"Debemos confiar en que no pasará nada malo", dicen papás

Con nervios y dudas, padres de familia dejan a sus hijos en planteles en la capital y el Edomex; niños, felices de volver

"Debemos confiar en que no pasará nada malo", dicen papá
En el Estado de México, autoridades reportaron que ayer se integraron un total de 3 millones 300 mil estudiantes de primaria de los 125 municipios. Foto: Jorge Alvarado. El Universal
Metrópoli 31/08/2021 02:20 David Fuentes, Rebeca Jiménez y Emilio Fernández Actualizada 09:07
Guardando favorito...

“Ya quería regresar a clase, extraño a mis amigos”, fueron las frases recurrentes entre los niños de nivel escolar básico en la metrópoli, quienes ayer lunes se formaron afuera de sus planteles portando caretas, cubrebocas y un kit de higiene con toallas desinfectantes, gel antibacterial, y por aquello de las emergencias, uno o hasta dos cubrebocas extras.

Todo eso quedó de lado una vez que los niños y adolescentes cruzaban el umbral del plantel, pues al ver a sus amigos, más de uno se fundió en un abrazo.

Aunque los directivos y maestros tenían altas expectativas para este regreso a clases, los alumnos fueron pocos.

En los alrededores del centro de Tlalpan, las escuelas públicas se dijeron listas para esta nueva encomienda, “pues con carencias y todo, pero creo que estamos listos, esperemos que no se registre ningún contagio ni nada y que todo salga bien”, comentó Misael, un maestro de la Escuela Primaria Narciso Mendoza, quien checaba la temperatura de los alumnos.

Los papás mostraban preocupación, pero también alegría por ese día: “Creo que ya les hacía falta [regresar], los niños ya tienen integrado usar siempre el cubrebocas y son fuertes. Aunque ya saben todas las recomendaciones, creo que a la hora del recreo no se van a acordar de nada de eso”, opinó Rosana luego de dejar a su hija Renata en la secundaria Pablo Casals.

Esta situación se replicó en el Estado de México. En Nezahualcóyotl, por ejemplo, el ingreso se dio de forma escalonada.

Los niños de la primaria Rosario Castellanos, ubicada en la colonia Reforma, acudieron con mucho entusiasmo después de estar casi año y medio en sus casas con clases virtuales, y su anhelo era reunirse con sus compañeros, aunque no todos llegaron a la cita esperada.

En la puerta los recibieron los profesores, quienes les proporcionaron gel antibacterial y les tomaron la temperatura; en el patio se reunieron los que acudieron y guardaron una distancia mayor a los dos metros; luego ingresaron a su aula para comenzar la lección del día.

En el Estado de México, las autoridades educativas reportaron que ayer se integraron un total de 3 millones 300 mil estudiantes de primaria de los 125 municipios.

Uno de ellos fue Diego, quien no pudo ocultar su emoción en su primer día de clases: “Voy a primero”, afirmó convencido el menor, quien llegó por primera vez a la primaria General Lázaro Cárdenas, protegido con una careta y cubrebocas con ositos, con la instrucción de su madre de no acercarse tanto a sus compañeros, lavarse las manos y de limpiar su mesa de trabajo.

“Ya es justo que regresen a la escuela, les hace bastante falta a los niños”, afirmó Natividad, madre de familia, quien reconoció tener un poco de nervios y miedo ante el riesgo de algún contagio por Covid-19, pero “las medidas son buenas, la escuela ya está lista”.

“No me tengo que quitar el cubrebocas ni la careta”, afirmó con decisión Pablo Andrés, otro estudiante que por primera vez llegó a la primaria ubicada en la calle Hidalgo 7, en la colonia Santa Clara, en la capital mexiquense.

Piden vacunación completa

Los padres de familia se dijeron preocupados, pues de momento no saben si todos los maestros ya cuentan con la vacuna contra el Covid-19, y sobre todo, si las demás familias son responsables en el cuidado de los niños.

“Todo fue muy rápido, muy acelerado como todo en este país. Hasta donde sé, no todos los maestros están vacunados y si nosotros cuidamos a nuestros hijos, no sabemos si los otros papás hagan lo mismo, de eso no tenemos garantías, y pues ni modo, debemos confiar en que no pasará nada malo”, comentó Carmela mientras hacía fila en el colegio Rosario Arrevillaga del centro de la alcaldía de Tlalpan.

Lee también: “Es padre volver a la escuela”, dice Fernanda luego de regresar a clases en Guanajuato