15 | OCT | 2019
Fracaso. Guerra antinarco en CA
Agentes de la policía de Costa Rica movilizaron parte de un cargamento de cocaína decomisado la semana anterior en ese país, donde se ha denunciado el nexo de oficiales con narcotraficantes. Foto/MINISTERIO DE SEGURIDAD PÚBLICA DE COSTA RICA

Centroamérica: la productora de drogas con complicidad de autoridades

23/09/2019
03:55
José Meléndez / corresponsal
-A +A
Pese a inversiones millonarias, la región se ha vuelto productora de drogas, con la complicidad de autoridades

San José

Centroamérica parece estar perdiendo la guerra contra el narcotráfico. En un destape de corrupción, el costarricense Rándall Picado, director regional en San José de la policía de Costa Rica, denunció en agosto pasado que efectivos policiales costarricenses tienen nexos con narcotraficantes.

“Tenemos casos de policías que andan con las patrullas escoltando carros de narcos, amigos de los narcos”, reveló Picado en una sacudida a la estructura policial de esta nación.

Por los cielos de Honduras y de Guatemala transitan gran cantidad de avionetas cargadas con drogas procedentes de Colombia, Venezuela, Ecuador y Perú, por una sobreproducción de cocaína en América del Sur, en especial en suelo colombiano, con unas 169 mil hectáreas al cierre de 2018, luego de subir de 146 mil en 2016 a 171 mil en 2017, según la Organización de las Naciones Unidas.

Tras el hallazgo de plantaciones de hoja de coca, materia prima de cocaína, y de laboratorios de drogas en el noreste de Guatemala, el gobierno guatemalteco admitió el miércoles anterior que ese país se convirtió en productor del alucinógeno, lo que reduciría las dificultades para traficar a México y Estados Unidos por la cercanía geográfica, a diferencia de Colombia.

Honduras, que tradicionalmente y al igual que el resto de Centroamérica fue país de tránsito de drogas del sur al norte de América, confirmó desde abril de 2017 que dio con sembradíos de la hoja en su territorio, con hallazgos similares en abril de 2018 y en mayo de 2019.

La primera plantación de hoja de coca en Centroamérica fue localizada en junio de 2013 en el sector panameño del Tapón del Darién, vasta y selvática zona que comparten Panamá y Colombia.

Como base de poderosas pandillas juveniles que también operan en Guatemala y en Honduras, como las maras Salvatrucha y 18, El Salvador es una plataforma clave del narcotráfico para el tránsito de los cargamentos, y en operaciones de sicariato en la región.

Lanzada a inicios de la década de 1970 por la Casa Blanca, la guerra contra las drogas parece perderse en Centroamérica después de que Estados Unidos, Europa y organizaciones regionales, interamericanas, multilaterales y mundiales invirtieron gran cantidad de millones de dólares en combatir al narcotráfico… sin éxito.

“No simplifico la discusión como ganar o perder una guerra”, dijo el costarricense Eduardo Solano, ministro interino de Seguridad Pública de Costa Rica, en entrevista con EL UNIVERSAL. “Las drogas son problema de salud pública. Hay que centrarse en lo sanitario. Hay tareas pendientes, una enorme necesidad en las dinámicas preventivas en la región” para generar oportunidades socioeconómicas, en especial para la juventud, afirmó.

Sobre la denuncia de penetración del narcotráfico en la seguridad interna, alegó que el reto es que la policía se resista a “la filtración de la corrupción y del crimen organizado”, pero reconoció que “todas las policías del mundo” enfrentan el riesgo de penetración de la delincuencia y “ninguna está exenta” de ese fenómeno. En la policía costarricense “todavía se puede confiar”, adujo. “¿Hay excepciones? No lo vamos a negar. Las hay. Pero no permitimos la impunidad”, aclaró.

A criterio del analista político guatemalteco Sandino Asturias, del (no estatal) Centro de Estudios de Guatemala, la guerra contra las drogas “está totalmente fracasada” luego de “tantos años” de su lanzamiento. “Llamarle guerra es involucrar ejércitos y eso ha sido un fracaso, particularmente en México y en los países en los que los utilizan para combatir al narcotráfico”, explicó Asturias, consultado por este periódico.

“Mientras la demanda de droga no se detenga y Estados Unidos tenga millones de dependientes, habrá oferta y droga, porque es ley de mercado. Si no se contiene la demanda, siempre habrá oferta”. Una causa del “fracaso” es que “apostamos a las instituciones equivocadas. No es con el ejército ni militarizando como vamos a ganarle la batalla al narco. Es con investigación criminal e instituciones civiles fuertes y usar los recursos del narcotráfico contra los narcotraficantes, como la extinción de dominio” de sus bienes, dijo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios