MC y PRI fueron bisagras para Morena; apoyaron 50% de las reformas de AMLO

Nación 05/07/2021 01:39 Horacio Jiménez y Antonio López Actualizada 19:07
Guardando favorito...

En la concluyente 64 Legislatura, esas bancadas en San Lázaro votaron a favor de 15 proyectos presidenciales; partidos justifican respaldo porque iniciativas iban acordes con su ideología

El pasado 8 de junio, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que él y Morena podrían negociar con legisladores del PRI, o de cualquier otro partido político, para tener mayoría calificada y poder reformar la Constitución a partir del 1 de septiembre próximo, cuando inicia la 65 Legislatura en la Cámara de Diputados.

Las bancadas de oposición que más aportaron votos a las fracciones de la Cuarta Transformación para avalar algunas de las iniciativas del Presidente fueron las del Revolucionario Institucional (PRI) y la de Movimiento Ciudadano (MC) en la 64 Legislatura.

De acuerdo con una revisión de las votaciones a las 30 reformas presidenciales que se presentaron en la 64 Legislatura, los grupos del PRI y de MC apoyaron —en su totalidad o de manera parcial— 15 proyectos y, en algunos casos, aportaron votos para lograr las mayorías calificadas.

Leer también: AMLO enumera tres reformas pendientes entre sus prioridades legislativas

Las modificaciones

Entre las reformas más importantes que apoyaron ambas bancadas se encuentran la creación de la Guardia Nacional, el 28 de febrero de 2019, y coincidió en que también el PAN y el PRD votaron a favor de esta modificación constitucional.

Los integrantes del PRI y de MC apoyaron la derogación de la reforma educativa, el 24 de abril de 2019, así como la reforma al artículo 28 de la Constitución para prohibir la condonación de impuestos, el 24 de septiembre de 2019; además respaldaron la modificación a los artículos 116 y 127 de la Carta Magna para que ningún funcionario gane más que el Presidente de la República, el 10 de octubre de 2019.

Aunque divididos en sus votos, otra de las iniciativas respaldadas por algunos legisladores del tricolor y del partido naranja fue la polémica Ley de Amnistía, el 11 de diciembre de 2019.

Ambas bancadas también otorgaron sus votos para llevar la entrega de recursos públicos a los sectores vulnerables a la Constitución y dejarlo plasmado en el artículo 4 de la Carta Magna, el 10 de marzo de 2020, la cual fue una de las principales promesas de campaña del entonces candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador.

Leer también: El primer no a AMLO de la coalición opositora

Lo mismo ocurrió con la reforma a los artículos 108 y 111 de la Constitución para ampliar el catálogo de delitos por los que se puede juzgar al Presidente de la República, el 2 de septiembre de 2020, cuando el PRI y MC en su totalidad apoyaron el dictamen.

Ambos suscribieron reformas al Infonavit y al ISSSTE para que los trabajadores pudieran recibir créditos inmobiliarios de manera directa y sin intermediarios.

Asimismo, hubo legisladores de las dos bancadas que respaldaron la reforma presidencial para regular la figura de la subcontratación, mejor conocida como outsourcing, entre otras.

Donde el tricolor y MC expresaron su rotundo rechazo fue en todos los dictámenes para aprobar la Ley de Ingresos, el Presupuesto de Egresos de la Federación, la Ley Federal de Derechos y la Ley del ISR e IEPS, correspondientes a 2019, 2020 y 2021.

Leer también: Alista Morena su arsenal para defender reformas de AMLO

También se opusieron a las últimas tres reformas polémicas: la Ley de la Industria Eléctrica, la Ley de Hidrocarburos y la Ley Zaldívar.

EL DATO:
nacion_energia_127513340.jpg
El PAN se opuso a la mayoría de las reformas impulsadas,como la Ley de la Industria Eléctrica. 

PAN se enfrenta a planteamientos

En contraparte, el Partido Acción Nacional (PAN) en San Lázaro prácticamente se opuso a todas las reformas presidenciales y solamente brindó su apoyo total o parcial en nueve.

Por ejemplo, se negó a la derogación de la reforma educativa, a la Ley de Amnistía, a llevar a la Constitución los programas sociales, al outsourcing, a la Ley de la Industria Eléctrica, y de Hidrocarburos y a la Ley Zaldívar.

