Presas de México en problemas: o llenas de agua o están vacías

Estados 11/10/2021 02:06 Corresponsales Actualizada 09:30
Guardando favorito...

Con 90 embalses a 100% de capacidad, en regiones del Bajío se garantiza suministro de agua; en otras zonas alertan por posibles inundaciones y en el norte registran escasez

Tras una primera mitad del año de sequía, con presas a 20% de capacidad en gran parte del país, las lluvias de las últimas semanas han llenado los embalses, principalmente en el centro y suroeste de México.

Más de 90 embalses del país se encuentran actualmente a 100% de su capacidad o por arriba, lo que garantizará el abasto de agua para los primeros meses de 2022, para beneficio de las zonas de cultivo y ganaderas, principalmente en la zona del Bajío; sin embargo, también hay decenas de municipios en alerta por el riesgo de inundaciones.

En el territorio nacional existen más de 5 mil presas y bordos, de los cuales 181 reúnen 80% de la capacidad de almacenamiento total de agua, de acuerdo con cifras de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).
 

En la semana que concluye, Conagua reportó que las 210 presas principales del país en su conjunto tenía un superávit de 765.36 millones de metros cúbicos, de las cuales 91 estaban a 100% de su capacidad o por encima; 48, entre 75% y 100%, y cuatro tenían menos de 50%.

Más de 30 presas del centro del país, que abarcan principalmente Querétaro, Hidalgo, Guanajuato, Aguascalientes, San Luis Potosí y Zacatecas, así como parte de Michoacán y Jalisco, estaban por arriba de 100% de su capacidad, lo que ha llevado a las autoridades estatales y municipales a declarar en emergencia a varias poblaciones ante posibles desfogues y desbordamientos.

Bajos niveles en el norte

La situación en el centro del país contrasta con la situación en los estados que conforman la frontera norte. El nivel de aguas máximo ordinario (NAMO) que registran las presas de la región está por debajo de 60%.
 

Incluso, la presa Internacional La Amistad, en Coahuila, y la Internacional Falcón, en Tamaulipas, ambas en la frontera con Estados Unidos, reportaban, hasta el 10 de octubre, 14% y 9%, respectivamente, en su almacenamiento de agua correspondiente a la parte mexicana, de acuerdo con cifras de la Comisión Internacional de Límites y Aguas. 

En Baja California, las cuatro presas de la entidad estaban por debajo de 44% de su capacidad. La más baja, la Emilio López Zamora, en Ensenada, tenía 10%.

Por su parte, en Sonora, tres de las presas más grandes de la región estaban a 50%. En Chihuahua, hasta el 10 de octubre, nueve de las 10 presas en la entidad reportaban niveles por debajo de 68%, incluyendo La Boquilla, la más grande de la entidad, que estaba a 37%. 

Hidalgo: cultivos perdidos 

En el Valle del Mezquital están los tres distritos de riego de Hidalgo que han permitido considerar a esta región como el granero de la entidad, al producirse casi 5 millones de toneladas de comida y forrajes, en 90 mil hectáreas de cultivo. Pero este año el clima no ha jugado a su favor y los campesinos han vivido una fuerte sequía en cultivos que quedaron bajo el agua. 

En el primer trimestre del año se advertía que la falta de lluvias causaban estragos en el campo hidalguense. La sequía retrasó incluso el calendario de siembra, que debió hacerse en febrero, y los campesinos comenzaron la labranza hasta abril, con el riesgo de que lluvias o granizadas afectaran los cultivos, y eso fue lo que pasó. Las lluvias de la primera semana de septiembre llenaron las presas a tope y vinieron las inundaciones. Las 180 hectáreas de los campesinos que siembran en los terrenos del vaso regulador de la presa Requena quedaron tres metros bajo el agua.

presa_hidalgo-min.jpg
Nivel en presas facilitará agua para campesinos en 2022. Foto: Diego Prado  El Universal

De siete presas en la entidad, cinco han estado por arriba de 100% de su capacidad. Este almacenamiento, que no se tuvo el año pasado, permitirá a campesinos contar con agua de riego en los primeros meses de 2022. 

Querétaro: mueren peces por desfogue

“Con el desfogue se fue toda la mojarra, se fue por un túnel donde se da el proceso de tirar el agua. Toda esa mojarra se perdió”, comenta Wenceslao Álvarez, uno de los 800 pescadores que hay en la presa Zimapán, la cual almacena agua que proviene de los ríos Tula y San Juan y que se localiza en la zona limítrofe de Querétaro e Hidalgo.

Este cuerpo situado en los municipios de Zimapán, Hidalgo y Cadereyta de Montes, Querétaro, es operado por la CFE, organismo que desde el 9 de septiembre y hasta ayer abrió las compuertas para tirar agua, debido al crecimiento que han tenido las afluentes de los ríos Tula y San Juan, producto de las intensas lluvias que se han registrado en la región.

presahidalgo-.jpg
Pescadores reportan que peces murieron en desfogue. Foto: Demián Chávez. El Universal

Wenceslao refiere que en Zimapán no se han observado fuertes lluvias, “lo que pasa es que en poblaciones del Estado de México, Hidalgo y Querétaro sí llovió y toda esa agua viene a parar aquí”.

El grupo de pescadores de Hidalgo y Querétaro, asegura el hombre, están muy afectados desde hace un mes con el desfogue, “pues nosotros compramos pescado pequeño para que se reproduzca en la presa y en esta ocasión se murió ese cultivo”. 

Michoacán: en Infiernillo no ven riesgo

La presa de Infiernillo, en el municipio de Arteaga, Michoacán, entre las tres más grandes del país, nunca ha estado en riesgo de un desbordamiento y tampoco lo estará por cómo está construida.

Aldo Geovani Zepeda Torres, jefe de Tenencia de Infiernillo, explicó a EL UNIVERSAL que esa presa, de más de 14 millones de metros cúbicos de agua, tiene un mecanismo de tres compuertas, que prevendría un desbordamiento.

“Yo soy criollo de aquí, de Infiernillo, y desde que tengo uso de razón no se ha desbordado la presa y no se va a desbordar, porque tiene un mecanismo muy bueno para verter de manera controlada”, aseguró Zepeda Torres

presamicho.jpg
La presa Infiernillo es una de las tres más grandes del país. Foto: Carlos Arrieta. El Universal

Consultado sobre el tema, el regidor de Arteaga, José de Jesús Mejía Andrade, aseguró que la presa de Infiernillo actualmente está a 98% de su capacidad.

De acuerdo con información del monitoreo de las principales presas del país, actualizado a diario por el Sistema Nacional de Información del Agua, de Conagua, la de Infiernillo se encontraba a 101% de su capacidad.

Aun así, el experto dice que no es posible un desborde, pues cuenta con tres vertederos con tres compuertas cada uno. 

Jalisco: prefieren embalse lleno 

El agua está por alcanzar las terrazas de los restaurantes que se extienden a lo largo de la calle de Las Fuentes, a la orilla de la presa Santiago Camarena, mejor conocida como De la Vega, en el municipio de Teuchitlán, Jalisco; si logra escalar 20 centímetros más, correrá entre las mesas.

De acuerdo con Conagua, desde el pasado 1 de agosto esta presa rebasó su nivel de aguas máximas ordinarias y se ha mantenido por encima de 100% de su capacidad.

presajalisco.jpg
El lirio puede ser un problema para pescadores locales. Foto: Raúl Torres. El Universal

La gente de esta zona está habituada a ver cómo este cuerpo de agua se hincha durante los temporales abundantes y cómo se va desecando poco a poco hasta quedar reducido a menos de la mitad durante el estiaje, cuando se utiliza para irrigar buena parte de las parcelas de la región Valles de Jalisco, al poniente de la ciudad de Guadalajara.

“Hace unos días sí se salió el agua, pero es normal cuando llueve fuerte”, comenta un empleado de uno de los restaurantes.

Antonio es pescador y, más que el nivel del agua de la presa le preocupa la cantidad de lirio que la está cubriendo porque eso afecta a los peces: “Sí tiene mucho lirio, ya vino un biólogo que ve eso”. 

Lee tambíen: Por inundaciones tras fuertes lluvias, activan Plan GN en Lerdo de Tejada, Veracruz

Comentarios