Una mirada global

Una mirada global
Un palestino revisa lo que quedó de su casa destruida en Beit Hanoun, el 24 de mayo pasado. Las familias regresaron a sus hogares tras 11 días de ataques entre Israel y Hamas. Foto: Mohammed Saber/ EFE.
Mundo 27/05/2021 02:02 Actualizada 05:34
Guardando favorito...

Mayo ha estado marcado por las protestas en Colombia que no dan tregua, pero también por las primeras demandas de Estados Unidos contra México bajo el T-MEC, un nuevo enfrentamiento entre Israel y Hamas con una violencia no vista en siete años, y las críticas del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, contra la USAID, acusándola de intervenir en la contienda electoral, con el riesgo que ello conlleva. De esos y otros temas hablan nuestros expertos: 

1. América Latina en perspectiva

Chile y Colombia son los claroscuros de mayo en América Latina. En Chile el estallido social que ensombreció al país dos años atrás ha encontrado una salida institucional. Las elecciones locales y constitucionales chilenas, sin sobresaltos, son un verdadero festín de renovación política.

Con el arribo de terceras fuerzas y el desplome de las coaliciones dominantes en tres décadas se abre en Chile el horizonte de un nuevo orden político aún por construir. El 66% de los integrantes electos a la Convención Constitucional no tienen militancia partidista. Una generación de jóvenes de izquierda en ascenso, activistas estudiantiles y feministas, desplaza a la derecha en gobiernos locales importantes.

Leer también: Mirada global: escenarios de conflicto, de Ucrania a América Latina

En sentido opuesto, en Colombia no se ve la luz al final del túnel. El país se encuentra sumido en una situación de paro nacional tras un mes de protestas sociales marcadas por la violencia y el uso excesivo de la fuerza policiaca. No hay liderazgos claros y el pliego de demandas se amplía día a día. La renuncia del Comisionado para Paz dificulta aún el diálogo entre el gobierno y los diversos movimientos en la calle. El futuro cercano es incierto. 

Guadalupe González González. Internacionalista

2. Marte y China

En la primera quincena de mayo el programa espacial chino tuvo dos hitos: el pasado 9, los restos del cohete portador Gran Marcha-5BY2 reingresaron a la atmósfera. Previsiblemente, a pesar del enorme revuelo creado por los medios internacionales, la mayor parte del cohete se desintegró y los escombros cayeron en el Océano Índico. El cohete transportó al espacio el módulo Tianhe, el primero para la construcción de la Estación Espacial china. El gobierno chino reaccionó tarde fijando su posición de baja posibilidad de impacto con la reentrada de basura espacial, algo normal entre países con programas espaciales, pero las noticias alarmantes proliferaban en el mundo.

El 15 de mayo, la sonda Tianwen-1 tocó exitosamente suelo marciano, convirtiéndose China en tercer país en lograrlo después de Estados Unidos y Rusia. El objetivo es mantener al robot operativo durante 90 días. Ahora habrá dos robots estudiando Marte: el estadounidense “Perseverance” a dos mil kilómetros de distancia del ingenio chino. A diferencia de la propagación mediática del cohete, esta noticia que evidencia el espectacular desarrollo del programa espacial chino ha contado con mucho menos difusión. 


Sergio Ley López. Embajador en China (2001-2007)

3. Rusia en el Ártico

Los días 19 y 20 de mayo se reunió en Reikiavik, a nivel ministerial, el Consejo del Ártico cuya presidencia para los próximos dos años ha sido asumida por Rusia. La conferencia propició el encuentro del ministro de relaciones ruso Sergei Lavrov con su homólogo norteamericano Antony Blinken quienes abordaron, entre otras cuestiones, la relativa a la primera reunión entre los presidentes ruso, Vladimir Putin, y estadounidense, Joe Biden, el próximo mes de junio en un país europeo. Se prevé que se tratarán los temas más sensibles de la tensa relación que prevalece entre Rusia y Estados Unidos con el fin de lograr un entendimiento para normalizarla.

Leer también: Telegram, TikTok y la Paz de Westfalia

Una de las cuestiones que más preocupan, no sólo a Rusia sino a Alemania y el norte de Europa es el levantamiento de las sanciones impuestas por Washington que afectan la construcción del gasoducto que proveerá de gas licuado, proveniente de Rusia, al norte de Europa. Sin embargo, el tema de la militarización del Ártico por parte de Rusia constituye una de las principales preocupaciones de los Estados Unidos que considera como ¨pretensiones marítimas ilegales¨. El Ártico es rico en recursos naturales por lo que Rusia pretende incrementar la producción de gas licuado en esa zona que considera el punto de crecimiento más importante para su economía.

Cabe señalar que Rusia contempla como un asunto prioritario la apertura de La Ruta Marítima Septentrional que forma parte del Paso del Noreste, desde la isla de Novaya Zemlya (tierra nueva) hasta el estrecho de Bering. Para el efecto ha construido una flota de rompehielos con el fin de abrir el paso a las embarcaciones todo el año y aumentar el tráfico marítimo sustancialmente. En consecuencia, considera legítima la ampliación de su presencia militar para defender sus intereses en el Ártico. 


Héctor Cárdenas. Embajador retirado

4. Una nueva intifada

En los últimos días se han recrudecido las hostilidades entre los palestinos de la franja de Gaza, liderados por Hamas, e Israel como respuesta del Estado judío a los ataques con cohetes lanzados desde Gaza al territorio israelí. El número de víctimas es superior por mucho en el territorio palestino; sin embargo, Israel también ha sufrido bajas y daños materiales. El gobierno israelí considera que las agresiones palestinas constituyen una provocación para encender los ánimos de la comunidad árabe e iniciar la tercera Intifada. La contundente respuesta de Israel era de esperarse, y como ha ocurrido en ocasiones anteriores ha sido, según los defensores de la causa palestina, desproporcionada.

La violencia de este nuevo enfrentamiento no se registraba desde 2014 y por primera ocasión el mundo árabe no ha reaccionado con la vehemencia de antaño, pues algunos países árabes mantienen, desde fechas recientes, relaciones diplomáticas con Israel establecidas durante la administración del presidente Donald Trump. Sin embargo, esta confrontación, probablemente inducida por Irán, que abastece de armamento a Hamas, vuelve a suscitar la preocupación de la comunidad internacional y recrudece la crisis que prevalece en la región. Ante esta situación el presidente estadounidense, Joe Biden, y otros actores de la escena internacional pidieron la instauración inmediata de una tregua y la intervención de Egipto y Catar como mediadores en el conflicto. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, rechazó de inicio la propuesta, invocando el derecho de autodefensa ante la hostilidad palestina, y su intención de no cesar en sus ataques hasta no completar su programa de represalias contra Hamas. Finalmente, el pasado 20 de mayo se alcanzó un cese el fuego que entró en vigor al día siguiente, llevando una frágil calma a la región. 


Héctor Cárdenas. Embajador retirado

colombia-crisis-protest-march_of_silence_126058521.jpg
Manifestación contra el gobierno colombiano en Cali, el pasado 25 de mayo. Foto: Luis Robayo/ AFP.

5. Conflictos y estrategias bajo el T-MEC

La reciente reunión entre Katherine Tai, representante comercial de Estados Unidos, y sus contrapartes en México (Tatiana Clouthier) y Canadá (Mary Ng), marca el principio de una fase de las relaciones comerciales en Norteamérica. Once meses después de la entrada en vigor del USMCA (T-MEC), los tres ministros discutieron sobre una amplia gama de asuntos comerciales y de inversión, incluyendo el acceso al mercado, las regulaciones ambientales, los derechos laborales, la economía digital y transporte de camiones. Después de esta reunión inicial de los socios del USMCA, hay tres cosas claras sobre el futuro del comercio en Norteamérica:

1) Habrá muchos conflictos. El USMCA es un acuerdo comercial moderno, del siglo 21, que abarca casi todos los aspectos del comercio entre los socios de Norteamérica. La inclusión de áreas como la propiedad intelectual, la energía y la economía digital significa que podemos esperar un flujo casi constante de quejas y desafíos en los tres países, pero especialmente en México, dado que tanto las empresas canadienses y de EU enfrentan un ambiente de negocios menos amigable bajo el gobierno de AMLO.

Leer también: “Solución de dos Estados requiere de sacrificios”

2) Dos prioridades han emergido para EU. Tanto el presidente Joe Biden como Tai han hablado largamente sobre la necesidad de proteger los derechos laborales y el medio ambiente, con un enfoque especial en el cambio climático. Ya hemos visto acciones en EU con base en el USMCA para defender los derechos de los trabajadores en algunas fábricas en México y deberíamos esperar una estrategia similar en el tema de las protecciones ambientales.

3) En tercer lugar, es obvio que Estados Unidos, con Biden al mando, favorecerá una estrategia institucional. Deberíamos esperar que el uso de los mecanismos del USMCA para la resolución de disputas e implementación se vuelva un elemento regular en la estrategia de la administración Biden respecto al comercio internacional. Se fueron los días de las amenazas públicas y las políticas arriesgadas aplicadas por la administración Trump; el actual presidente prefiere recurrir al debido proceso. 
 

Duncan Wood. Vicepresidente de Estrategias y Nuevas Iniciativas en el Instituto México del Woodrow Wilson

6. Intervencionismo nostálgico

El próximo 8 de junio se reunirán la vicepresidenta estadounidense Kamala Harris y el presidente López Obrador. El preludio de este encuentro ha estado marcado por la agenda migratoria en el Triángulo Norte, pero un tema suspicaz que generará desconcierto es el del supuesto intervencionismo por parte de este país en asuntos políticos de México a través del financiamiento a organizaciones de la sociedad civil.

La memoria del golpe de Estado perpetrado en contra de Madero y la participación estadounidense en éste, así como el papel de la USAID en Latinoamérica (por ejemplo, en Cuba en Bahía de Cochinos y con Allende en Chile), más que evocar un nacionalismo valeroso, pone de manifiesto los más básicos impulsos del presidente y encuentra eco en el parecido del presidente mexicano con líderes “iliberales” como Orbán en Hungría o Erdogan en Turquía, populismos autoritarios.

Para EU, los dichos del presidente pueden no ser un motivo para el distanciamiento, pero es un tema en el que no vacilarán y dejará clara su postura. Las palabras importan, y aseverar que hay dinero estadounidense en la actual contienda mexicana es por demás delicado. Por otro lado, la ambición y los fantasmas del canciller Marcelo Ebrard dejan a la política exterior mexicana expósita, inocua y a merced de inercias locales. 
 

Emerson Segura Valencia. Asesor parlamentario y asociado COMEXI

7. Después de 100 días

La prioridad actual de la administración del presidente Joe Biden es avanzar en las negociaciones para aprobar su plan de infraestructura. En esencia, se trata de un paquete de gasto de 4 billones de dólares (millones de millones) que la administración busca gastar a lo largo de 10 años, compuesto de dos vertientes. El componente básico de la propuesta es modernizar la infraestructura tradicional de los Estados Unidos, desde puentes y carreteras hasta plantas tratadoras de agua y redes eléctricas. Pero la Casa Blanca añadió un elemento más ambicioso: gran parte de los fondos se utilizarán para diseñar programas de incentivos a la innovación y desarrollar capacidades propias de manufactura de paneles solares, módulos de aerogeneradores y baterías para vehículos eléctricos.

Leer también: Lecciones del choque Hamás-Israel
 

Biden tiene una posición difícil en la mesa de negociación. Por un lado, enfrenta a los republicanos, que buscan recortar la cifra total de gasto y, sobre todo, evitar que el plan redunde en mayores impuestos. En el lado opuesto, el ala más progresista del partido demócrata, encabezada por Bernie Sanders, ve el plan de infraestructura como la base de un nuevo trato social, sostenido por el aumento de impuestos a grandes corporaciones y los individuos de mayores ingresos. 

Ricardo Smith Nieves. Analista Político y asociado COMEXI

8. Violencia y vínculos inconclusos

En 2020, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Bahréin, Marruecos y Sudán normalizaron relaciones con Israel. El acercamiento respondió a posibles beneficios económicos y cooperación en seguridad. Empero, se reportó cierto recelo de la población de estos países porque se violaba el histórico principio de no normalizar relaciones hasta el fin de la ocupación y creación de un Estado palestino. Por otro lado, aunque Arabia Saudita ha liderado la defensa árabe a la causa palestina, recientemente ha aumentado sus contactos no oficiales con Israel.

Frente a la actual violencia, es posible que estas relaciones sufran un revés. Las imágenes de agresión hacia los palestinos han alimentado aún más la sospecha de la población árabe sobre la cercanía a Israel. Aunque se había prometido que el papel de EAU como nuevo socio del gobierno israelí impulsaría las demandas palestinas, es poco probable que suceda en un clima de creciente violencia. Si bien no se vislumbra una ruptura de los vínculos, en caso de que las agresiones y los fallecidos aumenten con el paso de los días, es muy probable que los contactos se enfríen y los beneficios de la relación se demoren. 


David Hernández López. Investigador CEIGB-Senado y asociado COMEXI

Comentarios