Suscríbete

Que su niña vea: el sueño de una familia migrante rumbo a EU

La familia Fernández busca arribar a suelo estadounidense para que Valery, de tres años, pueda ser operada y logre ver algún día

Que su niña vea: el sueño de una familia migrante en EU
Angeli, de 10 años, ha sido los pies y ojos de Valery desde que comenzó a dar sus primeros pasos. Fotos: Jacob García
Mundo 22/01/2021 03:00 Jacob García / Corresponsal Actualizada 13:38
Guardando favorito...

Tecún Umán, Guatemala.— En medio de miles de inmigrantes que partieron de San Pedro Sula, Honduras, viaja Valery, una niña invidente cuyos padres se aferran a la esperanza de llegar a Estados Unidos para curarle los ojos que nada han visto de este mundo desde que nació.

Hace días, la familia se filtró entre la columna de la Policía Nacional Civil de Guatemala desplegada para contener la caravana de miles de migrantes hondureños que buscaba cruzar para dirigirse hacia Estados Unidos. El miércoles, después de una semana de sufrimiento por hambre y frío, logró llegar a las orillas del río Suchiate, de lado de Guatemala frontera con México.

Denis Fernández, padre de la niña de tres años, sólo pide al gobierno mexicano que los deje pasar para llegar a Estados Unidos, porque allá seguramente tendrán más posibilidades de que su hija sea operada y pueda ver algún día.

También lee: Caravana, una muestra de crisis que espera a Biden

m-migrantes5_121885306.jpg
Rosa Herlinda Reyes, con Denia, una bebé de 18 meses, Angeli y Valery, cuenta que hace unos meses su casa y la bananera donde trabajaba su esposo fueron destruidas por las tormentas tropicales Eta e Iota.
 

Su esposa Rosa Herlinda Reyes, con Denia, una bebé de 18 meses en los brazos y Angeli Michelle, de 10 años, a su lado, cuenta que hace unos meses su casa y la bananera donde trabajaba su esposo fueron destruidas por las tormentas tropicales Eta e Iota. Lo perdieron todo, pero Rosa no está dispuesta a perder también la esperanza de que Valery logre ver algún día.

También lee: Caravana migrante avanza hacia México

m-migrantes7_121886221.jpg
Antes de alejarse del río Suchiate, Angeli lleva a su hermana para que toque el agua.
 

“La alegría volverá a nuestros rostros sólo hasta cuando mi hija pueda ver este mundo”, expresa Rosa, con la mirada fija en el río Suchiate, donde atraviesan balsas con inmigrantes resueltos a no detenerse a descansar.

“Sólo ese día estaremos alegres”, coincide Denis.

m-migrantes3_121885228.jpg
Denis, papá de las niñas, sólo pide al gobierno mexicano que los deje pasar para llegar a EU.
 

Relata que el pasado 13 de enero salieron de La Lima, municipio del departamento de Cortés, en Honduras, para unirse a la caravana de inmigrantes centroamericanos, que tienen distintos motivos para abandonar su país, aunque la constante es la pobreza generalizada. Las autoridades guatemaltecas disolvieron por la fuerza la caravana.

También lee: Migrantes, con esperanza de que Biden los deje entrar a EU

La familia Fernández esperaba que la caravana lograra cruzar para volverse unir a los migrantes, confiados en que así sería más fácil entrar a México. Pero a pesar de que eso ya no sucederá, están decididos a seguir adelante. Su plan: atravesar el Suchiate, ya sea en balsa o caminando por el río en la parte más baja.

m-migrantes6_121885327.jpg
La familia busca cruzar el Suchiate, en balsa o caminando por la parte más baja del río.
 

Antes de alejarse del Suchiate, Angeli lleva a su hermana Valery para que toque el agua, sienta la textura de la arena y escuche el crujido de los árboles. Ella ha sido sus pies y sus ojos desde que comenzó a dar sus primeros pasos. Ríen por un momento.

m-migrantes9_121888501.jpg

“¡Ya vámonos!”, indica Denis, al tiempo en que se acerca a Valery y la trepa a su cuello. Cada quien recoge sus cosas y continúan su travesía.

Temas Relacionados
EU migrantes
Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios