X

"Quería ser padre, pero no quería tener un hijo": hombre trans cuenta el difícil duelo que vivió durante su embarazo

A sus 32 años, el empresario Roberto Bete habló sobre su recorrido, desde la transición sexual hasta el nacimiento de su hijo, Noah

"Quería ser padre, pero no quería tener un hijo": hombre trans cuenta como fue su embarazo en Brasil
Embarazado, Roberto Bete y su esposa, Érika. Foto: Edílson Dantas/ Agência O Globo
Mundo 19/05/2022 18:42 O Globo/Brasil/GDA Actualizada 18:51
Guardando favorito...

Vengo de una familia de cinco hijos y tuve una crianza machista, mi padre fue ese patriarca, que solo dejó de intentar tener un hijo cuando mi madre quedó embarazada de mi hermano. Nunca me gustó nada femenino, que mi cuerpo fuera femenino, el pelo, la ropa, siempre quise verme lo más andrógina posible. Alrededor de los 14 años me descubrí como lesbiana y comencé a vivir esa identidad. Aún así, no era algo en lo que realmente encajara.

No sabía que existía la transexualidad. Recién cuando tenía 22 años, ya casado con una mujer, vi a Tarso Brant (actor y modelo transgénero) en la televisión y descubrí que había hombres trans. Sabía de travestis, pero pensaba que era solo un hombre que se viste de mujer, no sabía que había este tema de la transición de género.

Entonces comencé a comunicarme con otros chicos trans y ahí fue cuando me di cuenta, vi que tenía esta posibilidad, que realmente podía transformarme en un hombre. Empecé mi transición. Tomé hormonas recomendadas por un profesor en el gimnasio. Sé que no es recomendable, pero en ese momento no había tanta información y visibilidad. Hasta que descubrí un hospital que atiende a transexuales. Esperé durante un año para que la vacante fuera vista en el hospital. Empecé a hacerme exámenes, tomando hormonas en la cantidad adecuada, tuve seguimiento psicológico, psiquiátrico y endocrino.

familia.jpgFoto: Edílson Dantas/ Agência O Globo

Mi físico y mi interior empezaron a cambiar. La hormona se mete mucho con el tema emocional. El comienzo de la transición te vuelve muy inestable, nervioso. Quería vivir otras cosas, ir a otros lugares. La transición trajo conflictos a mi relación y terminamos rompiendo.

A los tres años me hice la mastectomía, que era lo que más deseaba. Incluso antes de la cirugía estaba feliz con mi cuerpo, tenía barba, una apariencia muy pasable, ya nadie me confundía. Este tema de la pasabilidad no es lo que todos buscan, pero la mayoría sí, porque es cuando nos camuflamos de los prejuicios y la violencia.

Fui virgen hasta los 27 años, porque no dejaba que nadie me tocara. Pensé que mi cuerpo era femenino. No quería sentir que estaba siendo una mujer en la relación. Después de la mastectomía conocí a una chica trans y con ella perdí la virginidad. Estuve un mes pensando en lo que había pasado, tratando de digerir, por un lado era bueno, por otro era transgresor. Luego empezamos a hablar de nuevo, siguió y poco a poco fui deconstruyendo el tema sexual. Entonces llegué a comprender que mi cuerpo es un cuerpo trans, no cis. Tengo vagina, útero, tuve que abrirme y aceptar que mis formas de placer son estas.

familia-2.jpgFoto: Edílson Dantas/ Agência O Globo

Pareja trans comineza la planificación del embarazo 

En 2019 conocí a Erika, una mujer trans. Ella tenía el deseo de ser madre y empezamos a discutir el tema de que yo me quedara embarazada. Al principio me sentí muy ofendido: quería ser padre, pero no quería tener un hijo, eso nunca se me pasó por la cabeza. Ella me ayudó a deconstruir este tema de que tener un hijo es cosa de mujeres, que un hombre no se embaraza, me mostró que está bien tener un bebé porque al fin y al cabo tengo útero.

Antes de que empezáramos a salir, estuvimos un año y medio, porque yo todavía estaba en un proceso de descubrimiento, acababa de conocer mi cuerpo, saber lo que era un orgasmo. Quería vivir todo lo que no había vivido. Luego me calmé y cuando pensé en un refugio seguro, una familia, solo pensé en ella. Entonces, comenzamos a hacer la planificación del niño. Quería hacerlo cuando tenía 35 años, pero ella me convenció de intentarlo antes porque he estado en terapia hormonal durante mucho tiempo.

Lee también: Hombre trans embarazado protagoniza campaña de ropa

Dejamos de tomar hormonas. Me tomó mucho tiempo para que mi útero volviera a funcionar, para tener un ciclo menstrual. Continué con la barba y el pelo llenos, pero volví a tener disforia con mi cuerpo, viendo grasas que comenzaron a ubicarse en lugares que considero femeninos. Esta fase fue muy mala, pasaron muchas cosas, dejé el trabajo, tuve depresión. Me volví más tranquila, más triste, mi libido cayó. Erika estuvo a mi lado todo el tiempo, pero los efectos secundarios también comenzaron a aparecer para ella. El pelo volvió a crecer, la piel se hizo más gruesa, la testosterona volvió con mucha fuerza y ​​es muy llamativa en nuestro cuerpo. El tiempo sin hormonas nos dejó atónitos.

familia-3.jpgFoto: Edílson Dantas/ Agência O Globo

Cuando llegó el embarazo fue un susto porque nuestra relación estaba en crisis y hasta nos habíamos rendido. Me tomó un tiempo creerlo. Entonces empezamos a entender que eso era lo que queríamos, que el conflicto había sido causado por la hormona y no por algo en nuestra relación.

Duelos durante el embarazo 

Durante el embarazo, comencé a tratarme con terapias, más enfocadas en un lado espiritual. Empecé a tratar de entender que esa dualidad entre masculino y femenino está en todos los cuerpos, y eso está bien. Al dar a luz necesitaré de mi fuerza femenina, necesitaré de mis ancestros femeninos. No puedo seguir negándolo porque provoca un desequilibrio. Lo acogí, lo acepté, sé que es una fase. Este camino traerá a Noah a mis brazos, así que dejé de mirar las pequeñas cosas. Fue una experiencia maravillosa, pero no la quiero volver a repetir.

Quien no me conoce no sabe que estoy embarazada, piensan que soy un panzón. he estado en la playa Creo que pensaron: “esta barriga no es suya, debe ser una enfermedad”. Cuando voy a un examen, el profesional que está ahí sabrá que no es panza cervecera, pero siempre fui bien atendido, hasta me sentí un privilegiado. Tuve un servicio maravilloso por SUS.

familia-4.jpgFoto: Edílson Dantas/ Agência O Globo

Lee también: Mujeres borradas: talibanes ordenan a presentadoras de tv a cubrirse el rostro cuando estén al aire

Erika va a amamantar a Noah. Inició tratamiento a los tres meses de embarazo y está en período de lactancia. Ella está más ansiosa que yo por el parto. Tengo muchas ganas de verla cuidar del bebé, vivir esta familia que estoy construyendo.

Después de 40 días del parto, puedo comenzar a tomar mis hormonas nuevamente. Quiero volver al gimnasio, volver a trabajar en mi rutina, mi vida sexual activa. Volver a ser yo, sentirme viva, vibrante. Vivo la ansiedad no solo de conocer a Noah, sino de volver a ser yo.

Pero estoy feliz. Hoy puedo mirar este proceso con más ternura. Nunca nos arrepentiremos de vivir esto. Tenía miedo y ahora no lo tengo. Como padre, solo quiero que Noah sea lo más libre posible. Quiero que sea quien nació para ser. Lo apoyaré en todo, solo queremos que sea feliz, que viva sus sueños.

familia-4_0.jpgFoto: Edílson Dantas/ Agência O Globo

* El Grupo de Diarios América (GDA), al cual pertenece EL UNIVERSAL, es una red de medios líderes fundada en 1991, que promueve los valores democráticos, la prensa independiente y la libertad de expresión en América Latina a través del periodismo de calidad para nuestras audiencias.

Suscríbete aquí para recibir directo en tu correo nuestras newsletters sobre noticias del día, opinión, Qatar 2022 y muchas opciones más.

vare

Temas Relacionados
hombre transexual embarazo
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Las Indispensables

Termina tu día bien informado con las notas más relevantes con este newsletter

Al registrarme acepto los términos y condiciones