Edgar Barrera, el compositor mexicano detrás de Maluma, Camilo y Ariana Grande

El tamaulipeco emigró a Estados Unidos hace 10 años y, en ese lapso, ya ha podido coescribir muchas de las canciones más emblemáticas del momento

Edgar Barrera, el compositor mexicano detrás de Maluma, Camilo y Ariana Grande
Foto: Tomada de Twitter. @edgarbarrera
Espectáculos 21/10/2021 02:44 Sughey Baños Actualizada 02:44
Guardando favorito...

“Hawái de vacaciones, mis felicitaciones”. “No es vida de rico, pero se pasa bien rico” “You ain’t my boyfriend (boyfriend), and I ain’t your girlfriend (girlfriend)” …

Millones de personas en el mundo han coreado estás canciones junto con Maluma, Camilo y Ariana Grande, pero detrás de ellas está la inspiración de un mexicano, Edgar Barrera, quien quiso cambiar el propio ritmo de su vida hace 10 años, cuando emigró a Estados Unidos, y hoy es uno de los compositores nacionales más prolíficos con proyección internacional.

Edgar, como muchos otros artistas nacionales, visualizó más oportunidades en el mercado de Estados Unidos, por eso a los 20 años decidió dejar Tamaulipas y mudarse a Texas para estudiar música.
 

Al entrar a trabajar a un estudio de grabación, como ingeniero, tuvo la posibilidad de coescribir un tema para Thalía llamado “Ojalá”, que publicó en el disco “Habítame siempre”. De ahí, su talento lo llevó a proponer temas para figuras de talla internacional, que hoy incluyen a Jennifer Lopez, Ariana Grande, Madonna y Shakira.

“Me gusta dejar que los artistas sean ellos mismos, simplemente los guío, al final uno como productor o compositor está para llevar a los artistas a donde ellos quieren ir”, explica en entrevista.

El compositor pone como ejemplo a Maluma, quien ahora quiere experimentar con el regional mexicano. Edgar ha buscado que esta oportunidad se capitalice porque le gusta que el talento internacional voltee hacia lo nacional, pues así podrá sostenerse este estilo en el gusto del público.

Aunque su ascenso al mercado internacional pareciera muy rápido, el tamaulipeco asegura que las cosas no fueron tan sencillas como parecen. La primera gran dificultad fue adaptarse a otro slang o jerga, y para ello la convivencia fue importante.

“Con Maluma fue muy curioso, él tiene un equipo muy cerrado de trabajo, pero surgió una gran amistad, a veces eran cuatro horas en el estudio hablando de otra cosa y una haciendo música”.

Su gran reto es estar siempre vigente, por eso para él es fundamental volver a los clásicos para aprender, inspirarse y crear.
 

“Escucho mucho la discografía de José Alfredo Jiménez, tengo en mi playlist un disco que se llama las 100 canciones de José Alfredo, también escucho a Juan Gabriel porque me gusta esa sensibilidad que tenía para componer, a Agustín Lara, Javier Solís, esa música de los 50 y 60 es mi escuela”. Me voy mucho para atrás para tratar de hacer cosas en el presente, que suenen diferente a lo que está pasando porque, si me pongo hacer lo que está saliendo, estaría simplemente siguiendo la ola”.

Un ejemplo de ello es “Índigo”, tema que la semana pasada estrenaron Camilo y Evaluna, donde buscó con el colombiano un sonido del año 2000, de lo que hizo Julieta Venegas o Belanova en esa época, siguiendo su estrategia de irse 20 o 25 años atrás y refrescarlo con sonidos y artistas del momento.

A un compositor no lo hacen los premios

Como creador que admira a colegas de antaño, trata de ser muy objetivo al hablar de lo que sucede en el mercado musical actual, como que alguien como Bad Bunny haya sido nombrado en 2020 como Compositor del año, por la Sociedad Americana de Compositores, Autores y Editores (ASCAP).

“A él le dan este premio porque se basan en el número de veces que se toca una canción en radio; entonces, si tienes un artista como Bad Bunny, que está todo el día sonando, es lógico que se va a llevar ese premio por números; por ejemplo, yo estaba nominado contra él, J Balvin y Anuel en la categoría de Compositor del año en la pasada entrega de los Billboard, y se lo llevó Bad Bunny pero, aunque me lo hubiera llevado yo, eso no quiere decir que soy mejor compositor que él”.

Asegura que el trabajo que hace el puertorriqueño le gusta, aunque a veces usa innecesariamente demasiadas palabras altisonantes, pero entiende que es su manera de expresarse y lo hace sin insultar a nadie.

“Considero que es parte de esa revolución de irse innovando porque, si tratas de escribir las canciones como se hacían hace 50 años, pues ya están escritas, por eso es mejor atraerlo a lo nuevo, y cómo lo dirían hoy en día. Al final te das cuenta de que a nuestra generación, los que consumimos su música, nos gusta eso. Nos gusta que las canciones sean muy reales y que hablen como nosotros lo hacemos en el día a día”.
 

Tampoco le molesta que la gente identifique a sus canciones sólo por los artistas que las interpretan, porque ve en ellos a los defensores de las melodías, quienes proyectan el éxito. Él se siente bien al estar involucrado en los cimientos, un ejercicio que el ego debe superar en un compositor.

Por un triunfo más

El compositor tamaulipeco ha logrado una gran hazaña: tener 10 nominaciones al Grammy Latino por su trabajo con estrellas como Maluma, Nodal y Camilo, algo que lo enorgullece porque piensa que con el furor del reggaetón casi toda la industria se ha enfocado en países como es Puerto Rico o Colombia.

“Es también demostrarle a los productores y compositores mexicanos que sí se puede, que yo soy mexicano y que estoy trabajando con los artistas de renombre, que sirva para inspirar y motivar es mi objetivo. Yo hace 10 años estaba en el cuarto de mi casa escribiendo y produciendo para ver si alguien me grababa y ahora voy a estar ahí (en los Grammy Latinos)”.

No es la primera vez que Edgar se encuentra nominado a estos premios, en su haber ya cuenta con 14 estatuillas de la Academia Latina de la Grabación, asegura que no es su principal objetivo.

“Uno no hace música para ganarse premios, lo que me mueve es que la academia le dé reconocimiento al trabajo que viene haciendo uno con los artistas, para mí es emocionante estar nominado en estas categorías y es un honor”.

Entre los proyectos que tiene antes de terminar el año destaca un disco con Camila Cabello, que están trabajando en Los Ángeles, también el próximo disco de Camilo y los dos volúmenes de “Forajido”, que serán las próximas producciones de Nodal, además de estar en varios proyectos con Shakira.

Nominaciones en los más recientes Latin Grammy (2021)

-Productor del Año
-Grabación del año: "Vida de rico" / Camilo
-Álbum del año: "Mis manos" / Camilo
-Canción del año: "Hawái" / Maluma y "Vida de rico" / Camilo.
-Mejor álbum vocal pop: "Mis manos" / Camilo
-Mejor canción pop: "Vida de rico" / Camilo
-Mejor fusión/Interpretación urbana: "Hawái" (Remix) / Maluma feat The Weeknd
-Mejor álbum de música ranchera/mariachi: "AY AY AY" / Christian Nodal
-Mejor álbum de música norteña: "Recordando a una leyenda" / Los Plebes del Rancho de Ariel Camacho y Christian Nodal
-Mejor canción regional mexicana: "Aquí abajo" / Christian Nodal y "Tuyo y mío" / Camilo y Los dos carnales.

Temas que le han dado fama

-Ariana Grande (“Boyfriend”)
-Madonna (“Medellin”, “Bitch I’m loca”)
-Shakira (“Me gusta”, “Clandestino”)
-Maluma (“Hawái”, “11 PM”, “HP”)
-Camilo (“Índigo”, “Vida de rico”, “Favorito”)
-Christian Nodal (“Botella tras botella”, “Dime cómo quieres”, “No te contaron mal”)
-Daddy Yankee (“De vuelta pa' la vuelta”)
-Jennifer Lopez (“El anillo”, “Marry me”)
-Marc Anthony (“Parecen viernes”)

Lee también: The Weeknd anuncia "Take My Breath", el primer anticipo de su nuevo disco