Cáncer de mama. Lorena muestra su cicatriz para invitar a las mujeres a que se exploren

Si sirven para llamar a la autoexploración, seguiré mostrándolas, asegura Lorena

Cáncer de mama. Lorena muestra su cicatriz para invitar a las mujeres a que se exploren
Lorena, de 26 años, observó un bulto en la parte baja de su seno izquierdo cuando tenía 22 años. Por su edad, algunos médicos le aseguraron que no tenía cáncer. Foto: Diego Simón. El Universal
Nación 19/10/2021 03:22 Perla Miranda Actualizada 06:43
Guardando favorito...

Lorena Estrada presume las cicatrices que le dejó una mastectomía radical debido al cáncer de mama que le diagnosticaron en agosto de 2019. Enfatiza que ama su cuerpo y si mostrarlo ayuda a sensibilizar a que más mujeres se autoexploren, lo hará cuantas veces sea necesario.

“Me gustan mis cicatrices porque me dieron vida. A veces pienso en la reconstrucción, pero si no la puedo costear no pasa nada, estoy viva y puedo mostrar con orgullo las cicatrices que ahora ocupan el espacio que tenía mi seno, mostrarlas es una invitación a que más mujeres se toquen, conozcan su cuerpo y detecten a tiempo cualquier anormalidad”, afirma.

lore2.jpg
Además de la mastectomía, a Lorena le retiraron sus ovarios, el 23 de abril de 2020. Foto: Diego Simón. El Universal

La joven, de 26 años, cuenta que hace cuatro años sintió un abultamiento en la parte baja del seno izquierdo, buscó atención en el ISSSTE y le dijeron que por ser tan joven era poco probable que fuera cáncer de mama.

info.jpeg

“Tenía 22 años y en el ISSSTE me mandaron a mi clínica familiar; busqué entrar al INCan, pero por mi edad de nuevo dijeron que eran muy bajas las probabilidades de tener cáncer (...) como mi amiga hacía el internado en el Hospital General, logré que me atendieran, pero salió que todo estaba bien”.

Con una corazonada de que lo que tenía era cáncer, Lorena buscó en internet más sitios donde atendieran tumores malignos, así fue como llegó a la Fundación contra el Cáncer de Mama (Fucam). El primer día le hicieron una biopsia y la cirujana oncóloga le dijo que sus resultados estarían en 15 días.

lore1.jpg
Foto: Diego Simón. El Universal

“Le dije a mi mamá que me hicieron una biopsia y se espantó porque mi abuela falleció por cáncer en el seno (...) Me dijeron que tenía cáncer, era un carcinoma ductal infiltrante grado 3, aunque mi mamá la pasó muy mal, para mí fue un gracias, porque yo sabía que tenía algo, gracias por creerme”, relata.

En Fucam bastaron 15 días para diagnosticar a Lorena y prepararla para iniciar un tratamiento de 14 quimioterapias, una mastectomía radical y radiaciones. En febrero de 2020, cuando acudió a su octava quimioterapia, la fundación informó que el Insabi no renovó el convenio de colaboración para absorber los gastos por atención de las pacientes.

“Fue la primera vez que pensé que moriría por tener cáncer, la primera vez que tuve miedo.

info2.jpeg

“Si se retrasaba mi tratamiento, en lo que me referían al sector público, me ponía en riesgo, pero si me quedaba en Fucam y no absorbían los costos, yo no podría pagar”, menciona.

Para fortuna de Lorena, la Fucam le informó que su tratamiento seguía en pie y que ella no tendría que costearlo, pero en medio de la buena noticia, se dio a conocer el primer caso de Covid-19 en México.

lore3.jpg
Los especialistas de la Fucam fueron los que informaron a Lorena el diagnóstico de cáncer de mama que padecía, así como el tratamiento necesario. Foto: Juan Boites. El Universal

Lorena entró a quirófano el 23 de abril de 2020, además de la mastectomía, los médicos le informaron que retiraron sus ovarios para prevenir que regrese el cáncer, aunque al principio fue difícil, al ver sus cicatrices supo que debía mirarlas con orgullo porque eran la muestra de su triunfo contra el cáncer.

“Estoy en un proceso de ver si quiero reconstruirme, pero si no pasa, está bien, porque cada que veo mis cicatrices me recuerdan que estoy viva”.

Lorena pide al gobierno reforzar los esfuerzos para diagnosticar esta enfermedad e invita a todas las mujeres a realizarse autoexploraciones, además de enseñar a las niñas la importancia de acudir al médico.

Lee también: Cáncer de mama. Mala atención y trato deshumanizado, eso encontró Greyci en su lucha contra la enfermedad