Descubre cuál es el mejor limpiador para tu rostro según tu tipo de piel

Uno de los pasos más importantes de nuestra rutina facial, por la mañana y por la noche, es la limpieza del rostro. Aquí te decimos cuál es el mejor limpiador para ti según tu tipo de piel: grasa, mixta o seca

Limpieza facial
Foto: Pexels
De última 25/11/2021 00:00 Actualizada 00:00
Guardando favorito...

El limpiador facial es un producto fundamental en nuestras rutinas de cuidado diurnas y nocturnas. Es necesario para retirar el maquillaje y las impurezas que se van acumulando en nuestra piel día a día. Además, al usarlo correctamente ayudamos a que se absorban y actúen de mejor manera los activos de nuestras cremas hidratantes y nutritivas, entre otras.

No todas las pieles son iguales. Mientras tú mamá te dice que tiene piel seca, tu mejor amiga puede ser de piel mixta o grasa, por ejemplo. Por lo tanto, no a todas les va bien el mismo limpiador facial y por eso debes conocer tu tipo de piel. Aquí te orientamos sobre cómo elegir este importante producto para que tu cutis luzca limpio, sano y hermoso.

piel-rostro.jpg
Fotos: Pexels


Piel grasa

Es el tipo que luce con brillo frecuentemente en toda la cara, a diferencia de la piel mixta, que solo lo presenta en la zona T. Además, es común que tenga los poros dilatados y tendencia a sufrir con la aparición de los molestos puntos negros y granitos.

limpieza-facial.jpg

Tu limpiador facial: en entrevista para Vogue, la especialista Elena Martínez explicó que las personas con piel grasa deben usar limpiadores destinados para su tipo, porque tienen entre sus componentes seborreguladores para reducir o regular la producción de grasa. Uno de los ingredientes más comunes en estos productos es el ácido salicílico, el cual ayuda a limpiar profundamente los poros. Hay que cuidar que sean “oil free” y no comedogénicos, es decir, que no sean grasos. Puedes usar geles, espumas y, en algunas ocasiones, jabones sólidos (estos pueden resecar más).


Piel mixta

Como su nombre lo indica, puede presentar en conjunto las características de otros tipos de pieles, por lo general, la zona de las mejillas es normal o seca, pero la zona T (frente, nariz y barbilla) es grasa.

limpiador.jpg

Tu limpiador facial: según información de SModa de El País se aconseja para esta piel el uso de leches y cremas limpiadoras porque ayudan a mantener el equilibrio entre limpieza e hidratación. Además de guiarnos por la etiqueta que diga que el limpiador es para este tipo de piel, las fórmulas pueden tener ácido salicílico y aceite de árbol de té para la zona grasa, y vitamina B5 para la seca. Con ayuda de tu dermatólogo, aprende a identificarla para que en tu interés de combatir el brillo no emplees productos que te resequen de más.


Piel seca

Este tipo de piel se puede sentir con sensación de tirantez, es áspera o escamosa. En la web de Neutrogena explican que la piel seca retiene mucho menos humedad que la piel normal y las glándulas sebáceas segregan menos grasa, esto es lo que hace que se produzca la descamación y que pueda lucir un poco apagada. La exfoliación debe ser hecha con un producto muy suave, una vez a la semana.

limpieza-facial_1.jpg

Tu limpiador facial: la leche limpiadora y los aceites son buenos para la piel seca, según SModa. Las espumas y jabones sólidos pueden resecarla, así que es mejor evitarlos. Entre los ingredientes que podría contener un limpiador facial para estos casos se encuentran las ceramidas, porque aumentan y mantienen la hidratación; ácido hialurónico, el cual es muy hidratante; vitaminas A y C, que, combinadas, ayudan en la estimulación del colágeno.


Cuidados generales para toda tu piel

La Clínica Mayo hace las siguientes sugerencias para cuidar toda nuestra piel y no está de más repasarlas:

crema-facial.jpg

1. Protégete del sol: usa protector solar de amplio espectro con un factor de protección solar (FPS) de al menos 15 y reaplica durante el día. Evita exponerte al sol entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde.

2. Evita fumar: además de ser dañino para la salud en general, puede hacer que la piel luzca opaca y contribuye con la aparición de arrugas.

3. Trata tu piel con suavidad: este consejo es especial para el momento de la limpieza. Recomienda limitar los baños largos porque esto y el agua caliente eliminan los aceites naturales de la piel. Prefiere el agua tibia. También menciona que hay que evitar los jabones fuertes y que la forma de secarnos tras la ducha debe ser con toquecitos suaves con la toalla, para que quede algo de humedad.

4. Mantén una alimentación saludable: que incluya frutas, vegetales, granos integrales y proteínas. Minimizar alimentos muy grasosos y azucarados es clave. Y el tip de oro es tomar mucha agua, la necesaria para mantener la piel hidratada.

5. Controla el estrés: la piel puede volverse más sensible y se pueden desencadenar brotes de acné y otros problemas cutáneos cuando vivimos muy agitados o preocupados. Tratar de estar relajados y dormir lo suficiente será muy valioso.

Nos encanta brindarte consejos para el cuidado de tu piel, pero siempre, siempre, debes consultar a un especialista en dermatología para que te indique los productos más adecuados para ti, según sean tus necesidades.

Leer también: Conoce los beneficios de la mascarilla de almendras para lograr un efecto porcelana en la piel

Recibe Hello Weekend, nuestro newsletter con lo último en gastronomía, viajes, tecnología, autos, moda y belleza. Suscríbete aquí: https://www.eluniversal.com.mx/mi-cuenta
 

Comentarios