“El subsecretario López-Gatell ha fallado y punto”: José Narro

04/06/2020
|
02:48
|
Horacio Jiménez
“El subsecretario López-Gatell ha fallado y punto”: José Narro
José Narro Robles, exsecretario de Salud y exrector de la UNAM. Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL

“El subsecretario López-Gatell ha fallado y punto”: José Narro

04/06/2020
02:48
Horacio Jiménez
-A +A
Cont radicciones en las que cae sólo generan incertidumbre en la población, afirma

José Narro Robles, exsecretario de Salud en la administración de Enrique Peña Nieto y exrector de la UNAM, fue directo y calificó: “El subsecretario [López-Gatell] ha fallado y punto”.

Explicó que Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud, ha errado en fechas que no se han cumplido, como el pico máximo de la pandemia por Covid-19; dijo que ya se había aplanado la curva y no es así, y ha sido consecuente con muchas situaciones, pero dice que no le extraña, porque López-Gatell como dice una cosa dice otra.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Narro Robles aseguró que López-Gatell ha reconocido demasiado tarde que no se ha domado la pandemia y eso genera incertidumbre en la población, pues manda mensajes contradictorios.

También criticó que primero haya calculado que habría 6 mil muertos por la pandemia, después 8 mil y luego que en entrevista con EL UNIVERSAL haya hablado de que pueden ser hasta 30 mil los muertos.

Es categórico y reconoció que puede haber rebrotes de la epidemia o incluso juntarse con la influenza estacional, pero primero, dijo, se tiene que controlar, pues ahora no está domada y no se aplanó la curva.

Explicó que, en su opinión, la pandemia se debe manejar y controlar con información veraz y oportuna, y eso no lo han tenido los mexicanos, por la falta de pruebas.

Reapertura

Narro Robles afirmó que le preocupa mucho la reapertura de actividades por el alto número de contagios y defunciones que ha habido en los últimos días; incluso, dijo que le inquieta mucho la gira del presidente Andrés Manuel López Obrador, porque no es el momento. También le preocupa la falta de cercanía y calidez del gobierno federal por los muertos de Covid, pues no son sólo cifras, son personas con nombre y apellido, con familiares, con pena, y eso debe preocupar.

—¿Cuál es el balance que tiene de la epidemia?

—El panorama es que se trata de un problema global, que afecta a México y que lo afecta de una manera muy importante, en donde las consecuencias totales todavía no las podemos estimar porque no tenemos la información necesaria, y en el balance yo tendría que poner una serie de peros en el manejo que han hecho las autoridades, porque una epidemia, en mi opinión, se maneja con varias condiciones: se requiere información veraz y oportuna, y no la hemos tenido. El propio subsecretario López-Gatell ha reconocido que se navega sin carta de navegación. Se tiene que apoyar uno en el conocimiento científico y México es uno de los países con menos pruebas (…) Por supuesto, yo no tengo dudas, ha faltado liderazgo, ha faltado la presencia del Consejo de Salubridad General y la flexibilidad que se requiere. Una epidemia tiene que irse ajustando a lo largo del tiempo y por supuesto requiere una preparación previa, de la que carecimos, y ahí están las protestas y afectación al personal de salud, y tan no estábamos preparados que todavía en junio vamos a estar viendo equipo e insumos para contener el problema.

—¿Qué decir de este reconocimiento de López-Gatell de que no se ha domado la pandemia?

—Que lo hace muchos días y muchas semanas después. Esto era obvio, era evidente, el subsecretario ha fallado y punto. Aquí no puede haber ninguna duda. Ha ofrecido fechas que no se han cumplido, ha ofrecido un momento en el que se alcanza el pico y no es así, ha dicho que se ha aplanado la curva y no era verdad, ha sido consecuente con muchas de las situaciones y no era así. Simplemente, no me extraña, porque como dice una cosa dice otra cosa, y eso es parte del problema. Se descontrola, se genera incertidumbre entre la población, se mandan mensajes que son contradictorios y una cosa es que uno reconozca realidades y otra cosa es que nos estuvo diciendo durante mucho tiempo que el número de defunciones iba a ser 6 mil, de 6 mil a 8 mil; ahora vamos en 30 mil y eso lo dijo ayer [martes] en la entrevista con ustedes. Y eso sí, los estados, como si los estados fueran los responsables. Esta es una responsabilidad federal, quien tiene la responsabilidad de articular las acciones son, en este caso, la Secretaría de Salud, el secretario, el Consejo de Salubridad General; entonces, perdón, pero no me extraña su dicho porque, insisto, dice una cosa y después se desdice.

¿Se pudieron evitar muertes por Covid, no llegar a 10 mil muertos?

—Pudimos hacer mejor las cosas, sí, sin duda, porque tuvimos varias semanas, muchas, porque nosotros supimos en enero que había la posibilidad de tener un problema porque a finales de enero y principios de febrero se sostuvo que estábamos preparados, pero resulta que ya cuando tuvimos que enfrentarnos al problema no había protocolos de actuación para el personal, no había equipo de protección para el personal, resulta que no teníamos la capacidad. No voy a entrar en esta discusión, no teníamos la capacidad de hacer las pruebas y más pruebas que pedía y sigue pidiendo la Organización Mundial de la Salud. Por supuesto que se pudieron haber hecho las cosas de una manera distinta, por supuesto que no se nos olvidan los mensajes contradictorios, por supuesto que no puede haber este doble discurso. Yo digo que se debieron haber hecho las cosas de una manera distinta y mucho mejor.

—¿Qué opinión tiene del rebrote y que se pueda juntar con la época de influenza?

—Sí, es una preocupación del mundo, no es nada más de México. Frente al Covid-19 se requieren tres cosas: tener una vacuna, no la tenemos; tener un medicamento específico, no lo tenemos todavía, y tener una inmunidad colectiva o poblacional, es decir, de entre 60% o 70% de la población, y esto dificulta, impide prácticamente la transmisión del virus y por ende cesa la epidemia, y ninguna de las tres condiciones la tenemos. Para reabrir la actividad deberíamos tener menos contagios, menos muertes y menos hospitalizaciones, y no se dan estas condiciones tampoco. ¿Qué va a pasar? Pues es especulativo en este momento, no hay información. Existe la posibilidad de tener rebrotes hacia adelante. Del rebrote hay que preocuparnos cuando tengamos controlada la epidemia y un mes después de que nos dijeron que alcanzaríamos el pico máximo prácticamente. No hemos alcanzado el pico. Resulta que no está domada, que no se aplanó la curva y, claro, el subsecretario les dirá que un día lo dijo o que lo pensó, pero no es así.

30 mil muertes es el pronóstico, ¿cree que ahí se quedará por el reinicio de actividades?

—Yo deseo que esto no llegue y no alcancemos esa cifra, que encontremos el camino para detener el incremento de contagios y el de la posibilidad de detener todavía miles de defunciones, eso es lo que deseo con toda firmeza y claridad, porque de pronto se nos olvida que estas 10 mil 637 defunciones atribuidas al Covid registradas hasta este martes son personas, son seres humanos. Aquí ha faltado también ese sentimiento de cercanía, de calidez, de preocupación por la vida humana. No, no son números, no son cifras nada más, son personas con nombre y apellido, son gente que tienen familiares y amigos. Hay miles y miles de personas que han sufrido la consecuencia de esta enfermedad. Algunos afortunadamente han salido o están saliendo adelante, pero más de 10 mil sucumbieron y hay en este país 10 mil familias y muchas más cercanas a ellas con el dolor y la pena, con el luto. Eso nos tiene que preocupar. Yo de pronto veo que todo se refleja en una gráfica, en un cuadro, en un número, en una cifra y no… perdón. Yo deseo sinceramente que eso no pase.

¿Le preocupa la reapertura?

—Sí, me preocupa la forma en que hicimos la reapertura, lo digo con toda claridad. Sí me preocupa porque pudimos haberlo hecho también de una manera distinta, incluso me preocupa mucho la gira del señor Presidente, me parece que no es el momento. Yo sé que él toma la decisión, que él sabe lo que está haciendo en su persona, pero ahí se tiene que tener mucho cuidado y, ¿qué va a pasar con la posibilidad de llegar a miles de muertes más? No sé. Los modelos matemáticos predictivos funcionan cuando la información de la que se nutre, el modelo, los insumos que se utilizan para hacer correr el modelo pues son veraces, son certeros, adecuados; cuando no, no hay modelo que funcione.

—¿López-Gatell acusó que ustedes tienen más posiciones políticas que técnicas?

—¿Para qué entrar en una discusión? Lo que he hecho en todo este tiempo es manejar información, no manejar dichos políticos, he manejado cifras oficiales de la Secretaría de Salud. Nunca he dado un argumento de orden político, no. Este es un tema técnico.

Parte del problema, y lo digo con toda claridad, es que, efectivamente, el subsecretario sí ha hecho situaciones políticas de condiciones técnicas. Ahí están las discusiones con los exsecretarios de Salud, con los gobernadores de México, ahí están los reclamos de ellos señalando las inconsistencias.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 
 

Comentarios