Espíritu crítico y tolerancia son valores de la UNAM: De la Fuente

Asegura que AMLO, como egresado de la Universidad, nos invita a polemizar; libertad de cátedra, fortaleza de la diversidad institucional, afirma

Guardando favorito...
Juan Ramón de la Fuente
Foto: Archivo/EL UNIVERSAL.

La Universidad es un espacio en donde se pueden analizar y debatir todas las ideas y todos los puntos de vista, incluida la crítica, afirmó Juan Ramón de la Fuente, embajador de México ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y exrector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En entrevista con EL UNIVERSAL, quien ocupara por dos periodos la Rectoría de la máxima casa de estudios, de 1999 a 2007, señala sobre la polémica generada por el presidente Andrés Manuel López Obrador: “El Presidente, que es egresado de la UNAM, nos ha invitado a polemizar, hagámoslo sin hacerle el juego a quienes sólo buscan el escándalo público”.

Se trata, agrega el embajador, del punto de vista, sí del Ejecutivo federal, pero también de un exalumno de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, que es válido y que desde luego tiene todo el derecho a ser expresado y escuchado.

¿Qué opina sobre la polémica que se generó por las declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador sobre la máxima casa de estudios, la UNAM?

—La polémica forma parte del espíritu universitario. Recuerdo que [Antonio] Caso y [Vicente] Lombardo [Toledano] polemizaron sobre la naturaleza de la educación pública y ganó la libertad de cátedra. [Javier] Barros Sierra polemizó con [Gustavo] Díaz Ordaz sobre el derecho a discrepar y ganó la discrepancia.

En la charla con el Gran Diario de México, el embajador De la Fuente, quien estará en la presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU durante el mes de noviembre, comenta que no tenemos que estar de acuerdo en todo ni sobrerreaccionar a la crítica.

“El espíritu crítico forma parte de la naturaleza de la Universidad. De hecho, revisar periódicamente, con ojo crítico y autocrítico, lo que hacemos o dejamos de hacer los universitarios es una práctica frecuente que no debe abandonarse. La crítica se cultiva en todas las universidades públicas y en los espacios académicos de casi todo el mundo.

“Y el pensamiento crítico, el derecho a la crítica y la tolerancia a las opiniones diferentes, son valores propios de la vida universitaria que se deben preservar y alimentar”.

¿Hay algún rasgo de individualización en la UNAM como señaló el Presidente?

—Hay que favorecer los trabajos colectivos. Tenemos ejemplos muy claros, como los megaproyectos que se impulsaron en mi periodo en la Rectoría, en los que participaban conjuntamente profesores e investigadores de facultades e institutos, junto con estudiantes de licenciatura y posgrado. La vida colegiada es, por naturaleza, colectiva.

¿Qué importancia le damos a uno de los valores de la Universidad Nacional como la libertad de cátedra?

—La libertad de cátedra es una fortaleza que forma parte de la diversidad institucional. Unidad en la diversidad, es lo que significa la palabra “universidad”. La esencia de la universidad es precisamente la universalidad del pensamiento, por lo que es y debe seguir siendo el foro donde caben y se debaten todas las ideologías y las posiciones políticas. Y es en ese sentido que la libertad de cátedra es primordial.

¿Cómo valora el posicionamiento de la UNAM emitido la tarde del viernes?

—Es documento claro, respetuoso, donde la Universidad Nacional explica esa parte de las libertades de pensamiento, que enriquecen la vida académica y al final la vida democrática del país. El Presidente, que es egresado de la UNAM, nos ha invitado a polemizar, hagámoslo sin hacerle el juego a quienes sólo buscan el escándalo público.

Se trata del punto de vista, sí del Ejecutivo federal, pero también de un exalumno de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, y que desde luego tiene todo el derecho, como cualquier persona, a ser expresado y escuchado.

Leer también: ¡Goya, Universidad!

Comentarios