¿Usted podría ser víctima de una secta? Los expertos dicen que sí

Por la necesidad de pertenencia, cualquier persona, sea famosa o no, podría en algún momento ser parte de un grupo que le explote

¿Usted podría ser víctima de una secta? Los expertos dicen que sí
Ricardo Ponce, Charles Manson y Sergio Andrade. Fotos: Instagram, AP y Archivo
Espectáculos 04/06/2021 03:00 Elizabeth Escobar Ciudad de México Actualizada 05:13
Guardando favorito...

Charles Manson, Keith Raniere, Jim Jones, Bhagwan o Sergio Andrade son algunos de los líderes de sectas que han dejado numerosas víctimas, incluyendo a celebridades como Allison Mack, Joaquin Phoenix, Rose McGowan, Gloria Trevi y muchas más.
 
A pesar de los registros históricos sobre el daño que han causado estos grupos que en su momento se consideran de autoayuda, de religión, fama o ciencia, siguen apareciendo y con ello dejan una estela de sufrimiento para muchas personas.
 
Pero ¿usted cree que podría estar ajeno a formar parte de un grupo así? Según el Alexis Solís, quien es psicólogo clínico y especialista en la conducta, es el sentimiento de pertenencia y aceptación lo que mueve a un individuo a consentir actos contra su integridad, algo que podría pasarle a cualquiera.
 
“Todos estamos susceptibles a la pertenencia y este tipo de sectas dan a las personas la sensación de pertenencia a un grupo y que se tiene un fin superior o un propósito más grande y eso a todos los seres humanos nos atrae. Mucha gente acude a un grupo y este grupo puede ser el que sea en un momento de vulnerabilidad, en un momento en que se sienten solos, están deprimidos, no encuentran un significado de vida”, comenta el experto.

keith_raniere_ok.jpg
Keith Raniere fundador de la secta sexual NXIVM. Foto: Archivo

Actualmente está en la mirada pública el grupo sanador de autoayuda del mexicano Ricardo Ponce, quien ha sido acusado por diversas personas, incluyendo a la youtubera Maire Wink, de ocultar una secta sexual, en donde se ha abusado de innumerables personas.

Lee también: Youtuber Maire Wink denuncia presunta secta sexual a cargo de Ricardo Ponce 
 

Tras los videos y declaraciones de algunas víctimas, usuarios de redes sociales han mostrado su indignación y molestia sobre el abuso a las personas vulnerables, pero, de acuerdo con el psicólogo, el revictimizar a los afectados es una forma de autoprotegernos de un hecho al que queremos ser ajenos, pero que también podríamos formar parte.
 
“Algo que comúnmente se hace es la demonización tanto de las víctimas como de los victimarios, queremos pensar que ellos son entes raros, porque los victimarios son gente malévola y las víctimas son gente vulnerable que por eso cayó. Pero a cualquiera nos podría pasar, no creo que se a un perfil específico”, explica.
 
“Eso (la crítica) es un mecanismo que utilizamos todos los seres humanos para separarnos de la probabilidad de que nos pudo haber pasado a cualquiera, eso es un mecanismo que se llama desvinculación moral, es decir yo me alejo, me segrego y digo: ‘eso le pasa a la gente que tiene baja autoestima, que es tonta’ y así yo me siento seguro de que no me va a pasar, pero al final de cuentas eso es un mecanismo de defensa social y personal”.
 

Técnicas que utilizan los "iluminados" 

Lo anterior ha sido estudiado en una investigación titulada “Otra adicción: las sectas y su logro de inducir a dependencia y servidumbre”, de la psicóloga Amelia Musacchio de Zan, enlistó más de 20 técnicas que utilizan los victimarios para reclutar a sus víctimas. Entre ellas destacan, el rechazo de los viejos valores, la aceptación de nuevo estado de vida, la presión del grupo (no poder comunicarse libremente), la destrucción de lazos familiares, la destrucción de antiguos vínculos y relaciones sociales.
 
En otro nivel se encuentran nuevos lazos “familiares” o de “matrimonio”, inducción a tener relaciones sexuales con personas que no son la pareja, trabajos agobiadores o ritualmente repetidos, pocas horas de sueño, comidas escasas, falta de proteínas, confesiones públicas y revelación de secretos de su vida pasada.
 

secta_ap.jpg
Mujeres y niñas son víctimas de las sectas. Foto: AP

El estudio señala que también pueden coaccionar a la víctima para que dé testimonio de sus “pecados” en vidas pasadas, que son utilizados después por el líder para chantajearlos. De ahí se pide lealtad y obediencia ciegas, en algunos grupos con amenazas, a veces, castigos corporales.

Lee también: Gloria Trevi se lanza contra Eleazar Gómez; le recuerdan complicidad con Sergio Andrade
 
Otras técnicas son largos períodos escuchando discursos, inducción al trance o relajación; obligación de aceptar la autoridad del líder como si fuera la de Dios; repetición de que el líder les va a dar salud, progreso, poder y los va a salvar; que no se pueda razonar ("¿Por qué tengo yo que creer esto?"); además de la técnica permanente de premiar y castigar
 

Los famosos son vulnerables

 No es de sorprenderse que también las celebridades, ávidas de sentirse que pertenecen a algo entre tanto agobio e interés producto de la fama,  suelan involucrarse en este tipo de grupos, como el caso más reciente de la actriz de la serie “Smallville” Allison Mack, quien cayó en la secta sexual NXIVM de Keith Raniere, en donde su papel era reclutar a mujeres y de la cual se declaró culpable de cargos relacionados con una red de tráfico sexual.

allison_efe.jpg
Allison Mack se declaró culpable por haber manipulado a mujeres para que fueran esclavas. Foto: EFE

Incluso a Emiliano Salinas, el hijo del expresidente de México, Carlos Salinas, lo vincularon con esta secta, en donde también tuvieron el acercamiento varios famosos como la actriz India Oxenberg y Linda Evans; y la hija del dueño del periódico mexicano Reforma, Rosa Laura Junco.
 

Lee también: Allison Mack, actriz de "Smallville", trató de reclutar a Emma Watson 

“Hay que recordar que la gente dentro de unas de esas sectas, que podría ser en donde hay manipulación, daño a los derechos humanos de la persona, a las garantías individuales del individuo, no es que lo permita nada más las personas con baja autoestima, sino cualquiera que incurriera a una persona de coerción de poder, donde quien tiene el poder y tiene lo que queremos nos pide que nos sometamos podríamos caer en eso”, explica.
 

Gloria Trevi, ejemplo de víctima a victimaria

Los victimarios pudieron ser víctimas que por miedo o coerción someten a otros, como en el caso de la llamada también secta sexual del clan de Sergio Andrade, el productor musical mexicano que reclutó a muchas jovencitas bajo la promesa de convertirlas en cantantes famosas, en donde Gloria Trevi se le acusó en su momento de ayudar a reclutar a sus víctimas.
 
“En el caso de Gloria Trevi, se tendría que ver si era una victimaria que estaba en plena conciencia o era una víctima más que ejercía el sometimiento y se volvió cómplice, también por miedo y eso.  Uno de los mayores problemas de la violencia de género, de que hombres violenten a mujeres, es que esas mujeres terminan violentando a los hijos, se vuelven parte de, y en casos muy fuertes como los de los famosos monstruos”, considera el especialista.
 

andrade_trevi_raquenel_portillo_ap.jpg
Sergio Andrade, Gloria Trevi y Mary Boquitas. Foto: AP

Lee también: ¿Por qué la hija de Karla de la Cuesta critica a su padre y a Gloria Trevi? 

Esa incidencia puede ser muy peligrosa, como sucedió con el predicador Jim Jones, quien creó la secta llamada “Templo del Pueblo” en el estado de Indiana, Estados Unidos en los 50. Más tarde, la trasladó Guyana, país ubicado al norte de Sudamérica, en donde bajo sus creencias incitó a 918 personas a que cometieran suicidio; hasta el momento es considerado el mayor suicidio colectivo de la historia.

 
cuerpos_jimi_jones_ap.jpg
El reverendo Jim Jones instó a sus discípulos a beber ponche de uva con cianuro. Jones, que estaba entre los muertos. Foto: AP

La secta de “Los davidianos de la Rama”, bajo el control de David Koresh, también dejó un total de 86 personas muertas; mientras que la secta conocida como “La familia Manson” de Charles Manson, cobró la vida de siete personas.

familia_manson_ap.jpg
El cuerpo de la actriz Sharon Tate, con 8 meses de embarazo, es sacado de la casa donde ella y otras personas fueron asesinadas por la Familia Manson. Foto: AP

El funcionamiento de una secta es tan común que bajo otro régimen y en menor medida se puede encontrar en la vida diaria, señala el psicólogo, como por ejemplo en los trabajos y hasta siendo padres.
 
“Un ejemplo son los médicos residentes: es otra especie de secta. Les hacen quedarse de guardia 36 horas porque así vas a aprender, pero no han dormido, comido, cómo van a prender con un cerebro que está en sufrimiento y quienes los obligan son no profesionistas del aprendizaje, sino otros médicos que sufrieron lo mismo y este tipo de sectas son microcosmos de los que vivimos en un macrocosmos de reproducción sistémica de la violencia.
 
“Nos pasa a muchos por ejemplo en los trabajos, que no es una secta, pero el jefe es violento o te humilla, o te pide cosas que dañan tu salud física, emocional o familiar, por ejemplo, el quedarte horas extras definitivamente es un daño emocional y social, pero lo hacemos, nos sometemos, entonces creo que hay que acercar a las víctimas más a nosotros, porque podríamos ser cualquiera”, recalca.

al

Guardando favorito...

Comentarios