Maternidades en rebeldía llegan a los escenarios

Dramaturgas, directoras, actrices y coreógrafas han comenzado a cuestionar el papel histórico de las madres y proponen otra mirada

Maternidades en rebeldía llegan a los escenarios
Con compañías como Malamadre y Verbo Delta o desde la danza, las creadoras ofrecen el lado B de ser madres. Fotos: Carlos Mejía. EL UNIVERSAL, Germán Espinosa. EL UNIVERSAL y ARCHIVO EL UNIVERSAL
Cultura 08/05/2021 02:40 Alida Piñón Actualizada 10:11
Guardando favorito...

Las mujeres del teatro y de la danza buscan romper con el estereotipo histórico que se le ha dado a las madres, ese en el que se les mandata presencia y cuidado, en el que acompañan o abandonan, forman o trauman, son buenas o malas. Ellas son las madres desobedientes de la escena y buscan abrir un diáologo sobre la maternidad en el siglo XXI.

En el marco del Día de las Madres conversamos con cinco mujeres del teatro y la danza que han hecho proyectos escénicos sobre las maternidades que están fuera de los márgenes históricos: mujeres que han dejado a sus hijos para emprender una lucha social, las que han tomado las palas para buscar a sus hijos, las que salen a trabajar y las que se cuestionan su identidad y su rol en la sociedad.

La maternidad, dice la dramaturga y directora de escena Edurne Goded, cambió radicalmente su vida. Miró a su alrededor y no encontró espacios en los que pudiera hablar de su acontecer diario, de sus inquietudes, de su mirada ante el mundo, de la depresión post parto. Así que empezó a abrir ese diálogo con sus colegas.

También lee: 10 regalos tecnológicos perfectos para este Día de las Madres

edurne_goded_125424408.jpg
Edurne Goded.
 

“Cuando tuve a mi hijo muchas cosas cambiaron, empecé a hacer muchos proyectos y lo llevaba a todos lados. Conforme fue creciendo, las exigencias y los espacios que yo necesitaba se fueron complicando. En este contexto nace Verbo Delta e hicimos nuestro primer proyecto llamado Manual de Desuso en el que cuestionamos lo que es ser mujer. Hicimos alrededor de 300 cuestionarios a mujeres desde adolescentes hasta mujeres de 80 años y nos encontramos con que desde que somos niñas nos ponen a jugar a ser mamá”, cuenta Goded, quien desarrolla su trabajo artístico en Verbo Delta, de la cual es directora desde el año 2015.

Y agrega: “En la Liga Mexicana de Mujeres de Teatro platicamos mucho sobre cómo romper con la idea escénica de la madre que cumple con su función. El teatro es espejo de su sociedad y tenemos que estar haciéndonos estas preguntas en la escena. Nosotras estamos abriendo esos diálogos, queremos provocar la discusión y queremos colaborar”.

También lee: Prevé Chedraui aumento de ventas por Día de las Madres

Las otras maternidades

Hoy se estrena en formato virtual La compañera, de la compañía Malamadre, conformada en 2017 por artistas mexicanas, argentinas y chilenas. La obra, dice Laura Agorreca, coautora junto con Carla Romero, surge ante el imperativo de cuestionar la condición de la mujer en estos países, en específico, en el rol de la maternidad y lo que significa ese ejercicio en territorios donde no se respetan los derechos, ni las libertades individuales de las mujeres.

cult_laura_agorreca_2_125420918.jpg
Laura Agorreca.
 

“La compañía Malamadre surge con el objetivo de crear materiales que nos interpelen y que nos representen. La primera obra que hicimos fue Un gavilán para violeta y ahora presentamos La compañera, que aborda la vida de Cecilia Magni, una guerrillera chilena que decide dejar a su hija de 2 años de edad para seguir con la lucha en la clandestinidad. Su historia nos hace repensarnos como madres, pero también es para repensar a la sociedad contemporánea”, dice.

Si bien en esta obra no hay una intención de desmitificar a la madre, Agorreca considera que es importante dejar de pensar en las madres como algo bonito y tierno. “Hace falta decir que la maternidad es una tarea agridulce y que las mujeres tienen deseos que están fuera de la maternidad y que tienen que ver con el sentir y pensar individual. La renuncia del poder y del privilegio es clave para poder promover y practicar la igualdad. Pero la obra también plantea qué tipo de maternidad ejecermos aunque no estemos presentes. A las madres se les mandata estar presentes todo el tiempo y otras formas de estar, debemos empezar a pensarlas y a elegirlas”, cuenta.

También lee: Joyas para consentir a mamá este 10 de mayo

Así, el nombre de la compañía Malamadre desafía y habla de una desobediencia al mandato, a la forma de ejercer la vida y la maternidad que han impuesto a las mujeres y que son una carga pesada.

La actriz Javiera Núñez, quien protagoniza La compañera y forma parte de Malamadre, advierte que en las artes escénicas existen muchas creadoras que cotidianamente hacen el ejercicio de ser madres y seguir siendo artistas.

javiera_nunez_entrevista_125423141.jpg
Javiera Núñez.
 

“Son muchas las que están apropiándose de espacios que históricamente eran para los hombres como la dirección escénica. Es decir, si bien es posible que la maternidad no es uno de los grandes temas del teatro, las mujeres que son madres y están ocupando esos espacios, proponen su visión del arte desde su rol materno. Formar parte de Malamadre es un acto político, yo me he sentido culpable porque trabajo, pero reivindicar mi espacio es también educar”.

En La compañera, cuenta, se plantea el abandono de la madre, pero no existe un juicio hacia su decisión. “La hija construye un lugar de perdón para ella y para su madre. El padre puede abandonar, pero la madre no, y los hijos están convencidos de ese mandato universal. Hay una exhortación a la memoria, a recordar a Cecilia, pero también a todas las mujeres que pasaron por dictaduras y sistemas opresores, hay una deuda generacional con ellas. Las sociedades se han construido con las mujeres y muchas de ellas son madres. En mi caso, mi madre fue presa política durante la dictadura de Pinochet, yo la visité en la cárcel. En México, por ejemplo, nos resuenan aquellas mujeres que han escarbado la tierra con sus propias uñas y hacerlo no fue su decisión”.

También lee: Menús especiales para celebrar el Día de las Madres

La actriz y directora de escena Tsayamhall Esquivel, quien ha dirigido Viajes para un vestido que busca romper los estigmas sociales, religiosos y morales en torno al vestido de novia, explica que la maternidad, desde un punto de vista no tradicional, no es un tema usual en la escena mexicana.

cult_tsayamhall_esquivel_bn_125423292.jpg
Tsayamhall Esquivel.
 

“No he visto el lado oscuro de la maternidad en el teatro, esa parte que podría ser incomprendida por la mayoría. La depresión postparto, lo difícil que es ser madre son temas que pueden conectar con otras mujeres, pero también puede normalizar una realidad que ahí está, que tal vez no se discute pero existe. Otras generaciones vivían la maternidad como en un clan, pero las distancias y el dejar nuestros lugares de origen cambió eso para muchas”.

Esquivel, además, coincide con Javiera Núñez: “Las mujeres ya estamos dirigiendo, estamos escribiendo, y eso empieza a marcar otro rumbo para el teatro. Hay una visión muy masculina, pero poco a poco estaremos hablando de temas femeninos, con personajes femeninos ya no somos sólo de relleno”.

Magdalena Brezzo es coreógrafa y directora de Camerino 4, en los últimos años se ha dedicado a abordar temas como la violencia de género y los feminicidios. “La maternidad es un tema para la danza porque el cuerpo es nuesto eje de pensamiento y el embarazo toma por completo nuestro cuerpo. A mí me interesa dejar de pensar en los cuerpos que gestan como algo hegemónico y capitalista, mi propuesta de maternar es salirme de ese lugar en el que no tienes por qué demostrar a nadie que puedes producir igual o más que antes de ser madre. Hace seis años que investigo sobre la violencia de género y feminicidios, y he hecho al menos cuatro obras como Blanco y Cosas que suceden en México que no pueden ser dichas en México. Ya son temas con los que estoy comprometida, no imagino ya mi trabajo sin que sea atravesado por una mirada feminista”.

También lee: Colectivos feministas y madres de desaparecidos marchan hacia el Zócalo

cult_magdalena_brezzo_archivo_125424405.jpg
Magdalena Brezzo.
 

Blanco, por ejemplo, es una pieza más conceptual que narrativa. Y lleva este título porque, mientras que para la mayoría este color significa pureza o inocencia, para la coreógrafa representa todo lo contrario: desde su punto de vista, el blanco es el color del poder. El título es una crítica a lo que representa el color. Además, tiene una investigación con madres de mujeres desaparecidas. Al final de la pieza se muestran fotos de Mayra Martell, quien documenta desde hace más de una década los feminicidios en Ciudad Juárez.

cult_tsayamhall_esquive_bebe_125423380.jpg

“Al final se presentan fotografías de cómo quedaron las recámaras de las desaparecidas, están vacías, son espacios que no se volvieron a tocar. Hablar de estos temas es también hablar del ser mujer”, dice.

El dato

cult_dato_malamadre_125425425.jpg
La compañera se estrena hoy en la página del Museo del Chopo, a las 19 horas.

Frases

“Hace falta decir que ser madre es una tarea agridulce y que las mujeres tienen deseos que están fuera de la maternidad y son personales”. Laura Agorreca. Actriz y dramaturga. 

“No he visto el lado oscuro de la maternidad en el teatro, esa parte que podría ser incomprendida por la mayoría”. Tsayamhall Esquivel. Actriz y directora de escena.

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios