¿Quién ganó la guerra en Afganistán?

Contratistas civiles y militares, incluyendo Dyncorp, Fluor, KBR, pero también Boeing y otras, hicieron millones, sin contar dinero “perdido”

¿Quién ganó la guerra en Afganistán?
Soldados estadounidenses revisan el sitio donde ocurrió un ataque suicida, en Kabul, en el que perdieron la vida dos contratistas civiles. La guerra dejó muchos contratistas muertos, pero también mucho dinero a las empresas. Foto: Archivo. AP
Mundo 18/10/2021 02:05 MAX AUB Corresponsal Max Aub/ Corresponsal Actualizada 05:52
Guardando favorito...

Miami.— Mucha gente ganó bastante dinero, pero especialmente varias empresas contratistas, ganaron miles de millones de dólares durante los 20 años de ocupación militar de Estados Unidos y la OTAN en Afganistán” comenta a EL UNIVERSAL el abogado internacionalista Jaime Ortiz Aub, experto en seguridad.

Los contratistas son civiles que pertenecen a empresas empleadas para diversas tareas, de entrenamiento a construcción de bases militares, y estas empresas civiles son las que más dinero ganaron en el conflicto bélico más largo jamás librado por Estados Unidos y sus aliados, la guerra en Afganistán.

“Si estamos hablando de quienes ganaron más dinero, tenemos que diferenciar entre empresas contratistas para dar esos servicios de operación, administración, mantenimiento, construcción y combate, de quienes sí hay algunos datos oficiales y académicos, y las empresas fabricantes de los aviones, barcos y vehículos terrestres — todos de guerra—, así como armas en general y por supuesto refacciones, combustibles y municiones que durante 20 años estuvieron proveyendo a las tropas y a los contratistas en combate” subraya Ortiz Aub, quien en su país de origen, México, sirvió en el ejército durante varios años.

“Entiendo que algunas empresas que más ganaron, daban ambos servicios y productos; su ingreso es multibillonario”.

De acuerdo con un estudio a cargo de Linda Bilmes, de la Universidad de Harvard, en todo momento hubo en Afganistán más contratistas que soldados; 2011 fue el año más significativo, donde se reportaban siete contratistas por cada soldado estadounidense. De hecho murieron mas contratistas que soldados: cerca de 4 mil por casi 2 mil 500 militares estadounidenses. Es importante señalar que sólo una tercera parte de los contratistas presentes en Afganistán eran estadounidenses.

Otro estudio a cargo de Heidi Peltier, de la Universidad de Boston, reporta que las cinco empresas que más dinero ganaron son: Dyncorp Internacional, 14 mil 400 millones de dólares; Fluor Corporation, 13 mil 500 mdd; Kellogg Brown Root (KBR, exsubsidiaria de Halliburton), 3 mil 600 mdd; Raytheon Technologies, 2 mil 500 mdd, y Aegis LLC, mil 200 mdd.

Dyncorp —adquirida el año pasado por Amentum— estaba encargada de equipar y entrenar a la policía afgana y a las fuerzas dedicadas a la lucha contra el narco. La firma tiene su cuota de escándalos, como las acusaciones de tráfico de personas con fines de prostitución en Bosnia. También se le conoce por estar detrás de las fumigaciones con el altamente tóxico herbicida paraquat en Colombia,

Fluor Corporation, con sede en Texas, tenía a su cargo la construcción de bases militares de EU en el sur afgano. Es la misma que, asociada con el mexicano Grupo ICA, está encargada de la refinería de Dos Bocas.

Según la cadena inglesa BBC, los más importantes contratistas en materia de defensa estadounidense fueron: Boeing, Northrop, Lockheed Martin y General Dynamics, “que recibieron toneladas de dólares”, como lo describió la investigadora Linda Bilmes.

Pero a diferencia de las otras empresas de perfil administrativo y operativo, no se puede determinar cuánto facturaron las que fabrican vehículos de guerra, pues se las arreglaron para que sus contratos no estuvieran ligados con la guerra en Afganistán —que costó a EU unos 2.26 billones de dólares.

A todo lo anterior habría que sumar en materia de ‘ingreso y ganancia’ la rampante corrupción detectada e invisible a través de la cual se perdió el rastro de decenas de miles de millones de dólares a favor de estas mismas empresas y algunas otras de menor calado.

Y mientras algunas voces críticas aseguran que la guerra en Afganistán fue un derroche de dinero de los contribuyentes estadounidenses tirado mayormente a la basura, expertos en inversiones y finanzas han mostrado que fue una gran fuente de ganancias para quienes invirtieron en bolsa justamente en fabricantes de vehículos militares y de otros armamentos.

“Solo por poner un ejemplo, si alguien hubiera invertido en la bolsa [de Nueva York] 10 mil dólares en 2001, en acciones de fabricantes de vehículos de guerra y armamentos, al inicio de la guerra —contra Afganistán—, hoy, 20 años después, tendría en su cuenta posiblemente mil por ciento más” comenta a este diario Iván González, economista y experto en inversiones.

“Quizá no haya una persona que lo haya hecho durante los 20 años, pero habrá quien lo haya hecho algunos de esos 20 años y también algunas empresas”.

Visto desde esa perspectiva, muchas de las empresas y personas que ya tenían mucho dinero antes de 2001, multiplicaron sus arcas gracias a la guerra de Afganistán.

“Así que todo es de acuerdo a la perspectiva que quieras darle” subraya el experto, “si, se perdió mucho materialmente hablando, hubo mucha destrucción; pero en materia de inversión de guerra —en la bolsa— hubo mucha ganancia”.

Lee también: La historia del intérprete afgano que salvó la vida de Joe Biden en 2008