sobre la conservación de esta especie, su función en la naturaleza y sus cuidados como una de las polinizadoras más importantes con las que cuenta México. Además, se busca involucrar a los alumnos en los jardines desde el aspecto pedagógico y también con fines terapéuticos.

“En el de Iztapalapa, rodeado de puentes y camiones, con apenas un edificio, un árbol y un estacionamiento pequeño, logramos crear un jardín en láminas de metal, que inicialmente era móvil y se colocaba debajo de la escalera del edificio.

“Ahora tienen un jardín fijo, con bancas en las que los chupamirtos empezaron a anidar”, dijo la investigadora María del Coro Arizmendi, académica de la FES Iztacala y encargada del proyecto.

“La escuela atrajo a jóvenes con problemas de autoestima y drogas para conectarlos con el jardín. Eso los ayudó a desarrollar un sentido de cuidado, de afecto y aprendizaje”.

El proyecto es una iniciativa conjunta de México, Estados Unidos y Canadá, a través de la Campaña de Protección de Polinizadores de América del Norte (NAPPC), para crear jardines artificiales debido a la destrucción del hábitat.

El jardín de la FES Iztacala inició con 200 plantas en un área de 5 metros de ancho por 10 de largo; seis años después se han expandido al doble de espacio y capacidad, dio a conocer la UNAM. En el último registro ubicaron 10 nidos, en los que pueden nacer dos polluelos al año.

 

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios