Así fue rescatada la perrita "Copito" de la inundación en Tula

La perrita mestiza de apenas tres meses de edad fue rescatada muy cerca del Hospital General de Zona Número 5 del IMSS, donde fallecieron 15 personas a causa de la inundación

Así fue rescatada la perrita "Copito" de la inundación en Tula
Foto: cortesía
Estados 03/10/2021 20:35 Gabriel Sánchez Actualizada 12:13
Guardando favorito...

Durante la inundación de Tula, Hidalgo, el pasado 7 de septiembre, muchos perros quedaron a su suerte. Algunos fueron dejados en los techos para resguardarse de la corriente; otros más fueron arrastrados por el agua que inundaron las calles que siempre deambulaban; sin embargo, algunos otros afortunados, como "Copito", lograron sobrevivir y ser rescatados.

Copito es una perra mestiza de apenas tres meses de edad. “Es blanca y apenas tiene el tamaño de un pug”, señala Samara Hernández Zúñiga, quien se encargó de darle a este animal una nueva oportunidad, luego de adoptarla del refugio temporal Feaxis.

Samara, de 21 años, comenta que luego de la inundación que azotó a Tula el 6 de septiembre y que dejó bajo aguas a negras a toda la comunidad, buscó cómo poder ayudar a los animales, pues sabía que muchos habían quedado sin dueño y en calle; por eso buscó en redes sociales un albergue al cual poder donarle comida y así fue como encontró Feaxis, que se hallaba en la comunidad de El Carmen, a 10 minutos de Cruz Azul, donde ella vive.

whatsapp_image_2021-09-30_at_6.46.07_pm_0.jpeg

Su intención sólo era llevar un costal de croquetas, pero horas más tarde ya tenía un nuevo perro en la familia. Comenta que al llegar al lugar, ella fue la primera en acercarse y por ello la eligió entre otros 15 que también buscaban nueva casa. Aunque iban a esterilizar a Copito, un problema en la piel lo impidió así que Samara regresó a casa con una parte de las croquetas que iba a donar, un peluche y otra mascota.
 

“Copito estaba muy mojada, con las patitas llenas de lodo. Al llegar, la bañamos y fue revisada por un veterinario. No sabemos cómo pudo sobrevivir”, comenta Marcela Cardoza Trejo, también de 21 años, fundadora del refugio Feaxis. Según cuenta, la rescató muy cerca del Hospital General de Zona Número 5 del IMSS, donde fallecieron 15 personas a causa de la inundación.

albergue_4_0.jpg

Marcela, originaria de Tula y estudiante en educación preescolar, menciona que su casa no tuvo afectaciones por la inundación, ya que se encontraba lejos del cauce del río, pero eso no impidió que junto con cuatro mujeres y un hombre decidieran ayudar a estos perros.

Por ello cuenta que tan sólo dos días después de que el agua se desbordara, abrió su albergue en un terreno que le prestaron a las afueras de la comunidad. Ahí, la gente se unió para construir casas y regalarles alimento a los 20 canes que lograron rescatar. Añade que eligió sólo rescatar perros porque no muchos se iban a comportar con gatos.

“Los animales no tienen voz para decirte qué necesitan, también tienen necesidades, sobre todo los que no cuentan con un dueño. Es muy triste saber que un perrito se murió por las inundaciones, incluso en las mismas veterinarias. Desgraciadamente fallecieron, no tenían a dónde ir, no tienen extremidades para salirse como nosotros”, añade.
 

albergue_1_0.jpg

En ese sentido, explicó que cuando el agua inundó Tula, llegó hasta los tres metros de altura y ante la necesidad de salvarse, mucha gente no contó con el tiempo
suficiente para llevarse a sus mascotas. Por esa razón, algunos optaron por dejarlos en el techo y luego regresar con ellos.

Ese fue el caso de un pastor alemán que saltó de una casa a otra desde lo más alto. El nuevo inquilino fue llevado al refugio por la dueña del hogar, pues se sorprendió al ver un perro cuando no tenía mascotas. Este animal, fue uno de los pocos que se pudo reencontrar con sus dueños.

albergue_3_0.jpg

No obstante todos los canes rescatados fueron adoptados. A través de redes sociales y de persona en persona, se corrió la información del albergue. Cuando la gente se interesaba por los canes, el refugio se encargó de preguntar la dirección del nuevo dueño, así como de pedir fotografías del que sería su nuevo hogar, para asegurar que las condiciones fueran óptimas.

whatsapp_image_2021-09-30_at_3.15.10_pm_0.jpeg

Copito se fue al quinto día después de la inundación y el último que quedaba encontró familia el martes pasado, por lo que Feaxis ya cerró sus puertas. Aun así, Marcela y compañía siguen al pendiente de los perros adoptados. Samara cuenta que le han dado seguimiento al caso de Copito por el problema de su piel pues cuando la recogió se le caía el pelo, pero ahora ya le crece de nuevo.

Lee también: Niña de dos años resulta lesionada tras accidente en juego mecánico de Escobedo, NL

afcl/rmlgv

Comentarios