Trump usa aranceles en contra de México
El presidente Donald Trump, ayer en la Casa Blanca. El republicano visitará hoy la ciudad fronteriza de Calexico, California. (KEVIN LAMARQUE. REUTERS)

Trump usa aranceles en contra de México

05/04/2019
01:58
Víctor Sancho / Corresponsal
-A +A
Presidente amenaza con imponer hasta 25% a automóviles; la medida, dice, se aplicará si no hay cooperación migratoria

Read in English

Washington.— Para el presidente Donald Trump, cerrar la frontera sur de Estados Unidos quizá ya no sea necesario: en vez de ello, ahora amenaza con imponer aranceles de 25% a los vehículos provenientes del vecino país si éste no detiene el flujo de migrantes y drogas que tienen como destino final suelo estadounidense.

Por la mañana, Trump había dicho: “Vamos a darles un año de advertencia. Si México no nos ayuda [en el freno de migrantes], vamos a poner aranceles a los autos. Si [el flujo de] las drogas no para, pondremos aranceles a los autos”. Como última medida, se cerraría la frontera sur.

Pero luego, el mandatario cambió de opinión. En una reunión con el viceprimer ministro chino, Liu He, afirmó a la prensa: “No creo que tengamos que cerrar la frontera porque la penalización de los aranceles a los vehículos que llegan a Estados Unidos desde México será masiva, de 25%”. Cuestionado sobre el lapso de un año, dejó abierta la posibilidad de imponer los aranceles o de cerrar la frontera antes: “Empezaríamos con los aranceles y veremos qué pasa”.

El mandatario expresó que “México ha hecho un muy buen trabajo en los últimos tres o cuatro días [para contener a los migrantes], desde que hablé de cerrar la frontera... Están deportando a gente desde México que va camino a Estados Unidos”. Sin embargo, resaltó que esa situación puede cambiar en cualquier momento. “Quizá al término de esta conferencia, o mañana... y si eso para —el apoyo del lado mexicano—, pondremos grandes aranceles”. “Lo voy a hacer, yo no bromeo”, prometió.

La nueva amenaza de Trump mezcla los puntos más tensos y comprometidos de la relación bilateral entre EU y México: migración, frontera y comercio. Y dejó claro por cuál se decanta: “Para mí el T-MEC es importante, pero esto es más importante”, dijo, en referencia a la necesidad de reforzar la frontera.

Ayer, la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, visitó la ciudad fronteriza de Yuma, Arizona, y llamó al Congreso a actuar lo antes posible ante la “emergencia” que, dijo, vive la frontera. Trump visitará hoy Calexico, California, para repasar lo que su administración define como el primer gran tramo de muro fronterizo construido entre EU y México.

El viernes pasado, advirtió que esta semana podría anunciar un cierre de la frontera sur para detener lo que llama “emergencia nacional”, con la llegada de miles de migrantes.

Pero desde el miércoles bajó el tono a la retórica y resaltó que México estaba cooperando y deteniendo a “miles de personas”.

La embajadora mexicana en Wa-shington, Martha Bárcena, dijo en conferencia de prensa tras el anuncio matutino de Trump que la migración ”nunca se va a parar”, y lo único que se puede hacer es regularla de forma ordenada y que proteja los derechos humanos”.

“No estamos preocupados”: Seade. La posibilidad de implementar aranceles a los autos está en duda, porque en una carta paralela al T-MEC ambos países acordaron no imponer tarifas en ese sector. En ese sentido, el subsecretario de México para América del Norte y exnegociador del tratado comercial, Jesús Seade, dijo “no estar preocupado al respecto. Lo que acordamos en [el tema de] industria de autos es firme, no está bajo amenaza, y estamos adheridos a ello”, dijo desde Washington, adonde regresó para seguir con el cabildeo para la ratificación del T-MEC.

Seade y Bárcena se reunieron con grupos de congresistas estadounidenses, preocupados por el tema de la reforma laboral que reclaman en México y que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, exigió que se implemente para poder tomar en consideración el texto del T-MEC en la sede legislativa.

Seade se mostró convencido de que la nueva reforma laboral mexicana se aprobará este mes de abril, una “verdadera revolución laboral” que está adecuada a las cláusulas del tratado comercial. Incluso se atrevió a decir que, en caso de que no se pase la legislación laboral, habrá que “tumbar” el T-MEC.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios