Gabriela Muñoz desnuda el alma del ser humano en Dirt!

La obra cuestiona la imagen que crean las personas a través de las prendas que usan y los recuerdos que guardan

Gabriela Muñoz desnuda el alma del ser humano en Dirt!
El personaje navega en sus recuerdos a través del olor de cada prenda. (GERMAN ESPINOSA. EL UNIVERSAL)
Espectáculos 21/01/2019 03:19 Janet Mérida Actualizada 00:59
Guardando favorito...

[email protected]

Se encienden las luces. Frente al público se ilumina una gran montaña de ropa multicolor y de fondo se oye una llave que gotea. De pronto, entre la ropa se despereza una mujer que sin necesidad de palabras, se convierte en el espejo de la audiencia en los minutos que vienen a través de la puesta en escena Dirt! (suciedad).

Envuelta en capas y capas de ropa comienza a merodear por su propio caos, levanta una prenda y luego otra, las observa, las huele y su cara nos dice si es parte de un recuerdo hermoso, de uno cachondo o de alguno terrible, pero la mayoría de las que toca las suma a su cuerpo, a su carga, haciendose más y más pesada.

“Este proyecto inició hace años, cuando comencé a preguntarme acerca de la memoria, acerca de los recuerdos, los apegos y desapegos y lo hice de alguna forma en torno a las prendas. ¿Qué diría la ropa si pudiera hablar?, y si la metemos a lavar ¿qué diría la mugre?”, dijo Gabriela Muñoz, directora, autora y actriz de Dirt!, que ofrecerá funciones de viernes a domingo hasta el 3 de marzo en el Teatro Milán, en la Ciudad de México.

“Luego esto se fue transformando a lo de las etiquetas que uno se pone a sí mismo, en cómo uno se va cubriendo y escondiendo detrás de capas y finalmente hay que romper con la imagen que creamos de nosotros mismos, sólo así podremos revelar el potencial del ser humano”.

Durante muchos años, Gabriela Muñoz se ha dedicado al teatro gestual y no verbal. Ella es autora y actriz de Perhaps, Perhaps... Quizás, pero ahora trae este nuevo proyecto apoyado por el estímulo fiscal de EFIARTES.

“El teatro no verbal me ha permitido presentarlo fuera de México, que no haya barreras de idiomas y pues me motiva a seguir contando o creando historias universales en donde los temas son simples y a la vez bastante complejos, creo que esta vez me propuse hacer algo muy visual, con humor pero no enteramente clown”.

Durante la puesta en escena, el público navega también en las montañas de recuerdos, en las cosas que nos cuesta trabajo dejar, soltar, por todo el amor o dolor que nos provocan. Gabriela nos lleva de la mano a la idea de lavar esa ropa con amor, de lavarnos con ella y de ver qué puede salir de eso.

Temas Relacionados
Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios