Impunidad, causa de violencia desbordada, deplora Juan Velásquez

El penalista dice que en el actual sistema de justicia penal, se condena a chivos expiatorios pobres y quienes violan la ley pueden salir a volver a delinquir

Impunidad, causa de violencia desbordada, deplora Juan Velásquez
El abogado penalista, Juan Velásquez. Foto: Especial
Nación 22/06/2019 17:06 Juan Arvizu Arrioja Actualizada 17:06
Guardando favorito...

Ciudad de México.- El penalista Juan Velásquez afirmó que México, por la delincuencia que está desbordada y la impunidad casi absoluta, es el segundo país del mundo más violento, con cientos de miles de muertos y desaparecidos, por arriba de la suma de los registrados en las guerras de Vietnam, Afganistán e Irak juntas.  

Explicó que en el actual Sistema Penal Acusatorio, una falla fundamental es la carencia de policías que tengan capacidad para investigar, ya que es común que incurran en faltas al debido proceso, lo que repercute en beneficio de quienes potencialmente violen la ley.  

Los registros indican que 99% de los delitos quedan impunes, y del 1%, que son detenidos en flagrancia, es muy posible que sigan el proceso en libertad, pero no hay autoridad que verifique la condición que les prohíbe reincidir en actividades delictivas. 

En conferencia magistral en la Academia Mexicana de Ciencias Políticas, el penalista revisó las carencias por las que pasa el sistema penal acusatorio y centró sus señalamientos en la ausencia de Policia de Investigación que debe recabar datos, y en consecuencia parte de quienes se encuentran en las cárceles es porque son pobres y no tienen abogado que los excarcele.

El actual sistema, que es reproductor de impunidad, como el anterior, es como el estadounidense, pero "no hay operadores en nada", y confió: "Los vamos a tener a fuerza, yo calculo que en unos 20 años".

Juan Velásquez fue recibido por el presidente de la Academia Mexicana de Ciencias Políticas, Arend Olvera Escobedo, en reunión con miembros e invitados especiales de esta plataforma profesional, entre ellos, Alfonso Corona Estrada, Luis Alfonso Corona Tapia, Mauro Jiménez Lazcano, Tomás Ángeles Dauahare, Ruperto Patiño Manffer.

También participaron Francisco Rivera Alveláis, Jesús Adler, Miguel Ángel Pérez Bautista, Chistopher Pastrana Cortés, Fernanda Trejo, José de Jesús Hernández Vázquez, Armando Estrada Carbajal, Joel Mariñelarena, Soledad Vázquez Ramos y Emilio Alonso.

A ellos, Juan Velásquez expuso que el nuevo sistema penal fue "sugerido" por uno de los organismos del Departamento de Estados estadoundense, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), "que nos lo trajo".  Refirió: "Querían que otros abogados y yo fuéramos como sus avales, voceros, promotores".

El sistema es más o menos como el de Estados Unidos, pero sin operadores, el primero de ellos que es el policía, en un sistema de enjuiciamiento oral, debe ser Policía de investigación, Científica, que sepa respetar el debido proceso, indagar.

"Como defensor, eso es maravilloso, porque hasta hoy y por suerte nunca me acuso de haber perdido un juicio, y ahora menos".

Sin embargo, "para lo que estamos padeciendo en México con una delincuencia desbordada que hace que el nuestro sea el segundo país más violento en el mundo, después de Siria que está en guerra".

Se han registrado "cientos de miles de muertos, desaparecido y desplazados, más que en todas las guerras de Vietnam, Afganistán e Irak; es muy fácil decir 100 mil muertos; Ponlos juntos para que nos demos cuenta del horror de lo que estamos hablando".

Dijo que en los últimos años se ha presentado un "remedio inútil", el de aumentar las penas de prisión y s eha llegado a la cadena perpetua, en Puebla, Chihuahua y Veracruz y hay corrientes de opinión de quienes quieren la pena de muerte,

Aseguró que "en mucho, toda esta situación de delincuencia se debe a la impunidad, así ¿de qué serviría la pena de muerte, si la impunidad es el 99% de los delitos que se cometen y se castiga 1%, porque al delincuente se le sorprende en flagrancia".

Comentó que hay mecanismos para que los juzgados no se congestionen con juicios, ya que uno a uno los casos deben ser conocidos personalmente por el juez, y se trata de arreglos entre las partes, con excepción de delitos contra el orden público, secuestros, homicidios, violaciones, robos con violencia, delitos contra la salud.

Hay un llamado "procedimiento abreviado", de que la persona se declare culpable", que se propone, incluso a los inocentes, como alternativa para salir libre en menos tiempo.

Señaló que a "90% de los detenidos presos los defienden heroicamente los defensores de oficio que pierden 94% de los casos que defienden, y de esos, 42% son inocentes, y a lo mejor se quedan (en la cárcel) para siempre, no por culpables sino por pobres y ser defendidos por un pobre defensor".

En contra parte, en una negociación, un preso se declara culpable y le podrían imponer una tercera parte de la pena mínima, y si es en efecto delinquió, pronto estará de vuelta en la calle.

Dijo a los miembros de la Academia Mexicana de Ciencias Políticas: "Yo me pregunto si mediante este sistema vamos realmente a abatir la impunidad y vamos a tener justicia".

El penalista que en enero próximo cumplirá 50 años de litigante, recordó que desde su primera visita a Lecumberri, había leído una frase escrita en dicha penitenciaria de la ciudad de México:

"En este lugar maldito donde reina la tristeza no se castiga el delito, se castiga la pobreza". 

Medio siglo después, abrió la pregunta: "¿Vamos a perpetuar la injusticia para los pobres y no vamos a abatir la impunidad?"

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes

Al registrarme acepto los términos y condiciones