Estuvieron en contra de la Ley de Ingresos, el Presupuesto de Egresos de la Federación, la Ley Federal de Derechos y la Ley del ISR e IEPS, correspondientes a 2019, 2020 y 2021. Y se abstuvieron en la reforma para que nadie gane más que el Presidente.

Leer también: Récord de reformas en la 4T, pero economía y seguridad estancadas

Votaron a favor proyectos para que los jóvenes menores de 18 años pudieran abrir cuentas bancarias, la prohibición de la condonación de impuestos, otorgaron apoyo para ampliar el catálogo de delitos para juzgar al Presidente, la reforma de pensiones de López Obrador y la modificación para que los trabajadores reciban créditos inmobiliarios directos y sin intermediarios.

Argumento tricolor

El legislador federal y próximo coordinador del PRI en la Cámara de Diputados, Rubén Moreira, justificó el apoyo del tricolor a algunas reformas presidenciales y de la Cuarta Transformación.

Dijo que no sólo los priistas votaron por ellas, sino también hay respaldo de otras bancadas, y algunas otras modificaciones fueron apoyadas porque iban de acuerdo con la ideología de su instituto político y “mal haríamos si no las apoyáramos”.

“Las reformas constitucionales, la mayoría, tienen los votos no solamente del PRI, también de los otros partidos, por ejemplo, la de revocación del mandato no sólo tiene el apoyo del PRI, sino de otros partidos; la Guardia Nacional tiene los votos del PAN, no solamente del PRI. Se ha generado una especie de contexto de esto [del PRIMor], pero todas las reformas tienen votos de otros partidos”, expuso.

Leer también: Un malabarista político y financiero en Dos Bocas

“Hay situaciones muy particulares, por ejemplo, el artículo 4 que es de los programas sociales que sí llevó los votos del PRI, pero mal haríamos si no, porque el PRI tiene una vertiente importante de justicia social, así dice nuestro lema, ni modo que no estemos de acuerdo en que estén esas reformas en la Constitución, pero nuestro propósito y ánimo de independencia del voto está avalado por la participación en la coalición Va por México”, agregó.

Moreira adelantó que el bloque opositor, conformado por la coalición Va por México (PAN, PRI y PRD) está firme, “es casi imposible que se deshaga, pero cada partido tendrá su agenda en particular.

“La de nosotros va a ser una agenda de avanzada en temas como derechos sociales, derechos humanos, mujeres, medio ambiente. Nosotros nunca vamos a destruir las instituciones, vamos a permanecer en la coalición Va por México y tendremos también nuestra agenda propia”, manifestó el diputado.

Postura del partido naranja

De manera paralela, la actual coordinadora de MC en la Cámara de Diputados, Fabiola Loya, dijo que su fracción siempre impulsó una agenda propia y donde hubo coincidencias dieron su respaldo, pero siempre buscaron incidir, y como legisladores, tienen la obligación de ver por el bienestar de la ciudadanía más allá de quién impulse el tema.

Leer también: Oposición alista combate a Ley del Poder Judicial

“MC siempre ha impulsado una agenda propia, donde en los temas coincidentes daríamos nuestro respaldo, pero también buscamos incidir en la discusión de los mismos. Como legisladoras y legisladores tenemos la obligación de ver por el bienestar de la ciudadanía, más allá de quién esté impulsando el tema. Así sucedió en la discusión de la Guardia Nacional, en el que defendimos un mando civil, o la reforma educativa, en la que pugnamos por salvaguardar la autonomía universitaria”, expuso la coordinadora de MC.

La legisladora comentó que continuarán como una fuerza política que, más allá de ser oposición, defienda, promueva y represente las causas de los mexicanos, pues “no seremos cómplices de un bando ni del otro. Llevaremos una agenda propia, que además de poner en el centro las prioridades de la gente, en el que estaremos atentas y atentos a buscar coincidencias que nos permitan construir acuerdos para impulsar los temas que beneficien a todas y todos”, precisó.

“Revisaremos a profundidad toda propuesta que emane de las fuerzas políticas, así como del Titular del Poder Ejecutivo. Sin embargo, insistimos que las prioridades del Poder Legislativo deben centrarse en salud, reactivación económica, seguridad y abatir la desigualdad, es por ello que seguiremos impulsando temas urgentes, como un ingreso vital para quienes fueron afectados económicamente durante la pandemia”, destacó Loya Hernández.

Leer también: Oposición en San Lázaro: el de AMLO, un gobierno fallido; la economía crece, revira Morena

Comentarios