Drogas y lavado, negocio redondo del narco

De acuerdo con estimados del Departamento del Tesoro de EU, las ventas anuales de droga, sólo en este país, dejan más de 64 mmdd

Drogas y lavado, negocio redondo del narco
Elementos de la Fuerza de Tarea Conjunta realizan la erradicación de cultivos de la hoja de coca, en 2018, en Cochabamba, Bolivia. Foto: Archivo EFE.
Mundo 18/06/2021 02:45 José Meléndez, corresponsal Actualizada 05:06
Guardando favorito...

San José. – A diario y en una ruta de doble vía, un alud de sur a norte de cocaína, heroína, drogas sintéticas y otras sustancias fabricadas en México, Colombia y Centroamérica inunda Estados Unidos, con Guatemala y Honduras como nuevos productores de hoja de coca, en un ilícito negocio con dinero en efectivo que genera ventas anuales por más de 64 mil millones de dólares en el mercado estadounidense.

De norte a sur, la urgencia de todos los días es recurrir después a vías financieras, legales e ilegales y en paraísos bancarios o refugios fiscales, de EU y América Latina y el Caribe, Europa o Asia, para perderle el rastro al dinero “sucio” de las ganancias mediante la legitimación, blanqueo o lavado de capitales.

El movimiento en ambos sentidos se afianzó durante los 50 años de la guerra contra las drogas que EU declaró el 17 de junio de 1971.

Leer también: Líderes del narco: una historia de amor y odio

De sur a norte, el tráfico cotidiano de narcóticos en medio siglo consolidó la corrupción y la impunidad con sobornos a militares, policías, jueces, fiscales, políticos, empresarios y aduaneros para permitir el tránsito de los cargamentos de alcaloides, en un mortal entarimado de sicariato, violencia y terror y una maraña de métodos de transporte aéreo, terrestre y marítimo, bodegas, casas de seguridad… y lujos.

De norte a sur, las coordenadas claves para entender una trama de profundos intereses financieros globales emergieron en el informe “Lavado Nacional de Dinero. Evaluación de Riesgos”, emitido en 2015 por el Departamento del Tesoro de EU.

“El narcotráfico es un negocio de [dinero en] efectivo que genera un estimado de 64 mil millones de dólares anuales de las ventas en EU. México es la principal fuente de suministro de algunas drogas y un punto de tránsito para otras”, describió el reporte, del que EL UNIVERSAL tiene copia.

Leer también: 50 años de la guerra contra el Narco

Sin “estimaciones confiables de cuánto dinero ganan las organizaciones narcotraficantes mexicanas en general (las estimaciones oscilan entre 6 mil millones de dólares y 39 mil millones de dólares) para la cocaína, se estima que los proveedores mexicanos ganan alrededor de 14 centavos de cada dólar gastado por los compradores minoristas en EU”, precisó.

Al destacar que “son los miles de traficantes y distribuidores de drogas de bajo nivel en todo el país (EU) los que reciben la mayor parte de las ganancias de la droga”, planteó que, por controles del mercado financiero estadounidense, se “trasladó parte de la actividad de lavado de dinero de México a EU”.

El estudio, uno de los más recientes sobre los entretelones de una red que se pierde en trillos del secreto bancario y la clandestinidad financiera, sugirió que “se cree” que el movimiento de México a EU se debió al control restrictivo de bancos estadounidenses sobre “las relaciones” con cambistas mexicanos o casas de cambio.

Leer también: Narcos mexicanos “inyectan” metanfetaminas a Europa

Las sanciones de EU contra bancos estadounidenses de 2007 a 2013 por blanqueo de capitales, “combinadas con las restricciones de depósito de divisas de EU impuestas por México en 2010”, condujeron a un “aumento en la tenencia y el uso de efectivo el negocio de las drogas” en el mercado estadounidense y en el del exterior, por “los desafíos de colocación [de dinero] en ambos países”, indicó.

El germen. Las gigantescas fuentes del multimillonario negocio están en las montañas de México, Colombia, Bolivia, Perú, Honduras y Guatemala, como productores de hoja de coca (materia prima de la cocaína), o de amapola (de la heroína) o bases de laboratorios clandestinos. Colombia aporta el 80% de la cocaína y es su principal productor mundial.

Por erradicación voluntaria o forzosa, el área en Colombia de la hoja se redujo de 154 mil hectáreas en 2019 a 143 mil en 2020, pero el potencial de producción de la droga pura alcanzó mil 228 toneladas, reveló el Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (SIMCI) de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), en un recuento del pasado 9 de junio remitido a este diario.

Si se le quita pureza y se mezcla, el total se multiplica al menos por tres para llegar a unas 3 mil 600 toneladas.

Leer también: El minuto en el que el narco se apropió del país

El gobierno de Costa Rica informó en 2017 basado en datos que le envió la DEA, agencia antidroga de EU, y que entregó a este periódico, que en ese año hubo una avalancha sin precedentes en 50 años de guerra contra las drogas.

La producción de cocaína en Colombia llegó en 2017 a unas 3 mil 300 toneladas, 900 más que las previsiones de inicios de ese año de 2 mil 400 y casi el doble de las mil 700 de 2016, con mil 200 en 2015, según las cifras.

SIMCI indicó que, con cálculos preliminares, Colombia pasó de 160 mil 120 hectáreas de esas plantaciones en 1999 a 143 mil en 2020. Los números de SIMCI son distintos a los de EU y Colombia.

Nuevos productores. La policía antidroga hondureña confirmó en octubre de 2020 a este medio que cárteles mexicanos financiaron la siembra de hoja de coca al menos desde 2018 en Honduras y Guatemala, en un ensayo para producir cocaína y exportarla a México y EU que se remonta a 2017.

Leer también:  Narco en México, en guerra por obtener más poder vía elecciones

Los mexicanos buscan reducir su dependencia de las mafias y de la cocaína colombiana, acortar la distancia entre puntos de producción y de consumo y disminuir los riesgos de un tráfico desde sitios de Colombia que están lejos de EU.

Guatemala, que también es vital en suministro de amapola, destruyó más de 3 mil 392 millones de ese tipo de matas de 2011 a 2021 en el Triángulo Dorado de la Amapola, fronterizo con México, y en otros sitios, reportó el Ministerio de Gobernación de ese país a este diario.

Con un clima ideal para sembrar y cosechar amapola y formado en el suroccidental departamento (estado) guatemalteco de San Marcos por unas 200 comunidades de los municipios de Tajumulco, Ixchiguán y Sibinal, el Triángulo surte a los narcotraficantes mexicanos que producen heroína en laboratorios clandestinos en áreas fronterizas de ambos países para distribuir en México y EU.

Por eso es que Guatemala, pieza clave de mafias mexicanas aliados a cárteles locales, solo es un punto del alud diario de sur a norte y de norte a sur.

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios