“Así vivo desde hace 75 años, en el hielo”

Metrópoli 15/11/2018 00:25 Claudia González Actualizada 06:49

Habitantes de Raíces dicen que la primera nevada se adelantó casi un mes al invierno

[email protected]

Toluca, Méx.— El clima helado en Raíces, municipio de Zinacantepec, sorprendió a los habitantes, quienes explicaron que casi un mes antes de la entrada del invierno cayó la primera nevada y “ni la fogata los calienta”.

Las viviendas son de lámina, la mayoría con goteras y la brisa helada se cuela por las rendijas. “Desde hace 75 años que vivo así, entre el hielo”, dijo Ana María, mientras atizaba la leña en su chimenea de aluminio, junto a la que pasa parte de la mañana y hasta la noche, para tratar de menguar el frío.

Esta mujer de la tercera edad cada año recolecta leña, la ayudan alguno de sus 11 hijos o 103 nietos, incluso entre los 65 bisnietos se turnan para apoyarla, pero no es suficiente cuando los toma por sorpresa una nevada, porque es hasta finales de año cuando comienza a bajar la temperatura y entonces se preparan acumulando madera con tres semanas de anticipación.

“No sabíamos que iba a caer nieve, lo que más nos afecta es el aire congelado porque no tenía leña suficiente y compramos, pero ya no alcanza la reserva para pasar el día, sobre todo la madrugada, cuando arrecia el frío”, explicó.

Indicó que compra 150 pesos de leña, que le rinde ocho días, pero que desde hace dos semanas comenzó a resentir el descenso de las temperaturas, por lo que ha tenido que invertir más.

En las escuelas de Raíces hay clases normales a pesar del clima; sin embargo, la mayoría de los habitantes decidió no enviar a sus hijos a clases y es que refieren que la sensación térmica es de hasta -10 grados; el termómetro marcó 3 grados durante todo el miércoles.

“Eso paraliza todo aquí, porque cocinamos con leña la mayoría, entonces no alcanza la que tenemos para el día porque el clima está muy feo y pues casi no vienen autoridades para apoyar con una cobija, no viene nadie”, dijo Ana María.

Algunas vecinas comentaron que otro impedimento es lavar la ropa, los trastes o sacar agua para el baño, pues esta comunidad se abastecen en pozos, muchos acumulan el líquido en cubetas o botes y, al descender la temperatura, se forma una capa de hielo en los contenedores.

“Tenemos las manos heladas, ni bañarnos podemos, porque es a jicarazos, y no podemos exponer a los niños, sobre todo porque la clínica más cercana está a varios kilómetros de distancia, cerca del centro de Zinacantepec, entonces irnos a pie o gastar en medicinas nos sale más caro”, explicó Catalina.

El poblado se ubica sobre la carretera, es un paraje turístico en donde la mayoría de los habitantes tienen algún negocio de comida o tiendas; agradecen la temporada, pues “cuando cae la nieve, también nos caen los pesos”.

Sin embargo, esperan que mejore el clima porque todos coinciden en que quemar leña es la única forma de aminorar el frío, aún envueltos en cobijas y con gorros, guantes, calcetas y chalecos, “nada nos calienta lo suficiente”, aseguró Ana María.

Comentarios