¡Adiós Cazals! El maestro “ejemplar y noble”

El gremio artístico despidió al realizador, enterrado ayer en un mausoleo al sur de la Ciudad de México

¡Adiós Cazals! El maestro “ejemplar y noble”
Cazals falleció el sábado a los 84 años. Foto: Archivo. El Universal
Espectáculos 18/10/2021 02:01 Redacción Actualizada 03:53
Guardando favorito...

Las dos más grandes aportaciones de Felipe Cazals fueron su obra y su bondad, ambas proezas que pocos logran alcanzar. Guillermo del Toro, uno de sus admiradores/cineastas, le agradeció ayer al maestro por esos dones, que dijo, marcarán a las futuras generaciones. 

“El cine ha perdido a uno de los grandes. Nuestra generación ha perdido a un maestro ejemplar y noble. Cazals es enorme, ayer hoy y siempre”, expresó Del Toro en uno de los dos tuit que dedicó al director de Canoa. 

Cazals falleció el sábado a los 84 años a causa de cáncer de esófago, confirmó su esposa, Rosa Eugenia Báez. Sus restos fueron cremados ayer por la mañana en la agencia funeraria Gayosso Colima, en la colonia Roma de la Ciudad de México, para luego ser trasladados a los Mausoleos del Ángel, al sur de la capital. 

El director, guionista y productor es reconocido por haber dirigido las películas mexicanas Canoa y Las poquianchis, y por ser uno de los cineastas más comprometidos con las películas de corte social e histórico.
 

Filmó su último trabajo en 2013, Ciudadano Buelna, protagonizado por Sebastián Zurita. El actor dijo sentirse “con el corazón abatido y triste”: “Me toca despedirme de un gran mentor, un amigo, un viejo gruñón pero adorable, un visionario y alguien que le dio voz a México de la manera más real”. 

“En mis tiempos accionamos como pudimos: unos en cine, otros en otra área, pero no permanecimos estáticos ante la realidad que veíamos”. Felipe Cazals. Cineasta

Cazals era llamado “ogro” por su legendario mal carácter y extrema disciplina. Algo que consideraba parte de un ritual en los sets de filmaciones, en donde dijo que no debía perderse ni tiempo, ni dinero. 

“Muchos reporteros hacen preguntas como policías, es decir, cuestionan lo mismo mil veces. De ahí surge el mito de ogro, porque a veces quieren que conteste preguntas a mitad del rodaje y no han entendido que filmar es un rito, una ceremonia irrepetible”, comentó a EL UNIVERSAL en 2009.
 

Otros integrantes del gremio que mostraron su pésame fueron los cineastas Julián Hernández y Guillermo Arriaga, así como los actores Dolores Heredia, Roberto Sosa y Vanessa Bauche, quien consideró que “el cine no sería lo que es” sin el director. 

En una de sus últimas entrevistas con EL UNIVERSAL, de 2018, el realizador pidió no olvidar las consignas que enmarcó el cine de su generación: “En mis tiempos accionamos como pudimos: unos en cine, otros en otra área, pero no permanecimos estáticos ante la realidad que veíamos, ni melancólicos, ni tuvimos esta actitud terrible de: ‘ni modo, así es esto’”, dijo. 

Lee también: Su película favorita, su humor de ogro y el cine como cura: un retrato de Felipe Cazals