Privilegio, ser de los primeros vacunados; no hay que bajar la guardia: sargento Bermejo

Ayer, el sargento Víctor Alfonso Bermejo Morales formó parte del personal que fue atendido en la cuarta jornada de vacunación encabezada por la Sedena en el Hospital Central Militar

“Es un privilegio ser de los primeros en vacunarse”
A las ocho de la mañana de ayer martes, el personal de sanidad militar inició la jornada de vacunación en un módulo ubicado a un lado del Hospital Central Militar de la Secretaría de la Defensa Nacional. FOTOS: PERLA MIRANDA. EL UNIVERSAL
Nación 30/12/2020 02:10 Manuel Espino y Perla Miranda Actualizada 04:06
Guardando favorito...

Durante la pandemia, el sargento primero Víctor Alfonso Bermejo Morales ha estado en contacto con pacientes críticos de Covid-19 en el Hospital Central Militar, el más importante del Ejército mexicano reconvertido para atender la emergencia sanitaria.

Es asistente en tratamiento médico y su labor dentro del área Covid es la instalación y programación de ventiladores mecánicos para los pacientes graves.

Ayer, el sargento Bermejo Morales fue parte del personal que fue atendido en lo que fue la cuarta jornada de vacunación encabezada por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en el Hospital Central Militar.

A las ocho de la mañana de ayer martes, el personal de sanidad militar inició la jornada de vacunación en un módulo ubicado a un lado del propio Hospital Central Militar.

También lee: Reinicia jornada de vacunación contra el Covid-19 en sede militar de la CDMX

Hasta el momento se han aplicado 100 dosis a médicos y enfermeras de la Secretaría de la Defensa Nacional, y se prevé que la cifra se duplique a 200.

Bermejo Morales, al igual que personal médico y enfermeras, llegan al módulo, se registran, esperan su turno y una vez que se les aplica la vacuna se mantienen entre 15 y 20 minutos en observación para prevenir cualquier reacción que pudieran registrar.

La jornada de vacunación es apoyada por personal médico de la Secretaría de Salud del gobierno de la Ciudad de México.

Para el soldado mexicano han sido meses difíciles, tanto para él como para sus compañeros, por eso ve la vacuna contra el nuevo coronavirus como la “primera arma” con la que el personal médico militar y civil seguirá dando la batalla contra el virus en los hospitales del país.

También lee: Inicia tercer día de vacunación en sede militar de Iztapalapa, CDMX

“Es un gran privilegio ser uno de los primeros afortunados en recibir dicha vacuna, ya que esto nos da una esperanza para seguir ayudando a tantos enfermos que hay ahorita. Privilegiado me siento”, comenta al salir.

Nervioso por haber recibido una vacuna nueva, Bermejo Morales pide no bajar la guardia ante el coronavirus, pues asegura que lo que más le ha impactado en esta pandemia es ver sufrir a los pacientes por una enfermedad que es “muy agresiva”.

“Lo más difícil es ver la gravedad de los pacientes. Ver al contagiado sufrir y no poderle ayudar y aliviar un poco su dolor porque está difícil es feo. Es muy agresiva la enfermedad y eso es lo que marca”, refiere.

Sin embargo, Bermejo Morales siente satisfacción al poder ofrecer un poco de ayuda a los pacientes para su recuperación desde el servicio de inhaloterapia, que es muy extenso.

“Uno es parte de la población y tiene familia, entonces todos estamos expuestos a lo mismo porque todos somos sociedad, y me llena también de satisfacción pertenecer al Ejército y al Hospital Central Militar, ya que con esto colaboro al alivio de toda la población”, menciona.

También lee: Personal de salud de Alta Especialidad recibe primera dosis de vacuna contra Covid-19

Cuenta que estuvo nervioso minutos antes de que le aplicaran la inoculación, situación que calificó como algo normal “porque es nuevo, pero estoy satisfecho por ser uno de los primeros en recibir la vacuna y eso me hace sentir privilegiado. Otra palabra no lo describe, más que el privilegio de ser uno de los primeros”, dice.

Rayo de luz

Para el sargento primero la vacuna es “un rayo de luz, como una esperanza, porque es la primera arma que vamos a tener con nosotros, como personal de salud, para poder seguir ayudando, porque es como una gran familia”.

Recomienda a la población no caer en la desesperación, ya que en algún momento a todos les tocará recibir la vacuna contra el coronavirus.

“Que no se desesperen, nos va a tocar en algún momento a todos. Solamente paciencia y en algún momento nos va a tocar la vacuna para que podamos contrarrestar la enfermedad”, pide a los mexicanos el sargento Víctor Alfonso Bermejo Morales.

Afirma que la vacunación para el personal médico es de acuerdo con el riesgo “que podamos tener al momento de laborar en un hospital”.