Kjeragbolten: la roca suspendida en un abismo

Esta piedra atorada en una grieta es un atractivo que desafía al peligro en los fiordos noruegos

Kjeragbolten
La caminata hasta la roca es una de las favoritas de los senderistas. Fotos: Istockphoto
Destinos 28/05/2020 00:29 Marisa Zannie Actualizada 00:53
Guardando favorito...

Muchos de los expertos en senderismo en el mundo coinciden: la caminata hasta Kjeragbolten es una de las más espectaculares del mundo, así que, una vez que salgamos de este confinamiento, el primer destino en tu lista de viajes deberá ser un lugar único en el mundo y en medio de la naturaleza. Además, si te gusta la aventura, podrías considerar armar un plan para viajar en un futuro hasta los fiordos de Noruega para conocer de primera mano este impresionante lugar.

¿Cuál es el atractivo? Kjeragbolten es una gran roca de 5 metros cúbicos de volumen, alojada o, más bien, atorada en el 'hueco' de una montaña. Abajo de ésta solo hay un escalofriante precipicio. Parece flotar sobre el Fiordo Lyse, y que está a punto de desprenderse en cualquier momento. Está a una altura de 1,084 metros sobre el nivel del mar, en el Monte Kjerag, el pico más alto del fiordo, y la vista desde ahí es de quitar el aliento. 

vista_del_fiordo_lyse_ok.jpg
Vista del Fiordo Lyse desde el Kjerag. Foto: Istockphoto.

Los noruegos están muy orgullosos de sus paisajes y de su naturaleza, y, a juzgar por los comentarios de quienes ya han hecho este recorrido, sus hermosas vistas  son continuas, desde que inicias la caminata hasta que la concluyes. No es extraño entonces, que aventureros y expertos senderistas de todo el mundo viajen especialmente para hacer la excursión y obtener el premio mayor: fotografiarse sobre esta roca, a la cual no es fácil llegar.

¿Dónde está?

Kjeragbolten está en Kjerag, una montaña ubicada en el límite sur del Fiordo Lyse, en el condado de Rogaland, Noruega. La población más cercana es Lysebotn, a unos 15 minutos de distancia en coche.

Lee también: 5 asombrosas formaciones rocosas en México

Desde Oslo se puede volar a Stavanger y, de ahí, manejar hasta el arranque del sendero en un recorrido de unas tres horas; también se puede llegar desde ahí a Lysebotn vía ferry. Otra opción es manejar desde Oslo directo a Lysebotn, lo cual toma unas 7 horas y media.

La mayoría de las personas que planean hacer la caminata se hospedan en Stavanger, donde hay muchas más cosas que hacer que en Lysebotn, y salen muy temprano al día siguiente de su llegada, pues se recomienda regresar de la montaña antes del anochecer. La belleza de la naturaleza noruega se hace muy evidente desde que se sale de Stavanger en coche, así que se puede decir que el deleite empieza desde ese momento. 

la_parte_baja_del_kjerag_ok.jpg
La parte baja del Kjerag. Foto: Istockphoto.

Antes que nada, debes saber que solo se puede acceder al sendero para llegar a Kjeragbolten entre mediados de mayo —cuando se reabre el camino entre Sirdal y Lysebotn— y octubre o noviembre —cuando se cierra—, pero la mayoría de los viajeros que ya han hecho el viaje recomiendan hacerlo solo hasta septiembre, por cuestiones de clima. 

Otro punto importante es que se trata de una caminata para senderistas con muy buena condición física, pues tiene algunos tramos complicados que requieren escalar y que pueden ser peligrosos y resbalosos, particularmente si está lloviendo, lo cual no es inusual.

Lee también: Los acantilados de Moher, de los más sorprendentes del planeta

Una advertencia frecuente es que no te sobrestimes, debes estar en muy buena forma física para pensar en emprender esta excursión, porque no es sencilla de hacer. Se puede subir en forma independiente o en un tour guiado, opción que se recomienda en el sitio de Turismo de Noruega

Es súper importante que estés consciente de las condiciones del clima tanto abajo como arriba de la montaña, que pueden variar considerablemente. Si está lloviendo y hay niebla, es mejor que evites subir ese día, pues el camino, relativamente accidentado, se puede volver muy peligroso. El personal en el punto de partida te podrá informar de cómo está el clima, y si es recomendable o no, subir. 

Considera destinar por lo menos dos días de tu viaje a la zona, pues dado que su clima es impredecible, puede que no tengas la oportunidad de hacer el recorrido el primer día.

vista_de_lysebotn_desde_el_kjerag_ok.jpg
Vista aérea de Lysebotn. Foto: Istockphoto.

¡Para arriba!

El punto de partida está en Øygardsstøl, donde puedes dejar tu coche si rentaste uno; hay baños y un restaurante. También se puede tomar un tour en autobús desde Stavanger: el viaje redondo toma unas 12 horas, así que si eliges esta opción, planea hacerlo desde muy temprano. Si tomas este tour, tu caminata solo puede durar 6 horas y cuarto, después de eso el autobús te dejará. Si quieres tomarte más tiempo, está la opción de compartir un viaje de regreso vía las distintas aplicaciones de carpooling.

El tour solo está disponible hasta fines de septiembre, así que si tomarlo es tu plan, asegúrate de que sea en estas fechas. Aunque puedes estar más tentado a rentar un coche dadas estas circunstancias, toma en cuenta que el estacionamiento no es barato.

Lee también: Roca Partida, uno de los paisajes más bonitos de Veracruz

El sendero tiene unos 11 kilómetros de longitud, e ir y volver te toma entre 6 y 10 horas. Caminas la mayoría del tiempo a una altura de aproximadamente 800 metros y en algunos tramos debes subir o bajar agarrado de cadenas colocadas para facilitar la tarea: la recomendación es usarlas. Las partes en las que tendrás que escalar suman un poco más de 500 metros, de ahí la dificultad.

senalizacion_en_la_montana_ok_0.jpg
Señalización en la montaña: sigue las 'T' rojas. Foto: Istockphoto.

La ruta

De acuerdo con Kai Bonsaksen, del sitio Itinari, la ruta correcta es bastante sencilla de seguir porque hay un sendero marcado con tablas y piedras. Sin embargo, el sitio oficial de turismo Visit Norway, recomienda llevar una backpack espaciosa, incluir brújula y un mapa, alimentos y bebidas, ropa abrigadora (no jeans ni tenis), botas y bastones de hiking, lentes de sol, gorro, guantes y un cambio completo por si se moja tu ropa. Puedes encontrar aquí una lista completa del equipo que se recomienda llevar e importantes recomendaciones de seguridad.

Kai asegura que los tramos más complicados están al inicio de la caminata y que después se hace más tranquila, excepto por algunas secciones. Esto es una ventaja pues desde el inicio podrás saber si puedes completarla o no pero, debes tomar en cuenta que todo el camino es de subida. A decir de Bonsaksen, si superas el primer tramo, seguramente podrás completar toda la caminata sin problemas.

Lee también: Cómo funcionaría el nuevo pasaporte de salud para viajar en avión.

La ruta se divide en tres partes principales que suben y bajan de los valles Pequeño Stordalen y Stordalen. Según el sitio Earth Trekkers, el segundo tramo tiene la sección más empinada de toda la ruta, que, al igual que la subida inicial, requiere escalar un poco; aquí también hay que ayudarse de las cadenas para poder subir.

De acuerdo con ambos sitios, el tramo final es el más largo, pero es más fácil de escalar. Según Earth Trekkers, hay vistas increíbles desde la primera sección, pero las más espectaculares son las del último tramo antes de llegar a Kjeragbolten, en Nesatind.

Una vez se llega a la cima, el terreno se aplana, y puedes tomar las más increíbles fotos. De aquí en adelante, hay una serie de ligeras subidas y bajadas hasta llegar a Kjeragbolten. En esta sección del camino hay señales que apuntan hacia el peñasco, pero cuidado, la señalización no es la más eficaz y es fácil perderse. Lo más sencillo es fijarse de donde está bajando la gente.


Al llegar, debes saber que, aunque sientas que estás en la cima del mundo, hay tremenda cola para tomarse la foto, tanto para subir a la roca como para fotografiarla.

De acuerdo con quienes lo han hecho, la superficie de la roca es mayor de lo que se ve en las fotos, pero hay quien, después de haber hecho la cola, no se atreve a pasarse a ella. La altura, recuerda, es de ¡1,084 metros!, lo más probable es que no quieras ver para abajo. Si vas a hacerlo, organiza desde antes quien va a tomarte la foto, desde dónde y cómo. ¡No querrás haber llegado y no tener testimonio gráfico de tu hazaña!

Una vez logrado tu cometido, deberás dar vuelta y regresar al punto de partida por el mismo camino por el que llegaste. La mayoría de las personas estarán bajando también, así que no tendrás problemas de tráfico. 

Lee también: Los lugares turísticos más peligrosos del mundo

Un punto importantísimo en el que insisten quienes han subido es que, aunque tu meta sea llegar hasta el peñasco, aun cuando no subas hasta él para la famosa foto, o te canses antes de llegar hasta allá y te regreses antes, las vistas hacen que la caminata valga toda la pena.

roca_del_pulpito_ok_0.jpg
Preikestolen o La Piedra del Púlpito. Foto: Istockphoto.

Conoce la Piedra del Púlpito

Si rentaste coche, puedes manejar hasta el Fiordo Lyse. Bajarás rápidamente unos 1,000 metros por un camino de cerradísimas curvas. Desde aquí podrás acceder a Preikestolen, o la Piedra del Púlpito, que está frente a Kjeragbolten, pero del otro lado; es decir que llegas a ella desde el fiordo. La caminata para llegar allá es mucho más fácil de hacer que la del Kjerag pero, por lo mismo, está mucho más llena de gente. Si solo tienes oportunidad de una caminata, es preferible buscar llegar hasta el peñasco.

Así que, ya sabes, si la aventura es lo tuyo, apunta a Kjeragbolten en tu bucket list ¡no te arrepentirás!

Temas Relacionados
Kjeragbolten Noruega aventura
Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios