Yonaguni, la misteriosa “Atlántida” de Japón cuyo origen se desconoce

Han pasado más de 30 años desde que las Estructuras de Yonaguni fueron descubiertas, pero todavía no se define por completo cuál es su origen

Yonaguni_Atlantis_Japón
Las Estructuras de Yonaguni fueron descubiertas por un buzo en 1985. Foto: Wikimedia Commons. Vincent Lou
Destinos 03/05/2021 00:28 Samantha Michelle Guzmán Actualizada 16:21
Guardando favorito...

Era 1985 cuando el instructor de buceo Kihachiro Aratake se encontraba explorando los alrededores de la isla japonesa de Yonaguni, en busca de lugares perfectos para admirar las profundidades. Pero durante su pequeña expedición halló algo tan fascinante como inexplicable: una aparente “ciudad” sumergida bajo el agua, como una “Atlántida” que había pasado desapercibida por miles de años. 

Han pasado más de tres décadas desde el descubrimiento de este conjunto de monolitos, conocidos como Estructuras de Yonaguni, y el debate sobre su origen todavía no termina. Algunos científicos creen que sí es una obra hecha por una civilización antigua, mientras otros aseguran que es un escenario natural, aunque muy inusual. 

Aquí en Destinos te contamos sobre este misterioso lugar y las teorías que intentan explicar su existencia.  

estructuras_yonaguni_atlantis_japon_2.jpgFoto: Wikimedia Commons. Vincent Lou

El lugar

Antes de entrar de lleno en materia, conviene aclarar exactamente dónde se encuentra esta Atlántida. 

La isla de Yonaguni, que forma parte de la prefectura de Okinawa, es el punto más al oeste de Japón y se encuentra mucho más cerca de Taiwán (a solo 111 kilómetros) que del resto del país.

Yonaguni es un lugar atractivo para los buzos porque en sus alrededores es posible encontrar tiburones martillo, lo cual es muy poco común, explica la Oficina de Convenciones y Visitantes de Okinawa. Durante el invierno se ven grupos de hasta 100 ejemplares, además de arrecifes y otros animales como mantarrayas. 

Las misteriosas estructuras se encuentran muy cerca de la isla y en aguas poco profundas, pero en un punto donde se generan corrientes peligrosas. Solo los buzos experimentados llegan aquí. 

estructuras_yonaguni_atlantis_japon_6.jpgFoto: Wikimedia Commons. Vincent Lou

Así son las Estructuras de Yonaguni

“Cuando la encontré por primera vez, ¿has sentido escalofríos? Se me erizaron los pelos, tuve escalofríos por todo el cuerpo, fue sobrecogedor”. Así le describió Kihachiro Aratake, el descubridor de la “ciudad” submarina, a la BBC sobre la primera vez que estuvo ahí. 

La “Atlántida” de Japón es un conjunto de monolitos con una profundidad máxima de 25 metros, que abarca aproximadamente 100 metros de largo y 60 de ancho. No lucen como un montón de rocas irregulares y desordenadas, sino poseen lados lisos y parecen tener cierta simetría. 

Hay una estructura principal, que es conocida como la “pirámide”. Su base de forma rectangular alcanza 50 metros de largo y aproximadamente 20 de ancho. Es la única parte que sobresale un poquito del agua.

La cercanía entre las estructuras da la impresión de que existen canales o pasadizos entre ellas. En algunos puntos, no es difícil imaginar escalones.

Por su cercanía con la isla, no resulta complicado para los viajeros conocer las estructuras submarinas. Hay tours de buceo, así como en bote. 

Leer más: 7 grandes misterios que guarda la Antártida en sus profundidades 

¿Por qué podría ser una ciudad perdida?

El profesor emérito Masaaki Kimura, de la Universidad de Ryukyus en Okinawa, es uno de los científicos que piensa que las Estructuras de Yonaguni son los restos de una antigua ciudad. 

Entre los argumentos de su teoría, explicados en un texto de 2005, Kimura afirma que los monumentos están conectados por caminos construidos a partir de cortes en los basamentos de las rocas.

Según Kimura, la pirámide submarina luce como un Gusuku (castillo o fortaleza) del antiguo Okinawa. En la prefectura japonesa existe un conjunto de gusuku, construidos entre los siglos XII y XVII, que son reconocidos como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco; algunas de estas estructuras están hechas de piedra.

Para el profesor, las huellas de herramientas en las piedras son una de las evidencias más importantes. Cree que se emplearon herramientas en forma de cuña, llamadas “kusabi”, para crear canales entre las estructuras. Las separaciones entre ellas son uniformes, midiendo entre 20 y 30 centímetros.  

estructuras_yonaguni_atlantis_japon_5.jpgFoto: Wikimedia Commons. Vincent Lou

Otro punto a considerar para Kimura es que en las Estructuras de Yonaguni hay varias terrazas planas, cuya uniformidad sería difícil de explicar por procesos naturales. También existen escalones que unen las terrazas de la pirámide, los cuales parecen artificiales. 

Por si fuera poco, parece haber dos grabados con forma de tortuga en la base de la pirámide. Además, Kimura hace referencia a una aparente estatua ubicada a 1.5 kilómetros de la pirámide, la cual luce “como un moái de la Isla de Pascua”.  

estructuras_yonaguni_atlantis_japon_4.jpgLa "tortuga" que señala Kimura. Foto: Wikimedia Commons. Masahiro Kaji

El profesor cree que las estructuras podrían tener 10 mil años de antigüedad, basándose en muestras tomadas de la piedra. 

De acuerdo con la Enciclopedia Británica, otras fuentes incluso han dicho que las estructuras podrían ser los restos de un continente hipotético conocido como Lemuria, del cual se habló en el siglo XIX para explicar ciertas anomalías entre la fauna de África y Asia.  

estructuras_yonaguni_atlantis_japon_7.jpgFoto: Wikimedia Commons. Tokyo-Good

¿Por qué podría ser natural?

En cambio, el profesor Robert Schoch de la Universidad de Boston cree que las Estructuras de Yonaguni son obra de la naturaleza. En su sitio web oficial explica su postura. 

Por un lado, reconoce que al ver fotografías o bucear en el sitio parece que estás ante una pirámide real cubierta por el agua. Sin embargo, señala que las rocas de la región se rompen de manera uniforme, tanto vertical como horizontalmente; esto puede verse en el relieve de la isla, no solo bajo el agua. 

estructuras_yonaguni_atlantis_japon_8.jpgFoto: Wikimedia Commons. Melkov

Es posible que, si bien las estructuras son de origen natural en un 95%, algunas partes hayan sido intervenidas por el hombre hace miles de años, dice Schoch.

Leer más: JapoNeza Retreat, un hotel de lujo en el semidesierto de Tlaxcala 
 

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios