A dos décadas del 11-S, llamado a la unión y solemnidad

El presidente Biden y los exmandatarios George W. Bush y Bill Clinton, la vicepresidenta Kamala Harris y otros funcionarios asisten a actos en lugares de la tragedia

A dos décadas del 11-S, llamado a la unión y solemnidad
Por la noche, el Museo y Memorial del 11-S conmemoró los atentados, con dos rayos de luz verticales, en Nueva York, que evocaron las Torres Gemelas. Foto: Brittainy Newman. AP
Mundo 12/09/2021 02:09 Víctor Sancho / corresponsal Actualizada 03:50
Guardando favorito...

Washington.— Como todos los años, los actos de conmemoración de los atentados del 11-S en Estados Unidos y de recuerdo a las 2 mil 977 víctimas mortales empezaron con un toque sutil y solemne de una campana a una hora muy concreta y precisa: las 8:46 de la mañana de Nueva York. A esa hora, en 2001, el vuelo número 11 de American Airlines impactaba en la Torre Norte de las extintas Torres Gemelas de Nueva York, y empezaba una nueva era en el planeta.

Ahora, el sonido de la campana da siempre comienzo a los actos de recuerdo y recuperación del duelo nacional de ese día que cambió el mundo. El 20 aniversario del peor ataque terrorista en suelo estadounidense de la historia reciente siguió todos los rituales que ya se han convertido en tradición.

Suena la letanía del recitar de todos los nombres de las víctimas, uno por uno por orden alfabético, en una melodía monotonal que sólo se rompe con pequeños recuerdos personales, sollozos, algunas actuaciones musicales sobrias y toques de campanas muy concretos.

ceremonia.jpg
De izq. a der.: el expresidente Bill Clinton, la exprimera dama Hillary Clinton; el exmandatario Barack Obama y Michelle Obama; el presidente Joe Biden y la primera dama Jill Biden, y el exalcalde de NY, Michael Bloomberg. Foto: Chip Somodevilla. EFE

A las 9:03, hora en la que un segundo avión impactó en las torres. A las 9:37, cuando se produjo el ataque al Pentágono; a las 9:59, cuando se derrumbó la Torre Sur; a las 10:03, cuando un cuarto avión, que se dirigía a atacar el Capitolio o la Casa Blanca, cayó en Shanksville (Pennsylvania), evitando que la tragedia fuera todavía mayor.

En su primer 11-S como mandatario de la Unión Americana, el presidente Joe Biden participó en los actos de conmemoración no sólo de Nueva York, sino también en Shanksville y en el Pentágono, donde hizo ofrendas florales en recuerdo de las víctimas.

Explícitamente decidió no hacer ningún discurso ni declaraciones, dejando el protagonismo a los eventos y a las víctimas, y dedicándose exclusivamente a mostrar respeto a los muertos en el atentado.

Sólo, al margen de los actos conmemorativos, en una parada en una estación de bomberos en Pennsylvania, el mandatario confió en que su país pueda “demostrar que las democracias funcionan” y volvió a defender la retirada de Afganistán.

El mensaje que Biden dejó en la víspera sobre la unidad que necesita recuperar el país, fue una constante en la jornada de ayer. Una unidad que mostraron los últimos tres presidentes demócratas (el propio Biden, Barack Obama y Bill Clinton) al participar juntos en los actos memoriales de Nueva York. La mostró especialmente el también expresidente George W. Bush, que participó del acto de homenaje a las víctimas del avión que cayó en una zona rural de Pennsylvania, con un mensaje contundente.

“Gran parte de nuestra política se ha convertido en un llamado crudo a la ira, al miedo y al resentimiento”, lanzó el expresidente republicano, en una declaración dirigida directamente al actual liderazgo republicano, todavía dominado por los tentáculos del trumpismo, en una situación que le deja, según dijo, “preocupado por nuestro país y por nuestro futuro”.

mundo1.jpg
Gordon Felt, principal vocero de las familias de los pasajeros del vuelo 93, en Shanksville, Pennsylvania. Foto: Gene J. Puskar. AP

El mensaje era un ataque frontal contra Donald Trump —que decidió no participar en ninguno de los actos de conmemoración y dedicar la jornada a emitir comunicados críticos con el actual gobierno; el exmandatario sólo visitó una estación de policía de Nueva York y otra de bomberos—. Bush desmarcó una vez más el sentir y actuar unitario de todos los expresidentes.

No se quedó ahí: en una clara referencia al asalto al Capitolio de enero pasado por turbas alentadas por el expresidente Trump, Bush alertó de la “poca superposición cultural entre los extremistas violentos del exterior y los extremistas violentos domésticos”.

“Cuando se trata de la unidad de Estados Unidos, esos días [post 11-S] me parecen muy distantes a los de ahora”, se lamentó, abrazando el leitmotiv impulsado desde la actual Casa Blanca de insistir en la recuperación de esa unidad nacional que surgió tras los atentados, única salida para la reconciliación de un país fracturado y para que Biden pueda cumplir su promesa de restaurar el alma de EU.

En el evento de Pennsylvania también estuvo la vicepresidenta Kamala Harris, quien insistió en la necesidad de una unidad “imperativa” en Estados Unidos de hoy, al igual que pasó en los días tras el 11-S.

“Debemos mirar hacia adelante, debemos mirar hacia el futuro”, declaró la vicepresidenta estadounidense, que añadió que honrar la unidad mostrada por aquellos que se sacrificaron en el vuelo que se estrelló en Pennsylvania se debe hacer “fortaleciendo nuestros lazos comunes, fortaleciendo nuestras asociaciones globales y viviendo siempre nuestros más altos ideales”.

Lee también: Así se vio desde el espacio el ataque del 11 de septiembre a las Torres Gemelas

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios