Un mural del "tras bambalinas" de la cultura mexicana

La poeta y periodista Julia Santibáñez reúne en un libro anécdotas, datos curiosos, amores y desamores de personajes del arte, el cine y las letras, entre 1920 y 1970

Un mural del "tras bambalinas" de la cultura mexicana
La escritora Julia Santibáñez ofrece en su nuevo libro un panorama sobre la cultura en México a lo largo de 50 años del Siglo XX, a través de 50 pequeños capítulos. Foto: Cortesía de Víctor Benítez.
Cultura 20/09/2021 03:05 Yanet Aguilar Sosa Actualizada 11:38
Guardando favorito...

Vicios, pleitos, amores prósperos, desamores salvajes, deseos frustrados, intrigas, devaneos intelectuales, odios y rechazos, amistades y envidias, machismos y liberaciones feministas caben dentro de El lado B de la cultura en México (Reservoir Books, 2021), el gran mural sobre los pratonistas de la cultura en México entre 1920 y 1970, que la poeta y ensayista Julia Santibáñez conjunta en 50 capítulos cargados de humor y pasión.

En una especie de “tras bambalinas”, la escritora aborda ciertas curiosidades en la vida de personajes como Tin Tan, Pita Amor, María Félix, Carlos Monsiváis, Jorge Ibargüengoitia, Piporro, Tongolele, Nahui Olin, José Revueltas, Rosario Castellanos, Josefina Vicens, Octavio Paz, Juan Rulfo, Juan Gabriel, Vitola y muchos otros artistas e intelectuales con un afán de desmitificarlos y mostrar su lado B, el que a veces permanece oculto.

¿Quisiste bajar a estas figuras del pedestal?

-Parto del principio de conocer a estos personajes, muchos de ellos situados en un pedestal de bronce inamovible, pues hay la idea de que no se les debe mover de ahí, que ahí están muy bien colocados y viven vidas muy felices. Quería conocer un poco de sus entretelas, sus primeros oficios, en algunos casos los apodos con los que llegamos a conocerlos, sus historias de amor, de desamor, de dolor profundo, de vejez, siento que no sólo no los despoja de su grandeza y de lo deslumbrantes que son, sino todo lo contrario, es mirarlos a nuestro nivel y darnos cuenta de que fueron seres humanos.

¿Desmitificarlos?

-Sí, quiero desmitificarlos, lo que no quiero es destronarlos; no pretendo tirar a nadie del lugar que tiene, sino simplemente decir: también hay estos otros costados que nos pueden enriquecer la lectura de una obra a partir de verlos como seres humanos falibles.

¿Hay una mirada al México del nacionalismo?

-Fueron años tremendamente fecundos para la cultura mexicana del siglo XX en general y yo artificialmente hago un corte a partir de los años 20, cuando termina la Revolución y México empieza a lograr una cierta estabilidad y hasta los 70 justo después digamos de 68, cuando empieza a abrirse otro México distinto; en este corte me parece que se cifra en buena medida la identidad de México; se estaba buscando con desesperación definir qué cosa nos hacía mexicanos y qué cosa no; y me parece que no solamente fueron ellos, creo que también muchos otros artistas de todo cuño y de todo código postal y tanto de la cultura popular como de la alta cultura, estaban indagando en lo mismo, y pienso en Tin Tan, en Piporro, en Pita Amor, se estaba buscando en muchas áreas, en muchas arenas qué es esto de ser mexicano y en buena medida hoy creo que ya no lo estamos buscando, acaso porque lo encontramos aunque no lo tengamos del todo claro.

EL DATO
portada_lado_b_130240536.jpg
El lado B de la cultura (Reservoir Books), un fresco de los protagonistas del siglo XX.

¿Buscas recuperar a mujeres?

-Era una búsqueda mía por recuperar a estos personajes femeninos que nos han quedado a deber en la historia. Una de las metas que perseguí sin descanso fue en cada capítulo hablar de mujeres, plantearme ¿cómo meto a mujeres aquí porque no tengo información? y entonces en algunos casos quizá de manera un poco forzada lo hice, fue agarrar un poco de humor y decir “hay que hablar de mujeres, pues voy a hablar de mujeres a como dé lugar.

¿Lograste una gran radiografía de la vida cultural mexicana?

-Me interesó dinamitar las fronteras artificiales totalmente absurdas entre alta cultura, cultura media y cultura popular porque nadie va por la vida pensando así, y nadie dice “ay, ahorita tengo ganas de alta cultura, entonces voy a leer a Elena Garro” o “Ahorita tengo ganas de cultura popular y voy a poner este la playlist de Rocío Durcal cantando Juan Gabriel”, nadie lo piensa así; todos transitamos la vida consumiendo un poco del amplísimo espectro de culturas que finalmente es una sola cultura que tiene muchas manifestaciones, honduras, facetas y personajes. Me gusta mucho pasearme por todos estos lugares, estos personajes y encontrar que además muchos de ellos eran amigos o incluso de tuvieron relaciones amorosas.

Leer también: Diamela Eltit llamó a desbiologizar la literatura

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios