Quieren evitar el “contagio” de la eutanasia en México: Javier Velasco

Legionarios de Cristo y Yunque presionan en España, dice

Quieren evitar el “contagio” de la eutanasia en México: Javier Velasco
Foto: Cortesía. Derecho a morir dignamente
Mundo 06/12/2021 02:04 Luis Méndez / Corresponsal Actualizada 09:06
Guardando favorito...

Madrid. Grupos ultraconservadores de México, como el Yunque y los Legionarios de Cristo, están presionando activamente para que la aprobación de la eutanasia en España no contagie a otros países católicos de América Latina.

“Sabemos que estos grupos de ultraderecha tienen mucha fuerza, incluso a nivel internacional, con un soporte económico importantísimo por parte de países como México o Estados Unidos. Lo que quieren fundamentalmente es que la legislación siga las creencias de la jerarquía católica, lo que es improcedente en el siglo XXI”, señala en entrevista con EL UNIVERSAL Javier Velasco, presidente federal de Derecho a Morir Dignamente (DMD).

Estos círculos hiperconservadores ejercen una gran influencia en España y están cada vez más implantados en el país europeo por sus vínculos con cierta jerarquía católica y con partidos de extrema derecha como VOX, agrega.

“El objetivo de estos grupos ultraconservadores es evitar que la ley de la eutanasia aprobada en España acabe arraigando en países como México, porque se puede dar un efecto contagio, ya que compartimos culturas como la lengua y la transmisión es mucho más fácil. Estoy convencido de que tienen todas las alertas puestas para que no se produzca ese contagio en América Latina y concretamente en México”, advierte.

Además de intentar evitar el contagio trasatlántico, los sectores ultracatólicos de México están apoyando decididamente en España y el resto de Europa el rechazo a la eutanasia.

“Al aprobarse la ley en España se encienden las luces rojas para evitar que en un país católico como México se siga legislando de una manera que a ellos les parece que es intolerable. Y estos sectores apoyan abiertamente a grupos como Abogados Cristianos, que están continuamente interponiendo causas judiciales contra la asociación que yo presido. Son muy activos, no solo a nivel económico, también en reuniones en las que fomentan un lobby cada vez más potente en las instituciones europeas”, asegura el presidente de DMD, luego de subrayar que, aunque España es cada día más laica, la religión católica sigue inmersa en su cultura, por lo que la Iglesia mantiene una influencia enorme.

La puesta en marcha de la ley de eutanasia en el país ibérico está siendo muy desigual, dependiendo de las comunidades autónomas entre las que destacan negativamente Andalucía y Madrid, las dos gobernadas por el derechista Partido Popular (PP), con el apoyo implícito de la ultraderecha de VOX. Ambas formaciones conservadoras votaron en contra de la ley e incluso la recurrieron ante el Tribunal Constitucional, por lo que tratan de obstaculizar su aplicación.

En la campaña contra la eutanasia que prosigue incluso tras su legalización, participan también la jerarquía católica y determinados sectores jurídicos, como el comité de bioética estatal que, por lo general, está integrado por personas muy cercanas a la ultraderecha, aunque en algunas regiones españolas es más diverso.

“España está muy descentralizada, sobre todo en educación y sanidad, por lo que tienen (los conservadores) mucho poder para dificultar y poner palos en las ruedas para la aplicación de la ley, aunque estén obligados a cumplirla. El ejemplo lo tenemos en el derecho al aborto. Hay provincias españolas en las que no se realiza ninguna interrupción del embarazo. Simplemente, lo que hacen es obligar a las mujeres que quieren abortar a desplazarse kilómetros hasta otra provincia o comunidad. Creo que en la ley de eutanasia van a intentar lo mismo”, advierte el responsable de la agrupación que defiende el derecho a una muerte digna.

“Sabemos que hay colegios de médicos, fundamentalmente en Madrid, que se han pronunciado en contra de la ley de eutanasia, como lo ha hecho el comité bioético nacional. Están fomentando la objeción de conciencia, pero desconocemos cuántos médicos se han registrado porque los datos no son públicos. Yo creo que no hay tantos como dicen, aunque va a suponer una traba añadida”, agrega.

“A los sectores que rechazan la eutanasia les diría que en una sociedad democrática hay que legislar para la pluralidad de creencias y valores morales que tiene la ciudadanía, por lo que se necesitan leyes como la eutanasia, que permiten pero que no obligan a nadie, igual que ocurre con la ley de divorcio o la interrupción del embarazo. Los sectores ultras lo que quieren es que se legisle en función de sus creencias religiosas, y esto en una sociedad democrática es inadmisible”, subraya Velasco, quien considera que la ley de eutanasia es mejorable, a pesar de ser bienvenida.

“Pensamos que podría ser una ley más valiente, reconociendo el derecho a la muerte digna de los menores de edad que tienen situaciones dramáticas y que tendrían derecho a recibir ayuda para morir, naturalmente con ayuda de los padres, entre otros condicionantes. También nos hubiera gustado que hubiera afrontado los casos de sufrimiento intolerable por enfermedades mentales, que sabemos que es un tema delicado; pero hay que abordarlo”.

En cuanto a las resistencias de la mayoría de los países europeos a legislar sobre la eutanasia, el presidente de DMD considera que se deben en gran medida a los tabúes y a la influencia de la Iglesia Católica, sobre todo en los países del sur.

“Francia es laica desde su revolución, pero es una sociedad que no es tan progresista como a veces nos ha parecido a los españoles que soportamos el franquismo durante más de 40 años. Lo cierto es que todavía existe en Occidente el tabú de la muerte, muy fuerte. Se habla abiertamente de la sexualidad, pero no de la muerte. Y el colmo de la osadía es hablar de la muerte provocada, por petición de la persona interesada. Es el tabú último”, concluye.

Lee también: "Alentadores", primeros indicios sobre la gravedad de ómicron, dice Fauci

Comentarios