"No me molesta que me llamen escultor oficial": Pedro Reyes

El artista y arquitecto es el autor de "Tlali", la escultura que se instalará en febrero de 2022 en Reforma en el lugar donde estuvo el monumento a Cristóbal Colón

Entrevista. Pedro Reyes, el escultor del monumento que sustituirá a escultura de Colón
Pedro Reyes, en su estudio en Coyoacán. Foto: Juan Boites/ EL UNIVERSAL.

Pedro Reyes, autor de "Tlali", la escultura de una mujer indígena, que el 21 de febrero de 2022 –Día Internacional de la Lengua Materna-- se instalará en Reforma, en lugar del monumento a Cristóbal Colón, está convencido de que las mujeres indígenas necesitan no sólo uno, sino muchos monumentos; de que el artista que sólo critica los errores del gobierno “está  en una posición de confort”  porque de esa forma no se produce el cambio; defiende que los grandes logros en la historia del arte en México han sido en los momentos en que ha habido participación de los artistas en los esfuerzos del Estado.

“No me molesta”, responde Reyes (Ciudad de México, 1972), cuando se le pregunta por la etiqueta de escultor o artista oficial con que algunos lo han descrito, en los últimos días, tras el anuncio de que será el autor de la obra que se instalará en Reforma.

Artista, escultor y arquitecto, Reyes, por otra parte, considera que es el gobierno de la ciudad el que debe responder por no haber hecho una consulta en torno del destino de la escultura de Colón, como lo anunció; aún así, opina que la interpretación de la historia es cambiante.

La escultura estará orientada hacia Chapultepec; se ubicará sobre un  pedestal cuadrado, de seis por seis metros, y de 2,5 metros de altura. Se realizará con piedra del entorno del volcán Popocatépetl y, en su construcción participarán tres talleres de los pueblos originarios de Iztapalapa, Coyoacán y Chimalhuacán. Reyes dice que el trabajo de estos talleres es el que el gobierno pagará, que él no pidió honorarios por su trabajo.

-¿Cómo se da la invitación a crear esta obra?

Había hecho una escultura con este nombre, Tlali,  desde finales de 2020, y la presenté en una exposición en Nueva York en mayo; está inspirada en las cabezas olmecas y en una reflexión en los otros nombres de este continente antes de que fuera América –Cem Anahuac y Abya Yala--. Tlali, que significa tierra, me pareció una palabra muy hermosa.  Coincidió con que participé en una convocatoria de dos curadores, José Esparza y Guillermo Ruiz, llamada Pedestales vacíos, para proyectos en torno del basamento vacío del Colón; les dije que me parecía más interesante desarrollar  un monumento nuevo. Y coincidió, además, con que en el Senado se presentaron cinco mil firmas de mujeres indígenas pidiendo un monumento a los pueblos originarios. En ese contexto tuve un encuentro con el gobierno de la ciudad, para otra iniciativa que estoy haciendo de activar bibliotecas; salió el tema de la exposición Monumental (en el MAM), y les  dije que tenía una propuesta de poner una cabeza en la glorieta. Así fue como me llamaron y me dijeron que les gustaba.

-No hubo concurso y ese ha sido uno de los cuestionamientos…

No es ideal el hecho de no haber hecho un concurso. El tema de los concursos es deseable, pero no es garantía de resultados buenos, ahí está la Estela de Luz. Aunque el INAH ha declarado que reconocen el valor patrimonial de la escultura, el hecho de retirarla no es para sorprenderse, hay un movimiento mundial donde se han estado retirando  estatuas no solamente de Colón sino de figuras como el rey Leopoldo o los Confederados.

-Al retirarla, el gobierno de la Ciudad dijo que haría una consulta; pero no cumplió.

Esa pregunta le toca responderla al gobierno de la Ciudad porque yo soy el artista.

pedro_reyes-tlalli.jpg
 La escultura se instalará el 21 de febrero de 2022, Día Internacional de la Lengua Materna. Foto: Especial.  

-¿Cuál es tu opinión?

Ahora que he estudiado para escribir el catálogo de la  exposición Monumental he leído cómo se gestaron muchos monumentos de los que hoy nos sentimos orgullosos. Creo que ha habido casos que pasan desapercibidos en cuanto a los procesos y otros con alta visibilidad.  La visibilidad y polémica aquí tiene que ver con una combinación de factores: Reforma, el tema y cuestiones políticas.

-El tema de la escultura pública, el uso del espacio público, debe consultarse…

Sí, por supuesto, se debe discutir.  No se ha producido muy buena escultura pública en las últimas décadas; ha habido mucha escultura monumental que no necesariamente ha sido de la mejor calidad. Se lo he dicho a mis colegas: “es culpa de nosotros que no haya buena escultura afuera”, y es culpa nuestra porque hemos abandonado ese formato”. El uso que hemos dado en mi generación al espacio público ha sido más efímero. Mi punto es ¿cómo nos podemos quejar de cierta escultura monumental, si no le entramos a hacer escultura pública? No solamente debemos ser críticos sino creadores.

-¿Cómo será "Tlali"?, ¿qué mujer indígena representa?

Se trata de un monumento a la tierra; la génesis del proyecto es la palabra náhuatl Tlali, que es tierra; es una alegoría. Busqué hacer una cabeza con toda la belleza de los rasgos originarios nuestros, donde vivimos.

-¿Se pensó en un personaje específico, una mujer indígena determinada?

La alegoría busca una imagen universal, es una idea. Busqué elementos de la escultura antigua de México, en principio por la cabeza olmeca. Y tiene otros elementos: los ojos jaguar, los labios como dos serpientes, es este zoomorfismo. Me interesa hacer una expresión que conecte con esa profundidad y con los orígenes de  lo más profundo de la historia. No sólo utilizo elementos de la escultura antigua, sino la escultura  del México postrevolucionario.

pedro_reyes_creador_de_tlalli.jpg
Tlali, inspirada en las cabezas colosales olmecas tendrá trenzas, aretes y narigueras. Foto: Especial.  

-¿Por qué volver a esa etapa del nacionalismo?

Se ha atacado mucho el nacionalismo… Me atrae la escultura cívica, la que se hacía de los 30 hasta los 60. ¿Por qué me gusta? Creo que cuando México se hace un país independiente empieza a haber una conciencia de lo que significa ser mexicano, pero sólo hasta después de la Revolución los escultores se apropian de la escultura prehispánica, antes estábamos apropiándonos de la academia francesa. En Europa, el problema es que son nacionalismos supremacistas, el nazi, el de Musolini. Pero el nacionalismo mexicano no es problemático. Para mí esto es crucial, el nacionalismo en México tenía una agenda: lucha social, decolonización, celebración de los pueblos indígenas y el arte popular… se construye una visión de país que damos por sentado.

-En cuanto al discurso ¿estás retomando el nacionalismo en este proyecto?

Es una pregunta interesante. No es estrictamente el nacionalismo de México como Estado-Nación. Estamos pensando en presentar esta pieza el 21 de febrero, Día Internacional de las Lenguas  Originarias... Necesitamos conocer la herencia que tenemos, si bien han sido 500 años del castellano, el continente ha sido ocupado por 11 mil años. Es fundamental que todo está centrado en un vocablo, Tlali, tierra.

-Tlali, es una palabra nahúatl, pero la pieza es olmeca…

Claro, los  olmecas no hablaban náhuatl, hablaban una mezcla de mixe y zoque…

-El gobierno de la Ciudad habla de una mujer indígena, no de una alegoría…

A la tierra se le representa, en la mayoría de los casos, como una mujer. No voy a hacer una alegoría de la tierra con un hombre o que tenga rasgos asiáticos, caucásicos, africanos. Las mujeres indígenas, por supuesto que necesitan,  ¿quién podría negarlo? no sólo uno, sino muchos monumentos. No hay monumentos a ellas.  Me siento honrado de poder responder a ese  encargo de cinco mil firmas en el Senado. 

-Es una paradoja un monumento a la mujer indígena cuando ellas necesitan antes de un Estado que atienda las condiciones en que están muchas.

El arte es una necesidad básica. No un privilegio. A veces preguntan por qué gastar en arte cuando faltan vacunas o hay pobreza… eso equivaldría a decir que sólo si tienes resueltas todas tus otras necesidades, tienes acceso a la cultura… pues no.  Siempre hay que defender el gasto en Cultura porque es el primero que cortan cuando hay recortes. Históricamente hemos podido comprobar en México que lo que se ha gastado en cultura ha sido una inversión que nos ha regresado otro tipo de beneficios.

-Te llaman “escultor oficial”

Desde que se ganaron las elecciones, de hecho desde antes, he buscado participar. No había encontrado oportunidad. He estudiado mucho de la historia del arte  y creo que uno de los grandes  logros han  sido los momentos en que ha habido participación de los artistas en los esfuerzos del Estado. Tengo una gran admiración por los servidores públicos; creo que son de las personas menos comprendidas y menos valoradas --tal vez,  por lo que pasó en historias de administraciones anteriores--. Uno tiene la fantasía  de que la crítica produce cambio y no es verdad; lo que produce cambio es buscar colaborar al interior de las instituciones para que las cosas salgan bien, eso lo aprendí de Antanas Mockus, que fue alcalde de Bogotá, Colombia, y que es mi mentor. No siempre lo he logrado pero he tenido iniciativas –un programa de destrucción de armas y plantación de árboles, que no he logrado hacer, o activar el préstamo de bibliotecas, que más o menos está jalando--… Creo que el artista que  cree que está ayudando a su país nada más señalando los errores del gobierno está  en una posición de confort en donde se está engañando a sí mismo porque esa no es la forma como se produce el cambio, el cambio se produce trabajando con las comunidades y con los servidores públicos que atienden esas comunidades. Muchos de los grandes momentos de la historia de nuestro país han sido gracias a la participación de escritores, artistas, arquitectos, arquitectas, muchas personas que han entrado a trabajar con el gobierno, así que me pongo totalmente ese saco.

-¿Qué sentiste con eso del “artista oficial”?

No me molesta.

El artista que cree que está ayudando a su país nada más señalando los errores del gobierno está en una posición de confort; se está engañando porque esa no es la forma como se produce el cambio” Pedro Reyes, escultor. 

Leer también: Sustitución del monumento a Colón causa opiniones encontradas entre la comunidad cultural

Guardando favorito...

Comentarios