Trabajó en la Cruz Roja por 70 años y ahora redacta guías para superar pérdidas

Raúl Serratos trabajó como voluntario de la Cruz Roja durante 70 años, y siempre buscó apoyar como en sismos del 57, 85 y 19-S; ahora con el Covid y con 85 años, entrega su granito de arena

Trabajó en la Cruz Roja por 70 años y ahora redacta guías para superar pérdidas
Raúl Serratos, de 85 años, tomó cursos de tanatología para ayudar en esta pandemia; él formó parte de la Escuela de Socorristas en 1947, y tuvo la fortuna de manejar una ambulancia de la Cruz Roja en 1952. Fotos: Jorge Serratos.
Nación 11/04/2021 03:32 Perla Miranda Actualizada 05:58
Guardando favorito...

Raúl Serratos Zamora pasó 70 años de su vida como voluntario activo en la Cruz Roja Mexicana, y lo último que presenció arriba de una ambulancia fue el rescate de personas que quedaron entre escombros durante los sismos de 2017. Con la llegada del Covid-19, el hombre de 85 años que dijo no saber estar quieto, brindó su granito de arena al redactar una guía de tanatología para apoyar a todos los que han perdido a un ser querido en medio de la pandemia.

“En este año, muchas personas han fallecido, sea por Covid o por el curso natural de la vida, la dimensión social de nuestras despedidas se ha visto eliminada de forma justificada para evitar males mayores, por eso surge esta guía, para ayudar a sobrellevar estos momentos difíciles y ofrecer otras formas que suplan la necesidad de compartir y expresar el dolor que sentimos, y al mismo tiempo, honrar a nuestros seres queridos fallecidos”, manifiesta.

Desde su estudio, en el que resaltan reconocimientos a su labor como paramédico, rescatista y voluntario, así como fotografías con él uniformado y acompañado de diferentes personajes, cuenta que su vocación para ayudar a los demás nació en 1945, cuando su abuela sufrió una caída y, al no saber que hacer, siguió el consejo de un tendero que le dijo que marcara a la Cruz Roja desde un teléfono público.

“Llegó la ambulancia, los paramédicos ayudaron a mi abuela, la llevaron al hospital que entonces estaba en la Roma, y el mismo doctor Victorio de la Fuente atendió a mi abuelita, me conmovió ver tanta bondad en el personal, el esmero con el que atendían a los pacientes”, recuerda.

raul_serratos_51988940.jpg
En su estudio resaltan reconocimientos a su labor como paramédico, rescatista y voluntario, así como fotografías con él uniformado.

Leer también: Aprendizaje de la pandemia

Raúl tenía 12 años, debido a que se quedó en el hospital para estar pendiente de su abuela, un señor de apellido Robles le empezó a pedir favores, desde ir por mandados hasta dar recados a otros rescatistas; él le dijo que por qué no se integraba a la Juventud Cruz Roja

“Mi respuesta fue sí, primero, para devolver un poco de lo que le dieron a mi abuelita, para agradecer esa atención tan noble, tan cálida, y luego porque quería ser como todos esos héroes sin capa, quería ayudar, ser útil, y me enlisté en las juventudes de la benemérita”, comenta.

En 1947 ya formaba parte de la Escuela de Socorristas y en 1952 tuvo la fortuna de manejar una ambulancia de Cruz Roja Mexicana; en 1966 se integró al grupo de socorristas en motocicleta de la misma institución.

“Nada se compara con esa adrenalina de ayudar a quien lo necesita, de aparecer en el momento indicado y convertirse en héroe. Participé en los eventos estudiantiles de 1968, en desastres naturales como los terremotos de 1957, 1985 y en menor medida los de 2017; también en el 72 crucé fronteras y apoyé después del terremoto en Managua”, cuenta con precisión. 

Leer también: Buscarle la cara a la muerte

Después de ser voluntario por más de siete décadas, en las que no percibió un salario, a Raúl le informaron que ya no podía continuar con su labor detrás del volante en una ambulancia de la benemérita, aunque al principio se sintió triste, no dejó que el ánimo acabara con sus intenciones. 

“Decidí especializarme, tomé cursos de tanatología para adultos mayores, también hago artesanías en papel periódico, hidroponía, primeros auxilios en diferentes grupos del INAPAM de la alcaldía Iztacalco y también ayudo a compañeros de la Cruz Roja que ya por su edad y condiciones económicas no pueden acceder a consultas médicas, o conseguir sillas de ruedas o andaderas, mi secreto es no estar quieto, no importa en dónde esté uno, siempre se puede aportar para el beneficio de los demás”, recalca. 

raul_serratos_50883746.jpg
Raúl Serratos, de 85 años, tomó cursos de tanatología para ayudar en esta pandemia; él formó parte de la Escuela de Socorristas en 1947, y tuvo la fortuna de manejar una ambulancia de la Cruz Roja en 1952.

En 2020, desde que empezó el confinamiento por el Covid-19, Serratos Zamora mantuvo las medidas de higiene y sana distancia, quería estar en la calle con sus colegas que hacían traslados a hospitales o brindar primeros auxilios a quienes tuvieran una mejor situación y permanecían en su hogar, pero no podía, “estaba atado de manos”, por eso, cuando ocurrieron los primeros fallecimientos por la enfermedad respiratoria y conforme iban en aumento, decidió usar sus conocimientos en tanatología para ayudar a la sociedad. 

“La forma en que uno despide a un ser querido cambió 100%, por eso escribí una guía en la que pretendo acompañar a quienes hoy sufren porque perdieron a un ser querido, sea familiar, amigo. Si en estos momentos de cuarentena algún ser querido murió y no lo puedes acompañar físicamente, hay maneras de despedirse, de expresar los pensamientos y emociones nos acercará a quien se fue y a sus familiares”, dice. 

En la guía no solamente se brindan pautas para acompañar a niños, adolescentes, mujeres embarazadas o adultos mayores que han perdido a una persona debido al coronavirus, sino que también se ofrecen recomendaciones para que profesionales de la salud alivien el estrés, el burnout y la fatiga que viven desde hace más de un año. 

Leer tambiénSuman 209 mil 212 decesos por Covi-19 en el país: Ssa

“Compañeros, gracias por todo, pero, antes que cualquier cosa, somos humanos, por eso como profesionales de la salud, es importante que cuidemos de nosotros, algo que puede funcionar en todos aquellos que combaten esta guerra desde la primera línea de batalla es propiciar reuniones de equipo en donde se compartan los hechos vividos, sentimientos y emociones. Este tipo de eventos favorecen la ventilación emocional y la cohesión grupal”, asegura. 

Para Serratos, es importante que los mexicanos tengan la oportunidad de decir adiós, de no guardar dolor y sentimientos negativos en este contexto. 

Temas Relacionados
cruz roja pandemia El Universal
Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios