La ley mordaza de la doctora Álvarez-Buylla

Las noticias de la semana iluminadas con un toque de irreverencia y desenfado

ELENA ÁLVAREZ BUYLLA
María Elena Álvarez-Buylla. Fotos: Archivo/EL UNIVERSAL.
Nación 10/10/2021 05:13 Redacción Actualizada 05:13
Guardando favorito...

¿No que está "prohibido prohibir?" De plano que en los temas relacionados con la ciencia y la cultura -y más en el vergonzoso caso de la persecución contra los 31 investigadores del Conacyt y su Foro Consultivo- a la cuatroté se le enreda el engrudo hasta el grado en que su grito de batalla parece ser ¡muera la inteligencia! como dijo aquel malhadado general franquista y a las pruebas nos remitimos, con el nuevo "código de conducta" que la doctora María Elena Álvarez-Buylla quiere imponer en esa institución.

maria_elena_alvarez-buylla.jpg

Con un timing digno de un elefante en cristalería, peor que inoportuno ante el escándalo que se desarrolla en el Conacyt, la ministra de la "ciencia nacionalista" tuvo a bien lanzar el código de marras, en el que se exige al personal del Consejo, sí, ni más ni menos que en un organismo público donde debería imperar la libre expresión y la pluralidad de las ideas por su propia naturaleza, que se abstenga de "emitir comentarios u opiniones negativos o desfavorables sobre las políticas o programas del Conacyt". ¡Dios santo, Galileo, Darwin, iluminenos!

La ley mordaza de la doctora, que hace extensivo su "pedido" a los prestadores de servicios y los "grupos de evaluación de proyectos susceptibles de apoyos" (nótese la amenaza envuelta en lenguaje burocrático) va al grano en uno de sus apartados y les exige silencio, enmudecer, callar, omertá, para que ni piensen en "publicar o anunciar a la ciudadanía información por escrito o en formato electrónico, así como pronunciar discursos, conceder entrevistas o hacer apariciones públicas en nombre o como representante del Conacyt sin la autorización del área de comunicación social", es decir, de la inquisición.

31_cientificos.jpeg

¿Será porque la doctora Álvarez-Buylla sospecha que hay nuevas revelaciones en puerta sobre el organismo? Vamos, porque su Cartilla Moral, perdón, su código, también enfatiza que se deberá ser "prudente al emitir opiniones" en las benditas redes sociales y demanda "preservar la integridad de la imagen institucional", algo que la doctora no hizo cuando apenas llegó a la dirección del Conacyt y se sirvieron con la cuchara grande, de plata, para contratar con elegante y poco austero servicio de catering cortes finos, alimentos orgánicos, salmón y hasta mostaza de Dijon para su comedor.

Para los trabajadores y otros sectores relacionados, en cambio, lo que priva es la amenaza directa de llevarlos en caso de incumplir la orden ante un "comité de ética", que en caso de encontrar una "responsabilidad administrativa" los remitirá al Órgano Interno de Control del Conacyt, en efecto, el OIC de donde partieron las denuncias contra los científicos acosados por la FGR que los considera un grupo de delincuencia organizada tan peligroso, mire usted nada más, como los cárteles del narcotráfico.

31_cientificos-2_0.jpeg

Bueno, pues ya encarrerada en su tabla de las leyes la doctora se da vuelo, al sentenciar que los miembros del Conacyt no sólo deben ser profesionales destacados y bla, bla, bla, sino también personas "comprometidas con la sociedad" y "sobre todo, con la ética pública reivindicada por la cuarta transformación"... aunque ¿ella está comprometida con esa ética que tanto recalca pero no explica? Porque no es por dudar de los elevados, altísimos niveles de su conducta, pero la doctora Álvarez-Buylla se halla bajo investigación de la FGR desde hace más de un año, por desacato a un mandato judicial. En corto: por sus pistolas la ministra de la tecnología nacionalista suspendió el financiamiento del Foro Consultivo al desconocerlo, pese a que sus integrantes -sí, adivinó, los mismos que son parte del "cártel del tubo de ensayo"- se ampararon para que eso no ocurriera mientras los tribunales desahogaban el caso.

Resumen: como "no somos iguales", es muy posible que la doctora Álvarez-Buylla se incorpore en las mañaneras al gustado segmento "quién es quién en las mentiras de la semana" al lado de su encargada Ana García Vilchis, a fin de reforzar el cumplimiento de su código de conducta. ¡Viva la censura, abajo la inteligencia!

"ASAMBLEAS INFORMATIVAS"

Les urgen las masas, se les queman las habas

amlo-puebla.jpg
Si el respetable desea más pruebas de lo que representa la ciencia para la cuatroté, el ejemplo clásico es su manejo de la pandemia, simbolizado por los recursos tecnológicos de punta que utilizó el salvador del litio nacional para protegerse del Covid-19: el trébol de cuatro hojas, el detente y el billete de dos dólares, cuya política de avanzada refrendó esta semana al anunciar que ya vienen de vuelta los actos masivos en los que se fusiona, que decimos fusiona, se transforma en el pueblo bueno y sabio.

Todo surgió porque algunos, bueno, cientos de inoportunos desplazados por el huracán Grace que ni siquiera fueron censados por la agencia de colocación VIP servidores de la nación en Huauchinango, Puebla -igual que son ignorados los damnificados del terremoto de 2017 en Xaltianguis, Guerrero- dieron portazo en un acto presidido por el supremo. Huelga decir que el gran purificador respondió con bondad a sus inquietudes y les reveló que como "ya quiere vernos" pronto regresarán las concentraciones de masas y las "asambleas informativas", para abrir boca el 20 de noviembre con la conmemoración en el Zócalo capitalino del Día de la Revolución Mexicana.

En paralelo a las sabias palabras del líder que prometió guiar su estrategia contra la pandemia con base en criterios científicos, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, destacó, faltaba menos, que para la magna celebración "vamos a colaborar en todo lo que se requiera y vamos a estar ahí gustosos", tras apuntar que van a hablar con la Secretaría de Salud "para ver qué están pensando". Sin embargo, eso resulta irrelevante, innecesario, superfluo, recordemos que el laureado científico Hugo López-Gatell aclaró en su momento que la fuerza del presidente es moral y lo demás sale sobrando, por eso casi no utiliza cubrebocas.

sheinbaum.jpg

¿Que en México continúa la pandemia y nuestro país ocupa el cuarto lugar mundial en fallecimientos por el coronavirus? ¡Eso que importa! ¡Ahí viene el Festival Corona Capital 2021! que será parte de las actividades que desde este mes tienen lugar, como dijo Sheinbaum, incluyendo la Feria Internacional del Libro que se inauguró el viernes y el Desfile del Día de Muertos... porque aquí no pasó nada, no hay que ser obsesivos con los números, lo estableció de forma muy clara el multicitado científico e investigador López-Gatell en su más reciente obra, Reflexiones de un paseante infectado en la colonia Condesa.

Sheinbaum añadió que para entonces "prácticamente" ya estarán vacunados todos los capitalinos, en lo que coincidió el destapador de sus aspiraciones presidenciales al exigir a las universidades públicas el regreso a clases presenciales, ya ven que luego los jóvenes se hacen aspiracionistas y está científicamente demostrado que el dinero "es la mamá y el papá del diablo", si bien con pocas excepciones quien lo tiene no es "malvado".

¿Que la Organización Panamericana de la Salud advirtió que no está domada la pandemia y que sus estragos continuarán en 2022? ¿Que hasta las oficinas de López-Gatell limitarán la asistencia de personas porque sigue presente el Covid-19? ¡Eso que importa! Por eso el guardián de la ética cuestionó que aún no haya clases presenciales en las universidades. "¿Está muy cómodo para quien está recibiendo su dinero y está en su casa y no corre ningún riesgo?", criticó. ¿Lo ven? ¡Siempre son el dinero y los malvados!

ALGORITMOS Y RECONFIGURACIONES

Se cayó Facebook y el mundo se redescubrió

mark_zuckerberg.jpg
Durante casi siete horas del lunes, la caída de Facebook, WhatsApp e Instagram, que afectó a unos 3 mil millones de personas, nos demostró hasta qué punto la aldea global se hizo dependiente del poderío digital de la firma dirigida por Mark Zuckerberg, que cada vez tiene más incidencia en todas las esferas de nuestra vida cotidiana.

Aparte de 6 mil millones de dolarucos que ha perdido en los últimos días la fortuna personal de Zuckerberg a consecuencia de problemas en Wall Street y críticas de una "garganta profunda" en el Capitolio, que agudizó el apagón virtual, el emporio tecnológico sigue tan campante como aquel aguardiente escocés. Primero explicó que la falla más extensa en su historia se debió a un error interno de configuración, después -el martes- precisó que el servicio quedó suspendido por un trabajo inadecuado de mantenimiento de rutina.

falle_de_redes.jpg
El caso es que al parecer tenemos Facebook para rato en su forma actual, pues en Estados Unidos los políticos son tan conscientes -y temerosos- de su peso estratégico en las comunicaciones y la información que ninguno se plantea con seriedad el dividir a la compañía por sus alcances monopólicos ni mucho menos encontrar alguna forma de regularla. Y eso que ya se aprobó un impuesto global a los gigantes tecnológicos y que el veto aplicado a Donald Trump generó un amplio debate sobre el presente y el futuro de la libertad de expresión en las redes.

Incluso, algunos voceros oficiosos del capitalismo salvaje hablan de que estos gigantes deben empezar a ser tratados como lo que son, unas superpotencias que en los hechos se rigen por su propia dinámica y leyes, casi imposibles de limitar en los espacios geográficos de antaño que definían lo que es la soberanía de un estado. ¿Tendrán razón? Quizá necesitamos a un McLuhan que aporte el diagnóstico correcto.
 

NUMERALIA

10,000
kilómetros recorrió un halcón durante 42 días, casi en línea recta, al migrar de Sudáfrica a Finlandia.

50,000
millones de dólares en dividendos obtuvieron las seis mayores firmas farmacéuticas de Estados Unidos en 2020.

Comentarios