Cambio alemán, oportunidad para Latinoamérica

México, Brasil, Argentina y Chile concentraron el interés germano, pero las inversiones han sido escasas. La llegada de una nueva coalición puede cambiar el panorama

Cambio alemán, oportunidad para Latinoamérica
Pese a perder las elecciones, Armin Laschet intentará formar gobierno en Alemania. Sus opciones: los Liberales y los Verdes. Foto: EFE
Mundo 28/09/2021 02:51 José Meléndez, corresponsal Actualizada 04:56
Guardando favorito...

San José. - Aunque ocuparon puestos secundarios en la política exterior de Alemania en los 16 años de gobierno de la canciller Ángela Merkel, América Latina y el Caribe afrontarán el desafío de aprovechar el cambio de la cúpula gobernante en Bonn para relanzar los nexos de la cooperación alemana en asuntos educativos, económicos, científicos y tecnológicos.

Como receptores de una fuerte inversión económica alemana privada, México, Brasil, Argentina y Chile concentraron en el siglo XX el interés primario de los vínculos de Alemania con América Latina y el Caribe.

El monto acumulado de inversiones privadas de Alemania en México superó los 35 mil millones de dólares, con una generación de unos 500 mil empleos directos e indirectos en unas 2 mil compañías, en especial en los rubros de trasporte, químico, farmacéutico y automotriz, según cifras de la Cámara Mexicano-Alemana de Comercio e Industria (Camexa) previas al coronavirus.

En su gestión, que comenzó en 2005 y concluirá este año, Merkel visitó México y Argentina en 2017 y volvió en 2018 a Buenos Aires. La canciller será reemplazada por el partido o la alianza partidista que venza en los comicios federales del domingo y sin que se sepa todavía quién ocupará su cargo.

Sin embargo, Latinoamérica quedó relegada en el foco de las prioridades exteriores de Bonn, que son los lazos con Europa y Estados Unidos, seguidas por los asuntos de Rusia, China y Medio y Lejano Oriente. Por impacto de la pandemia, jerarcas de alto rango del gobierno alemán debieron cancelar visitas a la región.

“México tiene una relación importante y, por eso, Merkel le puso mucha atención. Esa América Latina que produce automóviles, como México, es importante para Alemania. El asunto es cómo lograr que eso siga así”, afirmó el diplomático costarricense José Joaquín Chaverri, ex embajador de Costa Rica en Bonn y conocedor a profundidad de las conexiones latinoamericanas y caribeñas con la Unión Europea (UE).

“Alemania es el oxígeno tecnológico que necesitan América Latina y el Caribe. Los vínculos deberán centrarse en el respaldo alemán para impulsar el salto tecnológico en educación y contrarrestar el impacto negativo del coronavirus en el panorama educativo latinoamericano y caribeño”, dijo Chaverri a EL UNIVERSAL.

“Hay varias relaciones de Alemania con América Latina y el Caribe. Muy fuerte la económica con América del Sur: en Brasil, Sao Paulo tiene unas 10 mil empresas alemanas y es muy importante, como Buenos Aires y Santiago. Colombia también por el narcotráfico. Y por supuesto México. Centroamérica siempre ha sido importante por la venta a Alemania de café y banano y, desde Costa Rica, de alta tecnología”, explicó.

México, Centroamérica, Colombia y Ecuador “han tenido un impulso de Alemania en la educación dual, que adiestra al trabajador en alta tecnología para que pueda competir en el mundo actual”, aseveró.

Mínimo impacto

Con números a 2018 y 2019 y sin medir el efecto del Covid-19 en 2020 y 2021 en el enlace económico en ambas vías, el (no estatal) Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI) informó a este diario que las inversiones alemanas en América Latina y el Caribe equivalieron apenas al 2.6% de las inversiones en todo el mundo y que el intercambio comercial con el área correspondió a solo 2.3% del total global de ese país.

Lee también: Así funciona el sistema electoral germano

“Son cifras muy insignificantes realmente”, adujo el abogado argentino Alberto Davérède, director del Comité de Asuntos Europeos del CARI, embajador jubilado y ex consejero legal y ex subsecretario de Política Exterior de la cancillería argentina.

“Los alemanes son muy prudentes, cuidadosos y austeros al decidir donde asignan sus inversiones en el extranjero. Si no tienen garantizadas las seguridades mínimas, no invertirán”, relató Davérède a este diario.

“Es difícil aglutinar a América Latina en un solo concepto. Hay gran disparidad de regímenes y esto impacta las relaciones con un país que, como Alemania, valora la estabilidad y que, de pronto, se encuentra con una América Latina que luego de una fase en la que había mayor uniformidad en las políticas de los gobiernos, como la década de 1990, tiene esa disparidad”, describió.

“América Latina no estuvo presente ni en la actual campaña electoral ni cuando se formó la coalición de Merkel” en 2017 de su partido, Unión Demócrata Cristiana (CDU), con el Partido Socialdemócrata (SPD), recordó.

Un elemento que marcaría el futuro será el desenlace de un convenio que la UE y el Mercados Común del Sur (Mercosur) —Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay— negociaron por 20 años y que está congelado por las profundas controversias ambientalistas generadas, entre otros motivos, por la deforestación en Brasil. El pacto fue cuestionado porque incentivaría actividades peligrosas para el medio ambiente.

A juicio de Davérède, una “prueba” será si el convenio UE-Mercosur avanza o si prevalecerán las cuestiones ecológicas.

“Si el partido de Los Verdes (ambientalistas) entra en la próxima coalición gobernante alemana, complicaría el panorama Mercosur-UE y el de América Latina, acusada de no estar observando al pie de la letra” los compromisos que asumió con el Acuerdo de París de 2015 o Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, advirtió.

Lee también: Las nuevas demandas del electorado alemán

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios