El chocolate mexicano triunfa en Londres con medallas de oro y bronce

Los Academy of Chocolate Awards premian dos etiquetas producidas por Fernando Galván, de Cielo Dentro Chocolate

chocolatero mexicano
Foto: cortesía
Menú 17/12/2020 01:00 Rubén Hernández Actualizada 05:27
Guardando favorito...

Balam, chocolate oscuro 78% cacao, y Beek, chocolate oscuro 85% cacao, de la firma mexicana Cielo Dentro Chocolate, del chef Fernando Galván, fueron reconocidos con las medallas de Oro y Bronce, respectivamente, realizada por The Academy of Chocolate, agrupación internacional que reúne a algunos de los más exigentes evaluadores, críticos y productores de cacao y chocolate a nivel internacional.

"Estoy muy contento por este reconocimiento; pero la verdad es que no se trata solo de un premio para Cielo Dentro y para mí, sino que son dos medallas que reconocen al cacao y al chocolate mexicanos, a sus productores, sus transformadores; es un premio para el campo de México y para los que creen fervientemente en esta tierra y en toda la riqueza alimentaria que emana", expresa Fernando Galván.

Destaca que desde la convocatoria del certamen estaba con mucho optimismo de recibir algún galardón, dado la confianza que tenía en sus etiquetas y en el cacao con el que las había trabajado. Sin embargo los retrasos derivados de la pandemia pusieron un poco a la deriva ese entusiasmo.

Leer más: Cueritos, una delicia callejera

"Hice el envío de mis productos en febrero y afortunadamente llegaron todavía a tiempo de ser registrados, antes de que surgieran los problemas derivados por la Covid 19. En esas fechas debía hacerse la evaluación, pero naturalmente se fue postergando. Hace unos meses me llamaron para consultarme si deseaba que mis muestras entraran en la competencia de este año o prefería que el importe de mi inscripción se respetara para la próxima edición. Cuando inscribí Balam y Beek en el concurso es porque en verdad tenía mucha confianza en el producto obtenido y decidí continuar adelante en la justa de este año. Por supuesto las muestras fueron conservadas en las condiciones óptimas, por lo que hay garantía de que no hubo deterioro alguno", relata.

The Academy of Chocolate es una institución surgida en 2005 a partir de la iniciativa de una media decena de expertos en el tema. Progresivamente ha aumentado el número de miembros, incluyendo en la actualidad a figuras prominentes del sector, incluyendo productores, transformadores, bloggers y periodistas especializados en el tema.

ganadores_academy_of_chocolate.jpg

"El certamen se realiza anualmente y ha ganado mucho prestigio por su seriedad y el nivel de competencia establecido por los organizadores. Su enfoque va de acuerdo con la tendencia Bean to Bar y la mayoría de los competidores, como en mi caso, nos inscribimos en el rubro de chocolates oscuros con menos de 90% de cacao.

"El resultado de ganar una presea en este tipo de competencias se percibe de inmediato, porque son reconocimientos que ponen en un grupo muy especial dentro del amplio ámbito de la chocolatería internacional. Solo en una semana he podido ver más interés de la gente en torno a mi trabajo y en adquirir los productos de Cielo Dentro. Ahora por ejemplo barras de Balam y Beek se incluyen en un kit de degustación de una afamada chocolatería en Suiza. Son premios que dan una proyección internacional, pero lo más importante es que se trata de un beneficio compartido. La calidad de mis productos son el resultado de trabajar con cacao de excepcional valor; así que los resultados son el efecto de un trabajo en conjunto", refiere Fernando.

Leer más: Libros de cocina que le puedes pedir a Santa Claus

Una de las razones para enviar al certamen las etiquetas Balam y Beek fue la fe total que tenía en ese momento en ellas. "Eran mis favoritas, precisamente por la increíble calidad del chocolate con el que trabajé en ellas. Ahora quizá las circunstancias no sean las mismas, ya que debido a las lluvias el productor perdió toda la cosecha. Haremos una siguiente producción con una pequeña reserva que guardó; vamos a experimentar y a buscar los mejores resultados, pero esa es la eventualidad que tenemos que enfrentar cuando no nos movemos en el terreno de lo industrial.

"El propósito es trabajar siempre con el cacao de la mejor calidad; puede suceder incluso, como en el caso de los vinos, que una etiqueta no se produzca si no tenemos un cacao que responda a las expectativas. De cualquiera manera estamos en la línea de dar a conocer la gran calidad que distingue al cacao y al chocolate mexicanos, proyectándolos siempre en los foros internacionales, de manera que el mundo voltee a ver la gran riqueza de productos con los que contamos", refiere Fernando Galván.

Comentarios