Tel Aviv

Mientras en México los habitantes de la capital entran en pánico cada vez que la alerta sísmica suena como parte de un simulacro en los altavoces de la Ciudad, y provoca que las actividades sean interrumpidas y los edificios sean desocupados, en Israel este tipo de ejercicios son cotidianos, los habitantes no expresan ningún tipo de asombro.

En este país, al menos dos veces al año se realizan simulacros para verificar el funcionamiento de las alertas de bombas o ataques de misiles, con el fin de preparar a la población ante una emergencia. Pese a ser la misma alerta que suena cuando un bombardeo, está previo a suceder, la población continua con sus actividades habituales.

El sonar de una sirena durante 25 segundos que dura el ejercicio es la alerta para que los israelíes busquen un refugio donde resguardarse ante un posible ataque de misiles.

Cuando se realiza un simulacro, la dinámica se repite dos veces en un mismo día, el primero es a las 11:05 horas y el segundo a las 19:05. Durante ese tiempo los altavoces de todo el país reproducen la alerta por misiles como parte de los simulacros que al menos dos veces al año se realiza para verificar que las alertas funcionan.

Por 40 segundos las sirenas retumban por las calles de Israel sin que sus habitantes interrumpan sus actividades o muestren nerviosismo por este sonido, el cual es un ejercicio habitual para los israelíes.