"No están solas": campañas contra la violencia machista

Organismos internacionales y ONG han lanzado iniciativas para erradicar el problema; las acciones deben ser reulares, involucrar a la comunidad y prolongarse por 6 meses: expertos

"No están solas": campañas contra la violencia machista
Una de las campañas más relevantes fue Beat me, que ONU Mujeres Paquistán lanzó en 2016 en este país asiático, uno de los más afectados por el maltrato. Otras son Sin mochilas y No estás sola. Foto: Tomada de internet
Mundo 24/11/2021 02:13 Luis Méndez / Corresponsal Actualizada 04:45
Guardando favorito...

Madrid.- En los últimos años se han incrementado las campañas a nivel internacional contra la violencia de género, sobre todo desde el inicio de la pandemia y los confinamientos que, en la mayoría de los países, agravaron todavía más la indefensión de las mujeres, además de otorgar una mayor impunidad a los agresores.

Sin embargo, no todos los gobiernos reaccionan de la misma manera ante este tipo de delitos que en muchos casos son tolerados o soslayados por las propias autoridades, lo que impide llevar a cabo campañas de sensibilización en algunos de los países asiáticos y africanos que más lo requieren.

“En la región de Medio Oriente y Norte de África, las mujeres y las niñas siguen viendo sus vidas destrozadas por la realidad diaria de la violencia, tanto en el hogar como en la calle. La violencia de género era ya motivo de preocupación constante en toda la región, pero el marcado aumento de la violencia de género en el ámbito familiar durante los confinamientos por el Covid-19 ha tenido consecuencias desastrosas”, señala Heba Morayef, directora regional de Amnistía Internacional para Medio Oriente y Norte de África.

La violencia contra la mujer es una práctica extendida a nivel mundial, pero se acentúa en aquellos países con una marcada cultura machista, como India, Siria, Afganistán, Irak, Paquistán, Arabia Saudí, Yemen, Somalia, Nigeria, Honduras, Guatemala, El Salvador, México o Argentina, aunque también ofrecen datos preocupantes de maltrato países como Estados Unidos, Finlandia, Dinamarca, Suecia o España.

En el caso de la violencia más extrema, el feminicidio, África es el continente que registra las mayores tasas, seguido de América.

Los distintos grados de desarrollo y las diferentes culturas de los países afectados por el maltrato a la mujer obligan en muchos casos a realizar campañas de sensibilización específicas, en función de las necesidades de cada sociedad. Algunos países se hallan en condiciones de llevar a cabo iniciativas más sofisticadas, mientras que otros tienen que recurrir a imágenes más didácticas y textos más sencillos y cercanos para que el mensaje cale en el grueso de la población, especialmente en las zonas rurales.

En este escenario múltiple, hay países europeos y latinoamericanos que llevan a cabo continuas campañas contra la violencia de género, mientras otros más autoritarios permanecen al margen de estos procesos de concientización, como sucede en extensas regiones asiáticas y africanas en las que las mujeres agredidas física, sexual o psicológicamente se encuentran aisladas y sin posibilidades de solicitar ayuda primaria.

m50-11_132377048.jpg
Foto: Tomada de redes

 Algunas de las campañas más exitosas lanzadas en fechas recientes han sido facturadas a través de Spotlight, la mayor iniciativa a nivel mundial centrada en erradicar la violencia de género, y en la que participan Naciones Unidas y la Unión Europea (UE).

A finales de 2020, se impulsaron en Argentina bajo este sello varias iniciativas originales que lograron viralizarse incluso entre seguidores de otros continentes.
La primera campaña, “Amigo date cuenta”, buscaba incentivar entre los varones adolescentes la reflexión sobre la importancia de promover masculinidades saludables, libres de prejuicios y distanciadas del machismo.

Otra campaña exitosa fue “Sin mochilas”, destinada a resaltar la importancia de librarse del equipaje que se carga, muchas veces lleno de prejuicios e intolerancia, para resaltar la responsabilidad de los adultos en la educación de las nuevas generaciones de manera más inclusiva y respetuosa. Esta campaña tuvo un seguimiento en Instagram de 15 millones de personas, sin contar las redes oficiales de agencias de la ONU y la UE.

Las campañas incluían videos, piezas para redes sociales y tutoriales animados que aportaban herramientas para promover el cambio de comportamiento en temas como las complicidades en los grupos de amigos, el acoso y el consenso en las relaciones sexuales.

Campañas antiviolencia impulsadas por Naciones Unidas con ocasión del arribo del Covid-19, como “No estás sola”, que incluían líneas de ayuda de los distintos países u organismos internacionales a los que las mujeres maltratadas podían acudir, fueron implementadas en numerosos lugares adaptándolas a sus respectivas idiosincrasias.

Especial importancia adquirió la campaña “Beat me”, que ONU Mujeres Paquistán lanzó en 2016 en este país asiático, uno de los más afectados por el maltrato. Célebres cantantes, actrices y deportistas pakistaníes lanzaron un impactante mensaje contra la violencia machista a fin de empoderar a las mujeres y que se reafirmaran frente a los hombres.

Junto a gobiernos e instituciones oficiales, las organizaciones humanitarias desarrollan con frecuencia campañas de movilización social en función de los objetivos que persiguen. Una de las más aplaudidas fue la que promovió en 2015 Amnistía Internacional en la ciudad de Hamburgo (Alemania), mediante un póster colocado en las paradas de autobús que se modificaba en función de las miradas captadas por un sensor. Si no se prestaba atención, la imagen mostraba a un hombre golpeando a una mujer; pero cuando el sensor detectaba cualquier mirada, la pareja se transformaba y aparecía unida y sonriente. El maltrato que se perpetúa cuando nadie observa.

m50-12_132377117.jpg
Foto: Tomada de redes

Existen también iniciativas impulsadas por particulares que se agrupan espontáneamente para defender a las víctimas, como sucedió en agosto de 2020 en Egipto, donde gracias a una campaña online contra el acoso y la violencia sexual realizada por un equipo de jóvenes feministas, varios hombres acusados de violación fueron finalmente detenidos.

En este contexto, adquiere especial relevancia la campaña que ideó una ONG de Canadá (Canadian Women’s Foundation), que proporcionó a las víctimas una forma discreta y sencilla para que pudieran vencer la intimidación y denunciar con señas su situación a través de videollamadas, cuando compartieran techo con el agresor, o incluso cuando éste se hallara presente en un lugar público.

La organización propone a las mujeres que sufren malos tratos que, para pedir ayuda, levanten cuidadosamente la mano para después estirar los dedos, meter el pulgar en la palma y terminar cerrando completamente el puño, una llamada muda de auxilio que ha acabado por internacionalizarse.

No existen estadísticas internacionales sobre el número de mujeres que han sido beneficiadas por las diferentes campañas contra la violencia de género, ya que cuando tienen carácter preventivo es prácticamente imposible medir su impacto real. En los casos en los que promueven expresamente la denuncia del agresor, también resulta complicado cifrar su eficacia, al no poder establecerse con precisión el porcentaje de acusaciones que se producen como consecuencia directa de las campañas.

Con estos impedimentos, las cifras siguen siendo desalentadoras. En España, y a pesar de las numerosas campañas de sensibilización lanzadas por los distintos niveles de la administración, colectivos feministas y organizaciones humanitarias, el preocupante número de mujeres que mueren a causa de la violencia machista se ha mantenido estable, y sólo ha disminuido ligeramente en los dos últimos años, pero a causa sobre todo de la pandemia. Suman ya mil 118 desde 2003.

No obstante, y con la vista puesta en el largo plazo, los expertos reiteran la importancia de las campañas en la lucha contra el maltrato, aunque hay quienes piensan que tienen que ser más preventivas y llegar sobre todo a los hogares y a los colegios. Además, en los países más necesitados el desafío se agiganta, ya que muchas poblaciones no disponen de las herramientas tecnológicas que les permitirían acceder a los materiales, por lo que se hace indispensable trabajar sobre el terreno.

Para ganar en efectividad, las campañas contra la violencia de género tienen que involucrar a la comunidad, prolongarse al menos durante seis meses y albergar acciones regulares, concluyen los especialistas.

Lee también: “El ‘quedarnos calladas’ es por una sociedad que nos violenta”

Comentarios