“Brutal”, la desaparición de mujeres en América Latina

La desaparición de mujeres prolifera en América Latina y el Caribe; muchos casos terminan en feminicidios; en otros, nunca más se vuelve a saber de ellas. La región, dicen expertos, carece de sensibilidad y mecanismos eficaces para atender y resolver los casos

“Brutal”, la desaparición de mujeres en AL
Foto: Especial
Mundo 16/05/2022 02:25 José Meléndez, corresponsal Actualizada 05:04
Guardando favorito...

San José. – Las guatemaltecas Maritza Aracely López Cojón, de 15 años, Haslynn Diosinarynn Artiga Estrada, de 12, Vivian Leyli García Caballero, de 16, y Leyli Mefertery Setino García, de 3 meses, desaparecieron el 9 de mayo de 2022 en Guatemala. La costarricense Génesis Yazmín Barquero Ortiz, de 17, desapareció el 10 de este mes en Costa Rica. La salvadoreña Damaris Raquel Ochoa Molina, de 15, desapareció el pasado 27 de marzo en El Salvador. 

Maritza, Haslynn, Vivian, Leyli, Génesis y Damaris son solo algunos de los rostros de niñas y adolescentes desaparecidas en Centroamérica. Pero de Guatemala, Costa Rica y El Salvador a México, Colombia, Ecuador y al resto de América Latina y el Caribe, el fenómeno de las desaparecidas suma al día más y más víctimas. 

La desaparición atizó el asesinato de mujeres. Cifras en poder de EL UNIVERSAL indicaron que México, Argentina, Chile, Brasil, Colombia, Cuba, Venezuela, Costa Rica, Uruguay, Paraguay, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Panamá, República Dominicana y Bolivia sumaron 5 mil 310 feminicidios, a más de 14 por día, en 2020, mientras que datos preliminares aseguraron que en 2021 llegaron a 5 mil 630, o más de 15 al día. 

También lee: Investigación de The Lancet vincula casos de hepatitis infantil aguda con el Covid-19

La desaparición de mujeres “es brutal”, describió Human Rights Watch (HRW por sus siglas en inglés), organización de defensa de derechos humanos y con sede en Washington. 

El (no estatal) Instituto de Enseñanza para el Desarrollo Sostenible de Guatemala (IEPADES) mostró que de 4 mil 864 personas desaparecidas de enero de 2020 a febrero de 2022 en ese país, 3 mil 46 —o casi 62%— son mujeres y mil 818 son hombres, por lo que en unos 62 de cada 10 son del sexo femenino. 

“Es trata de personas”, aseguró la socióloga guatemalteca Carmen Rosa de León, directora ejecutiva del IEPADES. 

“Un factor asociado a las desapariciones es la migración irregular. Por corrupción, manejo inadecuado de recursos públicos y falta de educación, muchas jóvenes carecen en sus comunidades de estudio y salen a buscar estudiar y se niegan a caer en lo que sus padres las quieren obligar: casarse en sus pueblos a los 16 y 17 años”, relató. 

Las jóvenes prefieren emigrar y huir de matrimonios obligatorios, pero son atrapadas por redes de migración irregular hacia Estados Unidos, destacó. 

“Sin recursos, muchas de ellas son engañadas cuando se les dice que conseguirán trabajo para que luego paguen el viaje. Al final es un negocio de trata de menores para prostitución y abuso sexual asociado a esta ruta de migración y a las desapariciones”, subrayó. 

Un segundo factor es el narcotráfico. “Las áreas dominadas por cárteles del narcotráfico estadísticamente se asocian a mayor desaparición de mujeres. Hay una correlación”, explicó. 


Hacia el sur 


La (no estatal) Asociación de Familiares y Amigos de Personas Desaparecidas en Ecuador (Asfadec) reveló que, según datos del gobierno ecuatoriano, de enero a diciembre de 2021 se registraron 7 mil 722 denuncias de desaparición de mujeres y hombres en ese país. Del total, 7 mil 632 personas fueron localizadas y 360 siguen desaparecidas. 

“De este universo, 53.1% corresponde a mujeres y el 46.9% a hombres”, precisó. 

“Cuando tenemos suerte, las encontramos muertas. Cuando no tenemos suerte, no las encontramos ni vivas ni muertas. Siempre nos queda eso de no saber qué pasó”, lamentó la ecuatoriana Lidia Rueda, presidente de Asfadec y activista de derechos humanos. 

“En un mundo globalizado, este problema también se ha globalizado. La violencia va recrudeciendo y atacando en especial a la mujer. ¿Qué pasa? ¿Por qué contra la mujer? Nadie se compadece de los derechos humanos. La sociedad va enloqueciendo cada día más y el hombre se empodera en su machismo”, dijo Rueda a este periódico. 

“Las estadísticas confirman que el mayor porcentaje entre personas desaparecidas es de mujeres. Y no solamente adultas, sino niñas y adolescentes víctimas de trata de personas. Las madres no parimos hijas para que las desaparezcan o las maten”, señaló. 

En algunos casos, las investigaciones en Ecuador permitieron localizar osamentas completas de cadáveres de mujeres, pero en otros solo fueron halladas unas partes de los cuerpos o nada, en hechos que acrecentaron la desesperación y el drama de las familias, narró. 

Para la mexicana Ana Lorena Delgadillo, directora ejecutiva de la (no estatal) Fundación para la Justicia, de México, “mientras haya impunidad se está mandando un permiso para que haya desapariciones y feminicidios”. 

A consulta de este diario, Delgadillo puntualizó que “muchas desapariciones terminan en feminicidios por falta de mecanismos efectivos de búsqueda y de políticas reales de prevención de violencia contra las mujeres”. 

También lee: Kim Jong-un admite que el brote de Covid-19 en Corea del Norte "es un gran desastre"

Con datos de la gubernamental Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas, de México al 9 de este mes, la Fundación precisó que ese país acumula 238 mil 517 casos de mujeres y hombres desaparecidos o no localizados, con 99 mil 817 que siguen sin aparecer y con seis de cada 10 sin encontrar en los primeros días tras la denuncia de sus casos. 

De acuerdo con la Fundación, las mujeres son el 24.70% del total de personas desaparecidas en México, con 24 mil 734 al lunes anterior y con mil 442 halladas sin vida y 75 mil 662 con vida. Si se revisa solo a las menores de 18 años, las niñas y adolescentes (en especial de 10 a 17) son 55.30% de las desaparecidas, mientras que el 63.02% desapareció en el Estado de México, Tamaulipas, Jalisco, Nuevo León, Veracruz, Puebla y Ciudad de México. 

“Las mujeres siguen enfrentando una tremenda victimización cuando se acercan a las instancias de justicia: son criminalizadas, criticadas y se les culpa de su propia victimización. Muchas ni siquiera quieren acudir a instituciones de justicia, porque se les vuelcan en su contra”, denunció Delgadillo. 

“Mientras en América Latina carezcamos de instituciones sensibles a la desaparición y la violencia a las mujeres, sin personal especializado y mecanismos eficaces, el número de mujeres desaparecidas y victimas de feminicidio… seguirá aumentando”, pronosticó. 

Suscríbete aquí para recibir directo en tu correo nuestras newsletters sobre noticias del día, opinión, planes para el fin de semana, Qatar 2022 y muchas opciones más.

Comentarios