Suscríbete

Fito pone a bailar al Carnegie Hall

Páez se presentó en NY con un show en el que se permitió de todo y que lo dejó en shock por la respuesta del público

El cantautor dice que el poder de la música nos permite viajar. ALEJANDRA MUSI. EL UNIVERSAL
Espectáculos 30/09/2018 01:17 Alejandra Musi / Enviada Actualizada 05:19

[email protected]

Nueva York.— Fito Páez no sólo llenó uno de los auditorios más emblemáticos de la ciudad de los rascacielos sino que lo puso a bailar, cantar y vibrar con él.

Fue una noche en la que no faltó nada: orquesta sinfónica, entonación a capela, el coro del público y el regreso de Fito al escenario tras acabar el show, pues sus fans no se movían del auditorio pidiendo otra canción.

Desde que abrió con el tema “Cadáver exquisito”, Fito no paró de interpretar en las tablas, acompañado de una orquesta sinfónica que le dio un toque nuevo a sus canciones, sus temas más conocidos como “11 y 6”, “Parte del aire”, “Giros”, “Cable a tierra”, “Tumbas de la Gloria”, “Un vestido y un amor”, “El amor después del amor” y “A rodar mi vida”, entre otras.

Minutos después de los últimos aplausos, dijo en entrevista que aún estaba en shock.

“Me bajé hace 15 minutos y me pusieron a parir notas, así es que todavía estoy muy desconcertado y tomado por el efecto del concierto. En este momento estoy saliendo de ese fenómeno tribal que es el concierto y por otro lado el Carnegie Hall fue alucinante, ver ese teatro desbordado.

“Yo no sé si alguna vez habían visto este lugar con todo el mundo bailando y cantando”, dijo el artista.

“El Carnegie Hall es una casa de la música universal, es un lugar donde han pasado y siguen pasando los grandes compositores, intérpretes e instrumentistas de todos los tiempos así que es un gran privilegio”, contó el cantautor que logró hacer al público parte del concierto pues la gente no dejó de corear sus canciones y acercarse hasta el escenario.

“De eso se trata la música, de poder hacer de todo. Para este concierto trabajamos mucho en los ensayos y con la orquesta entonces es un trabajo muy delicado porque hubo momentos de escucha, otros de baile y dejarse ir y todo es parte de un mismo viaje”, explicó.

Para Paéz, quien en álbumes como su famoso Tercer mundo hacía un mapa de lo que se vivía en Latinoamérica a principios de los 90 hoy se vive un continente muy distinto. “Con las redes cibernéticas ya es muy difícil saber dónde está la verdad porque con la invención de las fake news, la post verdad, es muy difícil definir la realidad. Lo que sí se podría decir es que en general han vuelto los gobiernos conservadores aunque lo que está pasando en México es una novedad, habrá que estar pendientes de ello y ver lo que sucede.

“Lo que tiene bueno América es que es un laboratorio en el que todo el tiempo están pasando cosas. Me gustaría que tuviéramos una justicia más clara y efectiva no tan pendiente de los proyectos políticos. Una justicia independiente es lo que me gustaría ver y dejarle a mis hijos”, dijo la estrella argentina que cerró la noche a capela con “Y dale alegría a mi corazón”.

Comentarios