Suscríbete

Jorge Negrete desató la locura de las mujeres cuando visitó España

A 67 años de la muerte de Jorge Negrete, lo recordamos con el episodio en el que las españolas se derriten por el galán de la Época de Oro del cine mexicano

Jorge Negrete
Jorge Negrete, estrella en México y España. Foto: Archivo

A Jorge Negrete lo acorralaron y lo jalonearon, las mujeres españolas por poco y le zafan los botones del traje; con su corbata casi lo asfixian, lo llenaron de besos y sin querer terminó sangrando; lo recibieron en la estación del tren con flores y música.

En suelo europeo, más de tres mil personas esperaban al galán mexicano el 31 de mayo de 1948, el propio actor se sorprendió del cálido recibimiento, nunca antes se había visto algo parecido con una estrella mexicana. 

EL UNIVERSAL reportó lo que fue el frenesí de aquél día en el que además del asedio del público, Jorge estaba en medio de la crítica y la polémica por una desafortunada declaración que no todos los españoles vieron con buenos ojos. 

Lee también: El día que murió Jorge Negrete

Enrique Serna, en el libro de “Jorge El bueno, la vida de Jorge Negrete”, recuerda cuando el actor, como lìder de la ANDA, se solidarizó con los actores españoles en el exilio y en una entrevista con el reportero Jorge Vidal declaró: “A España no voy mientras dure el régimen de Franco. Siento gran animadversión por los dictadores”.

Negrete visitó Europa y una de sus escalas fue precisamente España cuando aún estaba el régimen franquista, por lo que la prensa de aquel país no perdió oportunidad para cuestionarlo por sus dichos, sin embargo, esto fue rebasado gracias a las fans del intérprete de “México lindo y querido” que a su llegada burlaron a la guardia civil y se lanzaron sobre el galante charro cantor. 

jorge_negrtee_esp.jpg
Tumultosa bienvenida a Jorge Negrete en España. Foto: Especial 

 

Negrete extrañaba a su mujer y a los jalapeños

El 1 de junio de 1948, EL UNIVERSAL informó lo grato que la estaba pasando Jorge Negrete en España, y por supuesto, fue cuestionado por sus polémicas palabras sobre Franco, sin embargo, Negrete se enfocó en agradecer el cariño de la gente.

“Me siento tan español como los españoles deben sentirse hispanoamericanos”, declaró. Y es que Negrete se alistaba para filmar la película “Jalisco canta en Sevilla”, dirigida por Fernando de Fuentes y protagonizada por la actriz española Carmen Sevilla. Este filme significó la primera co-producción entre España y México, así como el debut oficial de Carmen Sevilla en el cine.  

1__16.jpg
Hemeroteca EL UNIVERSAL 

jorge_negrete_sevilla.jpg
Foto: Especial 

Aunque Negrete estaba disfrutando su estancia en Europa, no podía sentirse completamente feliz y tranquilo, su gran amor, la actriz Gloria Marín, se encontraba en México, lejos de él. 

En una de las muchas cartas que el artista le envió a Gloria durante la década en la que estuvieron juntos, le relata lo efusivo que resultó ser el público femenino español, y le cuenta cómo se llenó de miedo cuando una mujer casi lo asfixia con la corbata.

En la misiva fechada el 31 de mayo de 1948, Jorge detalla el alocado recibimiento que tuvo en la estación, y le confiesa a su “adorada panterita” el temor por la reunión que tendrá con los periodistas. En la carta se lee: 

Adorada  panterita mía:
Acabo de llegar a esta hermosa Madrid, y en cuento tuve un momento de libertad para escaparme de la gente, me puse a escribirte. No tienes idea de la forma en que me han recibido, pues el cariño que hay por México es enorme. 
Al llegar a la estación fue tal el alboroto que arrasaron los guardias y los amigos que me escoltaban. De pronto me vi aislado y acorralado contra uno de los carros del ferrocarril por un grupo enorme de mujeres que se me fueron encima tratando de tocarme a un tiempo todas, tratando de arrancarme botones y corbata. 
Fìjate que una histérica me agarró por la corbata, mientras otras me tenían inutilizado de los brazos, empezó a jalar de ella hasta sentir que me asfixiaba. En mi desesperación por liberarme, le di tal empujón, que fue a dar sobre un grupo de gente. En fin, todo fue vivas a México y a tu negro. 
Bueno mi negrita, todo ha sido enormemente satisfactorio, solamente siento nervios por la reunión con los periodistas, están mal informados y ofendidos por los comentarios y declaraciones que aparecieron en México. Dios quiera todo salga bien, ya luego te platico, Extrañándote siempre. 
Tuyo Jorge.

También lee: Jorge Negrete y Gloria Marín, la historia de un gran amor

jorge_negrete_gloria_marin_.jpg
Gloria y Jorge amándose en México y el mundo. Fototeca EL UNIVERSAL 

En una segunda carta, Jorge le cuenta a Gloria lo bien que le fue en la reunión con los periodistas y le da luz verde para que pueda viajar a España, no sin antes recordarle que traiga con ella unos jalapeños, unos cigarros y unos rollos fotográficos. En la carta se lee: 

Idolatrada viejita mía:
En estos momentos acaba de terminar mi juicio, pues eso fue realmente la junta de prensa que tuvo efecto hace unos momentos en el coctel que ofrecimos a los periodistas. Resultó bien gracias a mi mente y el taco que tuve al responder un millón de preguntas capciosas y demás, que en forma francamente hostil e indigna me hicieron. Eran más de veinte los que estaban pendientes de la menor palabra mía. Dios me inspiró para contestarles con cordura y exactitud. Me preguntaron, entre otras cosas por qué daba yo la impresión de arrogante, que por qué me avergonzaba de mi escendencia española y por qué la prensa mexicana me atacaba sistemáticamente. No tienes idea del ambiente tan malo. 
Algunos sólo se concretaron a preguntarme de ti, de mi señora Marín; que cuándo nos casamos y que cuándo vienes. A todos les he dicho lo que ya te imaginas: que nos casamos hace un año en privado y que por eso no hubo publicidad, que eres muy linda y muy buena, que te quiero mucho y que vendrás a finales de junio ¿te parece bien?.
¡Ah! no te olvides de traer cuando vengas muchos cigarros, pues aquí no hay y los pocos que se consiguen están carísimos. Si pudieras traerme jalapeños, sería padre. También tráeme unos rollos de Kodak de 35 milímetros y unos cuantos más de 16 mm de movimiento, que necesita Grovas. Recibe un beso inmenso de amor de tu viejo que te adora.
Jorge

Aunque Gloria tenía dudas de si debía o no alcanzar a su enamorado, Jorge le pidió que lo hiciera, así que la actriz llegó al aeropuerto de Barajas para reunirse con él el 26 de junio de 1948. 

También lee: La carta de amor que unió a Jorge Negrete y Gloria Marín

Marín se despidió de México, viajó con su mamá y tuvo un romántico reencuentro con Jorge; la prensa de la época informó que la pareja se saludó con un prolongado beso y abrazo, desde ese momento, los reporteros y el público no les perdieron el rastro, por lo que fueron pocos los momentos de privacidad que vivieron entre ellos. 

gloria_marin_.jpg
Gloria Marín partió ilusionada, ya pronto iba a tener entre sus brazos al galán con quien actuó en 11 películas. Hemeroteca EL UNIVERSAL 
 

Jorge, famoso en México y España 

Mientras en España filmaba la comedia ranchera de “Jalisco canta en Sevilla”, en la cartelera de México se exhibía “Si Adelita se fuera con otro”, que protagonizó con su pareja de la vida real, Gloria Marín. 

En el póster publicado en este diario, se observa que junto al anuncio de la cinta de Jorge y Gloria, se anunciaba el filme “Río escondido”, protagonizado por María Félix, con quien cuatro años más tarde Jorge llegaría al altar. 

Lee también: Jorge Negrete y María Félix, enemigos 10 años, maridos 14 meses

negrete_marin_felix.jpg
Hemeroteca EL UNIVERSAL 

Definitivamente, la fascinación por la voz y el porte de Jorge Negrete traspasó fronteras, en España, el público femenino se alborotó.

“Ciertamente fueron las mujeres quienes armaron el alboroto, aplaudiendo y besando al actor hasta convertirle el rostro en un variado e indescifrable mapa dibujado con carmín de labios. Pero esto era lógico. Un galán cinematográfico despierta el interés y el entusiasmo de las mujeres, a la par que la antipatía de los hombres”, relató EL UNIVERSAL. 

Y no sólo fueron apretones, apapachos y besos, el astro de la Época de Oro del cine mexicano salió herido del mar de gente que significó su llegada a esta tierra. 

“Llegó al hotel Palace chorreando sangre, y su madre tuvo que darle primeros auxilios, estaba contento pero asustado, había previsto un recibimiento cariñoso, no un ataque de locura colectiva”, relata la crónica de Raúl Prado, quien también señaló que para relajarse tras el alocado momento, Jorge fue a saludar a los integrantes de Los Calaveras, quienes se hospedaban en el mismo hotel que él. 

Jorge y Los Calavera armaron su propia fiesta en el hotel, la cual se prolongó fuera de la habitación y hasta altas horas de la noche; terminaron en una churrería de la calle de Alcalá cantando temas mexicanos así como sólo ellos podían hacerlo.


rad 

Comentarios