Las sombras de las pintas de El Ángel quedarán tras restauración de 24 mdp

Cultura 15/09/2021 03:30 Antonio Díaz Actualizada 12:19
Guardando favorito...

El Monumento fue sometido a rehabilitación estructural, limpieza y reparación externa debido a los daños ocasionados por el sismo de 2017 y las pintas de una marcha de 2019

La Columna de la Independencia quedó inhabilitada por los daños que le generó el sismo del 19 de septiembre de 2017, a esas afectaciones se le sumaron las pintas y consignas que grupos feministas escribieron en el basamento tras la marcha contra la violencia de género, el 16 de agosto de 2019. Sin embargo, la obra luce casi como nueva luego de trabajos de rehabilitación estructural, limpieza y restauración, que tuvieron un costo de 24.4 millones de pesos.

Para atender la pieza catalogada como Monumento Artístico por el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), desde el 4 de mayo de 1987, se conformó un grupo de especialistas del Instituto de Ingeniería de la UNAM, el Centro Nacional Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam), del INBAL; la Secretaría de Cultura local y la alcaldía Cuauhtémoc.

En primera instancia, se hicieron estudios para evaluar daños por el sismo de 2017, explica Roberto Sánchez, ingeniero de la UNAM. Con esos análisis quedaron en evidencia las afectaciones en las placas metálicas que el ingeniero Samuel Ruiz colocó en el fuste, en 1958 —tras el sismo de 1957—, con la intención de reforzar la Columna, pues el fuste del monumento tiene de origen un “tubo de concreto” de 15 cm de espesor y 45 barras de acero.

Para reforzar su estructura se le añadieron alrededor de 80 placas metálicas de un metro de longitud por 1.7 m de altura: “En el sismo de 1985, esas placas tuvieron un buen desempeño, pero ahora con el sismo de 2017, las que estaban a aproximadamente 19 metros de altura, se dañaron. En total, retiramos 16 placas (de 1958) y pusimos 20, de un metro de longitud y de menor altura. Además se intervinieron las barras de acero. Estos trabajos ponen en mejores condiciones al monumento frente a futuros sismos”, dice Sánchez.

angel_130085964.jpg
Marcas y pintas se observan en los acabados de la puerta del mirador.

La colocación de las placas se hizo desde dentro del fuste, donde están las escaleras metálicas que conducen al mirador. Sin embargo, al exterior, el fuste enfrentaba otras problemáticas, pues el 19-S le provocó grietas en la cantera con la que está hecho y por ello participaron especialistas en restauración.

Ernesto Martínez, director del Cencropam, explica que los trabajos en restauración se hicieron desde la parte más alta hasta la más baja: “Se llevaron a cabo labores de limpieza general, se liberaron algunos resanes y se hicieron remoldeos de algunas partes faltantes”.

“Vimos que de 1958 a la fecha, en la zona hay un hundimiento de suelo de 4 cm por año... es importante y habrá que darle seguimiento”
Roberto Sánchez, ingeniero de la UNAM

Los trabajos se realizaron desde finales de mayo y hasta finales de agosto de este año. No se hicieron antes, explica Martínez, porque se debió seguir todo un plan que estipulaba primero intervenir la estructura interna y luego lo externo.

Una vez en el exterior, dice el funcionario, se encontraron con afectaciones que no eran propias del sismo de 2017, sino del intemperismo. Por ejemplo, en una de las esculturas con forma de águila se detectó que tenía erosiones en una de sus piernas y en las garras, además de faltantes en las esculturas de los leones: “Eso se debe a factores como el agua, granizo, Sol o la lluvia ácida”.

“La cantera con la que está hecho el monumento es una piedra que se llama púlpito del diablo, nos preguntamos qué otra piedra podría usarse por si no se encontraba ese tipo en específico, pero afortunadamente esa cantera se encontró en Amecameca, Estado de México, desde donde se trajeron 4.5 metros cúbicos de cantera en bruto, aunque sólo se colocaron 0.79 metros cúbicos”, detalla Martínez.

Sin embargo, la restauración no llegó hasta la escultura de la Victoria Alada, pues los trabajos únicamente contemplaban los daños por el sismo, indica el director del Cencropam, y esa escultura “no sufrió daños por los sismos. La última vez que el Cencropam trabajó el Ángel fue en 2006 y esos trabajos aún perduran”.

angel_130085956.jpg
Las esculturas también fueron intervenidas por el daño que les provoca la intemperie.

Consignas con aerosol

La tarde del 16 de agosto de 2019, grupos feministas realizaron marchas en contra de la violencia de género y también escribieron consignas como “México feminicida”, “México es un país feminicida”, “La patria es asesina”, “Estado feminicida, patrimonio nacional” y “Cerdos violadores” en el basamento de la Columna de la Independencia. Desde entonces, el monumento ha permanecido cercado, primero con maderas y actualmente con vallas metálicas.

Las pintas fueron también retiradas por el equipo de 16 especialistas del Cencropam que laboró en la obra, sin embargo, en el sitio aún se perciben marcas de aquellas letras inscritas con pinturas en aerosol.

ernesto.jpg
“No se intervino a la Victoria Alada porque no resultó dañada por los sismos, su última intervención fue en 2006 y esos trabajos perduran”
Ernesto Marttínez, Director del Cencropam

“La cantera es una piedra porosa y por lo tanto absorbe los productos que le pongas y no es tan fácil retirar todas las pinturas. Por el momento no se buscará retirar por completo las pintas”, dice Ernesto Martínez.

Las más de 400 pintas fueron retiradas, pero quedó una que dice: “Viva que te quiero viva”, que mide aproximadamente 20 centímetros. Esa consigna “ahí se va a quedar”, dice el director del Cencropam, quien declinó ahondar en el tema.

rayones.jpg
El monumento presenta consignas hechas con aerosol que no se quitan del todo.

Recomendaciones

Los trabajos internos y externos en la Columna de la Independencia ya concluyeron y para que se lograran se destinaron 24.4 millones de pesos, informó el área de Comunicación de la Secretaría de Obras y Servicios de la Ciudad de México.

Aunque ya terminaron los trabajos, tanto los expertos de la UNAM como del Cencropam señalan que realizarán informes de labores en los que también incluirán recomendaciones que harán llegar a la alcaldía Cuauhtémoc, que es la entidad responsable del monumento.

angel_130085957.jpg
Al fuste de la Columna se le colocaron 20 nuevas placas de un metro de longitud, las cuales refuerzan su estructura.

“En los últimos 64 años (de 1958 a la fecha), en promedio, el hundimiento ha sido de 4 centímetros por año. Ese aspecto es importante y habrá que darle seguimiento. El mantenimiento en la Columna hay que hacerlo cada año, pero estaría bien que lo hicieran al menos una vez en cada administración, sobre todo para las siguientes generaciones, porque en el futuro será importante contar con todo el expediente. Algo que permita contar con información. También se recomendará medir los espesores de las placas metálicas recién colocadas, para cerciorarse que las placas no han perdido espesor. Estas recomendaciones se han comentado en reuniones, pero la intención ahora que terminamos el trabajo es entregar un informe con lo que se le hizo e incluirlas”, sostiene Sánchez.

Por su parte, Ernesto Martínez indica que está en proceso su informe final: “Daremos recomendaciones a la alcaldía Cuauhtémoc, que es quien tiene bajo su resguardo al monumento. Daremos recomendaciones de conservación preventiva, para no llegar hasta el punto de la restauración. Se tomarán imágenes con drones en los puntos donde se trabajó para darle seguimiento y llevar a cabo procesos de conservación preventiva”.

Lee también:"A marchas forzadas" rehabilitación arquitectónica del Ángel de la Independencia

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios