El lavador de 'La Señora'

Héctor De Mauleón

La División de Investigación de la Policía Federal lo detectó en un taller de torno y cepillado que servía de fachada para ocultar una bodega en la que se almacenaban droga y armas. En la parte frontal del taller colgaba una manta de campaña, con la fotografía del gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo.

La imagen describe a la perfección algo de lo que ocurre en aquel estado, donde el crimen se cobija impúdicamente tras el poder político.

En ese taller de torno y cepillado fue detenido el 28 de julio de 2016 Joaquín Alonso Piedra, El Abulón, a quien las autoridades consideran operador financiero de Clara Elena Laborín, La Señora, esposa del narcotraficante Héctor Beltrán Leyva.

Una manta colocada por un grupo criminal había acusado a El Abulón de “estar extorsionando a los hoteleros y restauranteros” de Acapulco, y “de estar quitándoles sus propiedades a los ejidatarios”. “Sabemos que recibes órdenes de la mentada Sra. de Héctor Beltrán Leyva y de Víctor Nogueda, alias El Herizo (sic)”, se leía en la manta aquella.

Joaquín Alonso Piedra es acusado de comprar la protección de funcionarios priístas y perredistas. Se le achaca haber financiado la campaña del actual alcalde de Acapulco, el perredista (del grupo de Los Chuchos) Evodio Velázquez Aguirre.

El Abulón es tío, por lo demás, del “jefe de la hermandad de la policía municipal” del puerto, Fredy Alonso, supuesto enlace del Cártel Independiente de Acapulco, CIDA, con el gobierno de Velázquez Aguirre.

El día en que ocurrió la detención se hallaba al lado de su hijo, Iván David Alonso Bustamante, quien meses atrás había sido nombrado coordinador de vinculación empresarial de la Fundación Colosio en Guerrero. El notario y presidente del Tribunal Superior de Justicia, Robespierre Robles Hurtado, le había tomado protesta. El delegado del CEN del PRI en Guerrero, José Parcero López, le dio la bienvenida y le deseó gran éxito en su nuevo cargo directivo.

Cuando trascendió que Alonso Bustamente había sido detenido al lado de su padre, Parcero se apresuró a declarar: “El partido se deslinda de la vida privada de cada quién”. El delegado dijo que el PRI no podía estar cuidando a diez millones de militantes, pero prometió establecer “filtros” para evitar que “gente que no tiene buenos antecedentes” se incorpore al priísmo.

Ese mes, la notaría de Robespierre Robles, presidente del Tribunal Superior de Justicia, había sido balaceada con armas de grueso calibre. A las puertas de ésta habían dejado un narcomensaje en el que se acusaba a Robles, así como al gobernador Héctor Astudillo y al fiscal general Javier Olea, de recibir dinero del cártel de los Beltrán.

El vocero Roberto Álvarez aseguró, sin embargo, que el ataque era “reflejo del combate responsable y serio que el Grupo de Coordinación Guerrero realiza en contra de los grupos delictivos”, y en otro orden de ideas —como se decía en otro tiempo—, se ufanó porque en la temporada de verano… ¡ningún turista había sido asesinado en Acapulco!

El Grupo de Coordinación Guerrero había entendido el ataque, en realidad, como una respuesta del Cártel Independiente de Acapulco, CIDA, por la detención de uno de sus líderes: David Canex Palma Analco, El Deivid, detenido en junio pasado en Morelos e incluido en la lista de los 50 blancos prioritarios de la Estrategia Guerrero.

El Deivid es acusado de haber ordenado el asesinato, en diciembre de 2015, del director de Recursos Humanos del municipio de Acapulco, Luis Andrés Lara García, al que sujetos armados atacaron a unos pasos del Ayuntamiento. Lara García formaba parte del círculo más próximo al alcalde Evodio Velázquez. Los asesinos dejaron un mensaje junto al cuerpo: “Nos fallaste Evodio”.

Un mes después apareció en Acapulco otra manta: “Evodio, nos fallaste quitaste a nuestro jefe de policía que pusimos ahora va haber más muertos por tu culpa… Att. El Deivy (sic)”.

Todas estas historias flotan detrás de la aprehensión de La Señora, y de su operador financiero, Joaquín Alonso Piedra, El Abulón.

Forman parte de un clima enrarecido por la corrupción. El clima que ha hecho caer una tormenta de muerte sobre Guerrero.

@hdemauleon

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios