Lenguaje incluyente aún no cabe en las telenovelas

La polémica ha llegado al mundo de la televisión, en el que varias series han comenzado a dotar a sus personajes con este tipo de palabras. Esto, sin embargo, no sucede ni sucederá pronto en las telenovelas, dicen productores y guionistas

Karla estrada
Carla Estrada, productora de telenovelas, considera, por ahora, innecesario dotar de lenguaje inclusivo al melodrama. Foto: Archivo/EL UNIVERSAL.
Espectáculos 24/10/2021 02:40 Sughey Baños Actualizada 04:44
Guardando favorito...

¿Cómo es correcto decir: todas, todos o todes, amigo, amiga o amigue, compañero, compañera o compañere?

“En esta cuenta apoyamos a la bandita nb (no binaria) y respetamos sus pronombres”: Regina Blandón, actriz.

Este dilema ha llegado al mundo del entretenimiento, con algunas series en las que los personajes ya hablan en modo de lenguaje incluyente, no así en las telovelas, un género tradicional que todavía no lo incorpora.

“Se podrá estar o no de acuerdo, pero que en un futuro esto pasará no cabe duda; al lenguaje incluyente lo veo como una evolución natural”, dice Miguel Ángel Aguilar Hernández, licenciado en Lengua y Literatura Hispánica.

La guionista Maricarmen Morfín, que ha escrito para Expreso de la mañana y Familia de 10, expone: “El lenguaje incluyente es una respuesta importante y visible de un problema que se viene arrastrando desde hace muchos años en todo el mundo, que es la poca visibilidad de las minorías”.

Quien ve poco viable que esto suceda es el productor Elías Solorio, que ha estado a cargo de proyectos como Familia P.Luche, Vecinos, Mi querida herencia, las telenovelas Abrázame muy fuerte e Infierno en el paraíso, por mencionar algunos; asegura que no es algo que esté haciendo ruido al menos en el ámbito donde él se mueve, además de que no considera que el problema de la inclusión se solucione con el cambio de palabras.

“La lengua está viva. Se transformó antes. Se seguirá transformando. Y con ella ( ojalá ) , nosotres”, mensaje que está en su Instagram.": ILSE SALAS, actriz.

“La realidad es que en nuestro día a día, donde me muevo, no son cosas con las que se complica la existencia la gente, hay grupos que se sienten ofendidos si no se hace de esa manera, pero creo que mientras les tengas el respeto que se les debe tener como personas, cómo te refieras a ellos no creo que tenga gran diferencia”.

Algo en lo que estuvo de acuerdo Maricarmen Morfín, quien comenta que si bien el lenguaje es importante no lo es todo, sino que se necesita una estrategia en los medios de comunicación que sea muy completa y ataque cosas que siguen siendo ofensivas para las minorías en este país, como la comunidad LGBTTTI+, de las cuales se siguen difundiendo imágenes y estereotipos que no son dignos para ellos.

 “Hay grupos que se sienten ofendidos, pero creo que mientras les tengas respeto, cómo te refieras a ellos no creo que tenga gran diferencia”: ELÍAS SOLORIO, Productor.

“Seré muy feliz cuando vea a un miembro de estos grupos protagonizando una serie o película, con una imagen correcta de lo que son. Hemos cambiado el lenguaje, la visión y tengo el gusto de trabajar con hombres muy comprometidos con esta causa y con todos los grupos minoritarios que necesitan ser atendidos”, dijo.

Miguel Ángel Aguilar, también docente de la UNAM, cree que en el caso de que se comience a hacer uso del lenguaje incluyente en los medios, los guionistas y adaptadores no tendrían por qué enfrentar grandes problemas al momento de trabajar un texto.

“El guionista tiene que tomar en cuenta qué es lo que se pretende, cuál es la finalidad, se tiene que adecuar a las nuevas condiciones; en plataformas como Netflix ya están varias series incorporando este lenguaje, entonces esta realidad ya nos alcanzó”.

Elías Solorio señala que es muy importante que el uso de un lenguaje inclusivo en los medios no se vuelva una imposición, porque entonces se estaría entrando en un terreno peligroso y la solución sería peor que el problema.

“Cuando se hacen programas de ficción, las cosas se manejan como lo necesita el proyecto o como se necesitan para la audiencia; si empezamos a trabajar para grupos que te obliguen a hacer ciertas cosas, vamos a entrar a una censura y a un veto que lo veo más peligroso que de ayuda para cualquier minoría. Ahora, si me dicen que en algún momento lo van hacer obligatorio para registrar los nombres, en cuestiones legales, bueno ahí tendrá que hacerse”, expresó Elías Solorio.

Indican el camino
El lenguaje inclusivo no es algo nuevo y algunas series ya han explorado su uso.

lenguaje-inclusivo.jpg
One Day at a Time (2017)
Se centra en una familia cubano-americana cuyos madre y abuela deberán enfrentarse a temas LGBT, xenófobo y etcétera.

lenguaje-inclusivo-2.jpg
Pose (2018)
Ubicada en un ambiente drag, es la primera serie en ser subtitulada en español y portugués con un lenguaje inclusivo.

lenguaje-inclusivo-3.jpg
Todo va a estar bien (2021)
 Dirigida por Diego Luna, la historia de una familia que está pasando por una separación es el vehículo para hablar de la inclusión.

lenguaje-inclusivo-4.jpg
Special (2021)
Un hombre gay con parálisis cerebral decide dejar atrás su aislamiento social y lucha para tener la vida que siempre quiso.
 

Otra sociedad

La guionista Morfín explica que en sus 33 años como escritora en medios de comunicación, la evolución del lenguaje ha sido abismal, incluso asegura que hay muchas cosas que escribió hace tres décadas que en la actualidad no podrían ser llevadas a la televisión.

Puso como ejemplo al personaje que nació en el programa La caravana, Valente Campillo, un macho misógino que decía cosas como: “Si no me haces caso te voy a voltear el traga maíz pa’l cielo”, que significaba que iba abofetear y a dejar con la boca rota a una mujer, algo que entonces provocaba risa y  de  lo que jamás tuvieron quejas.

“Hoy en día ese personaje está borrado, está nulificado, no podría existir, actualmente trabajo para programas de comedia como Familia de diez, Simón dice o Cándido Pérez, y puedo asegurar que cuidamos mucho cada una de nuestras palabras para no ofender a ningún grupo social vulnerable”, señaló Morfín.

Aguilar Hernández percibe esto como un problema más de fondo: si no se cambia la educación, un lenguaje incluyente no sirve de nada.

Leer también: "Candy Candy", adelantada a su época, cumple 45 años