Suscríbete

Este es JapoNeza Retreat, un hotel de lujo en el semidesierto de Tlaxcala

Aprende del arte de vivir y de los baños de bosque en este refugio de contemplación y tranquilidad que fusiona elementos de las culturas mexicana y japonesa

JapoNeza Retreat en Tlaxcala
Un refugio para buscar el bienestar. Fotos: Cortesía JapoNeza Retreat
Destinos 12/02/2021 06:20 Gretel Zanella Actualizada 10:10
Guardando favorito...

La vegetación es semidesértica y salvaje. En invierno, la temperatura desciende por debajo de los cero grados, pero todo el año sopla un viento helado. El clima es muy cambiante. Caprichoso. Pero cuando hay lluvia, todo reverdece.

Este microuniverso, a solo dos horas de Ciudad de México, fue el que eligió el director audiovisual mexicano, Fausto Terán, para crear un ‘nicho de contemplación’. JapoNeza Retreat está en la cima de una montaña, en el estado de Tlaxcala, con una vista privilegiada que domina la laguna de Atlangatepec y un poco más allá, donde se levantan el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl.

Filosofía para reconectar  y ponerte de buen humor

japoneza_retreat_07_jn.jpgFoto: Cortesía

Hace dos años Fausto armó este proyecto, un concepto de alojamiento que reúne paralelismos y combina contrastes de las culturas mexicana y japonesa.

‘Japo’ hace referencia a Japón, y ‘Neza’ es un  homenaje a Nezahualcóyotl, el rey poeta de Texcoco y gran arquitecto de la época prehispánica.

Lee también: El hotel más bonito y lujoso de Riviera Nayarit

“Nos inspiramos en una arquitectura intuitiva, de cómo se hacían las cosas en un principio, en un brutalismo influenciado por el clima”.

Japoneza Retreat, dice Fausto, es una casa que proporciona cierta curación con el simple acto de la contemplación. “Este es un lugar para gente que no le gusta gastar en un lugar sobrepoblado”.

El fin de este lugar es el bienestar, el respeto a la naturaleza y la reconexión con uno mismo. Y para serle fiel a este pensamiento se han retomado ideas, conocimientos y filosofías ancestrales, como la Toltecayotl, el arte de vivir en equilibrio, según los toltecas;  el animismo, basado en la creencia de que las montañas, los ríos, la tierra y los animales tienen espíritu;  y la práctica del shinrin yoku, el baño de bosque que los japoneses y hasta sus médicos se toman muy en serio, y que no son otra cosa más que caminatas sensoriales para fortalecer el sistema inmune, disminuir los niveles de cortisol, mejorar la creatividad y ponerte de buen humor.

La arquitectura y la decoración

japoneza_retreat_05.jpgFoto: Cortesía

La casa tiene un alma de concreto y está rodeada y forrada de madera local: pino de la sierra y durmientes de ferrocarril que estaban desechados en diferentes pueblos . “Yo los fui recolectando poco a poco. Cortamos la madera y la pulimos para hacer también los muebles. Las lámparas son de raíces arrastradas por el río que recolectamos en los cañones". De igual manera verás linos, tergales y vidrio en el diseño, así como piezas artesanales.

Lee también: Val'quirico, el pueblo al estilo de la Toscana, en México

“La propiedad es una combinación de la estructura japonesa con la locura espontánea e intuitiva mexicana”. Es lo que a Fausto lo hace sentir bien. “Es nuestra interpretación del minimalismo. Porque el minimalismo mexicano no es tan minimalista (ríe). Somos un poquito más atascados en todos los sentidos. Y eso es lo que le pasa a Japoneza: de repente puedes encontrar muebles muy grandes para que tú te sientas cómodo”.

 Japón se descubre en la manta gigante de seda de 20 metros, que cuenta la historia de una geisha; en el tratamiento  que se hace a la madera para que se conserve; en el trato a la gente, “empezando por los viejos, que son los sabios; y en la cooperación de todo el mundo para que este sea un lugar zen”, explica Terán.

japoneza_retreat_04.jpgFoto: Cortesía

Hay cuatro habitaciones en Japoneza. Se pueden reservar por separado o también es posible rentarla completa. “Cada una de ellas es diferente: las hay de amanecer o de atardecer”.

A finales de marzo se estrenará ahí mismo la casa Nakamura, con cuatro habitaciones más. No tendrá ventanas en la planta alta, sino persianas de madera que permitirán que el aire circule en todo momento. “Por supuesto, hará frío, pero es parte del proyecto. Te podrás cubrir con un edredón polar y vas a tener una experiencia de vida muy interesante”, asegura.

Cómo es la experiencia frente a la laguna de Atlangatepec

Los amaneceres son rojos, y, los atardeceres, rosas espectaculares. Si está despejado, verás el cielo nocturno tupido de estrellas. “No tenemos un pueblo a kilómetros que pueda mermar la visibilidad”. Pero Fausto sugiere que la noche es para estar frente a la chimenea, bien envuelto en una manta.

japoneza_retreat_02_jn.jpgFoto: Cortesía

Además de perros y caballos, con un poco de suerte, te puedes topar con coyotes, liebres, víboras de cascabel, halcones y correcaminos.

El paisaje está salpicado de magueyes, nopales y pinos. Los vecinos más cercanos son las ganaderías de toros de lidia. “Cuando tú vas, te sientes en una pintura de la Revolución”, dice el cineasta.

“En cuanto a las experiencias que ofrecemos, somos muy Montessori (bromea). Si te quieres ir a caminar, adelante. Hazlo. Puedes visitar un cañoncito o hacer una caminata de montaña por tu propia cuenta. Tenemos masajistas experimentados; si quieres caballos, el vecino nos los presta incluso para hacer equinoterapia”.

Lee también: 10 atractivos que demuestran que Tlaxcala sí existe

En media hora se llega a las aguas termales del Pueblo Mágico de Chignahuapan, en el estado de Puebla. Y el santuario de luciérnagas está a una hora de camino.

Hay muchas cosas cerca. "Pero, frena un poco tu mente, para tantito y entiende que en este refugio tienes el privilegio de no hacer absolutamente nada, mas que de ver el amanecer y estar contigo mismo".

japoneza_retreat_03_jn.jpgFoto: Cortesía

“Queremos que aprecies el paisaje, que te pongas a leer un libro acostado en una hamaca, en una red volada o en un camastro. Imagínate el aire helado de montaña soplando a 40 kilómetros por hora mientras te sumerges en una tina de madera con agua a 38 ºC. Este contraste de temperaturas hace que se active tu sistema inmune”, cuenta emocionado Fausto.

La gastronomía también importa. Así que buscan a cocineras tradicionales para que preparen platillos típicos de Tlaxcala.

Un nuevo hotel en Yucatán

El próximo año habrá otra casa en la selva alta de Yucatan, a un costado de una playa semivirgen llamada El Cuyo, en el ejido de San Pedro Bacab, para involucrar a la comunidad y activar la economía, porque con estos proyectos, además de todo lo anterior, se busca el bienestar de la gente local y "de creer en su talento para crear cosas espectaculares".

“Nos hacen falta lugares de arquitectura que ayuden más a entenderte a ti mismo. Me cuesta mucho trabajo regresar a la Ciudad de México porque siento que en Japoneza me estoy curando de muchas cosas. Para mi es un renacimiento todo lo que he podido experimentar aquí”.

Puedes reservar por Whatsapp al 5554189177 o por medio de Airbnb. Si te preocupa el WiFi, no hay problema. Lo tendrás. También hay conexión en Japoneza Retreat, y se trabaja muy a gusto, asegura el creador de Japoneza Retreat.

Temas Relacionados
hoteles de lujo tlaxcala japon
Guardando favorito...

Comentarios