“Perdimos todo, pero estamos vivos”

Yesenia alcanzó a salir por la azotea cuando llegó el agua y destruyó su hogar, ahora deberá comenzar de cero

“Perdimos todo, pero estamos vivos”
Unos 40 afectados por las inundaciones en Tula acudieron a solicitar ayuda al albergue de la capilla de Lourdes, donde les proporcionan comida y cobijo. Foto: Valente Rosas. El Universal
Estados 12/09/2021 02:02 Tula Víctor Gamboa/ Corresponsal Actualizada 02:05
Guardando favorito...

Tula.— Cientos de damnificados por las inundaciones debido al desbordamiento del río Tula permanecen en los cuatro albergues habilitados por el gobierno municipal y en refugios instalados por asociaciones civiles y las diferentes iglesias. 

Yesenia Pérez Pérez, oriunda de esta ciudad y madre de cuatro hijos, se encuentra resguardada en el albergue de la capilla de Lourdes y lamenta haber perdido su vivienda, pero se dice afortunada de que ella y su familia estén con vida. 

“Fui la última en salir a las cuatro de la mañana por la azotea. Es triste ver que se te pierdan tus cosas, pero estamos vivos. Le digo a mis hijos: ahora sí que hay que estar juntos”, señala con resignación.

Antes tenían su domicilio en la parte alta de la ciudad, pero por razones económicas se mudaron hace dos años y medio al centro, donde pagan una renta más accesible. 

Yesenia es costurera y sus hijos dejaron la escuela para trabajar, pero ahora todos se quedaron sin techo: “Me arrepiento de haberme cambiado de casa, pero dicen que el destino es el que manda y tal vez este era nuestro destino, como una sacudida para tomar mejores decisiones”, afirma Yesenia. 

La madre de familia agradece a la iglesia por haber habilitado un albergue en la capilla de Lourdes, junto a la zona arqueológica, donde les brindan tres alimentos a día, techo y cobijo, además de ropa, porque prácticamente se salieron de su casa con lo que traían puesto.

Sus tres hijos, de entre 16 y 19 años de edad, ya no van a la escuela porque desde pequeños aprendieron a trabajar para ayudar con los gastos de la familia. Ella laboraba en su casa confeccionando prendas de vestir, pero el agua se llevó todo.

A sus hijos no les han quitado el trabajo, pese a la trágica situación que vive la economía de Tula: “Los patrones de mis hijos me dicen: ‘¿Qué quiere que le demos? y contesto: ‘No les quiten el trabajo nada más’. Yo me dedico a la costura, mi máquina se echó a perder en el agua; me quedé sin trabajo. Entonces, no queda otra que echarle ganas; no hay más”, dice angustiada.

Uno de sus hijos, José Noel Domínguez Pérez, lamenta lo sucedido: “Nos sentimos fatales, la casa quedó, literal, desecha. Entró mucha agua del río, todas las cosas se voltearon, hay mucho lodo y, pues, ¿qué nos queda?, sólo seguir adelante”.

Pocos damnificados en el refugio

En el albergue de la capilla de Lourdes ofrecen a los damnificados alimentos y bebidas como atole, tortas, sándwiches, galletas, jugos, agua y café.

El martes por la noche había más de 40 personas que solicitaron el ingreso a ese lugar, pero para el pasado viernes la cifra era de sólo 17.

Según personal del DIF municipal que realiza recorridos en los albergues, está disminución no se debe a que ya existan las condiciones para que la gente regrese a sus domicilios, sino al temor de que sean víctimas de robos en sus domicilios.

De acuerdo con las autoridades, la mayoría de los 30 mil damnificados en Tula se mudaron temporalmente a casas de familiares o amigos, sin saber cuándo o cómo podrán regresar a sus hogares y si algún día se podrán reponer.

Lee también: Acusan que autoridades no alertaron del riesgo en Tula

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios