PAN: La guerra que viene

Salvador García Soto

La candidatura al 2018, con la que los panistas ambicionan regresar a Los Pinos, se pelea ya en una disputa que hace crujir la frágil unidad blanquiazul

La sucesión presidencial en el PAN será con mucho la más complicada y difícil de todos los partidos. Como ninguna otra fuerza política, el blanquiazul enfrenta el mayor riesgo de fractura al tener a tres aspirantes fuertes que se mueven en pos de su candidatura presidencial: Margarita Zavala, Ricardo Anaya y Rafael Moreno Valle, que se disputan con todo, y en ese orden de posibilidades, la nominación que se define a finales de este año.

Con diferentes estilos y estrategias, a los tres panistas los animan dos cosas: primero, la ambición de saber que la recuperación de su partido en los estados, combinada con el debilitamiento de Peña Nieto y el PRI, les abre la posibilidad real de recuperar la Presidencia que tuvieron dos sexenios; y el segundo objetivo es que tanto Margarita como Anaya y Moreno buscan convencer al panismo de que cada uno de ellos es “el único” que puede derrotar a quien ya ven como el enemigo en 2018: Andrés Manuel López Obrador.

El peligro para el PAN es que, en su ambición, sus tres aspirantes terminen reventando a su partido y eliminando sus posibilidades de triunfo con una fractura que los dejaría fuera de combate, ya sea ante un López Obrador que consolide su ventaja actual o frente a un PRI que, si gana el Estado de México se engalle y eche mano de todo —maniobras presupuestales y uso electoral de programas públicos— para salir del tercer lugar y de presagios anticipados de derrota.

Porque mientras el PRI no tiene a estas alturas un candidato claro y, ceñido a la disciplina de “los tiempos” y a la decisión del jefe máximo, juega con dos cartas que parecen las únicas posibles: Miguel Osorio Chong y José Narro Robles; y Morena ya tiene a su candidato y dirigente en abierta campaña, Acción Nacional sería el único partido donde la nominación se defina en una elección interna donde quien decidirá sea el voto imprevisible de su militancia.

La clave entonces en el PAN no estaría en las encuestas ni en la popularidad, sino en la debilidad o fortaleza de sus aspirantes frente a sus militantes. Zavala, por ejemplo, apuesta a su fuerza mediática y a su alto nivel de conocimiento. Margarita tiene muchas simpatías entre la población abierta y también entre panistas, pero su trabajo y estrategia no está enfocada a buscar el voto de los militantes, sino a convencerlos a través de su popularidad.

Anaya mientras tanto juega un doble juego: refuerza su control férreo de los órganos de decisión interna, al mismo tiempo que sigue aprovechando su cargo para promover su imagen y aumentar sus niveles de conocimiento con spots en los que lo mismo ataca a López Obrador que enarbola un “cambio posible” con su rostro. El dirigente apuesta a ganar elecciones estatales que lo posicionen como gran líder del panismo pero también lo acercan al ánimo de Los Pinos y a pactos y alianzas con Peña Nieto y su grupo en 2018.

Y finalmente Moreno Valle que, lejos de rendirse, recorre el país con una estrategia clara, una operación política fina y una capacidad económica indiscutible, sumando votos internos del panismo. El poblano, a diferencia de Margarita, busca pelearle a Anaya el control de la estructura interna y tiene un plan muy bien definido y aterrizado para lograr los votos de la militancia en los cinco estados que definirían una interna para elegir al candidato panista al 2018: Jalisco, Nuevo León, Veracruz, Estado de México, Puebla y Guanajuato.

Así que en el PAN aún no hay nada para nadie. La candidatura al 2018, con la que los panistas ambicionan regresar a Los Pinos, se pelea ya en una disputa de tal intensidad, que hace crujir la muy frágil unidad blanquiazul.

 

NOTAS INDISCRETAS… A propósito de Miguel Osorio y José Narro, aunque tienen buena relación y se respetan, cuentan de un primer roce verbal entre los dos secretarios ocurrido hace unos meses cuando el doctor fue orador oficial en una ceremonia encabezada por el Presidente. Cuando Narro bajaba saludando del templete, el hidalguense se le acercó y le dijo entre en serio y en broma: “¿Te crees muy chingón no doctor?”, y el ex rector que no se queda una respondió de inmediato: “No me creo, soy muy chingón”…En la larga lista de aspirantes presidenciales que todos los días crece con nuevos apuntados, hay un nombre que algunos enterados insisten en que no debe perderse de vista: Carlos Slim. El ingeniero, que ha dicho públicamente que “no se puede ser borracho y cantinero al mismo tiempo”, no deja de evaluar cómo se vería su apellido en las boletas como candidato “ciudadano”. Y hay políticos de muy alto nivel que le insisten y tratan de convencerlo de que él puede ser “la opción” para enfrentar al que hasta hoy parece invencible y que él mismo apoyó en el pasado. “¿Se enfrentaría a López Obrador?”, preguntamos a uno de los promotores de don Carlos. “Le tiene muchas ganas”, respondió. ¿Será que se anima el ingeniero?...Los dados mandan Serpiente doble. Falla el tiro.

 

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios