La 4T provoca una crisis en la diplomacia cultural del país

Exdiplomáticos analizan la falta de estabilidad en el sector ante recientes despidos, nombramientos y renuncias. AMLO descalifica a la escritora Brenda Lozano; ella responde que no piensa renunciar

La 4T provoca una crisis en la diplomacia cultural del país
Fotos: HTTPS:// WWW.C ASADEMEXICO.ORG/ y HTTPS:// WWW.FACEBOOK.COM/MEXCULTUREDC
Cultura 21/08/2021 02:40 Yanet Aguilar Sosa Actualizada 04:34
Guardando favorito...

En menos de 15 días se ha puesto en evidencia una crisis institucional de la diplomacia cultural en México que ha provocado el cese de Jorge F. Hernández como agregado cultural en España, el nombramiento de Brenda Lozano como su sucesora, la renuncia de Enrique Márquez como director ejecutivo de Diplomacia Cultural de la Secretaría de Relaciones Exteriores, y el despido de la nueva agregada cultural por el presidente Andrés Manuel López Obrador, anunciado a nivel nacional. Todo en medio de una batalla ventilada en redes sociales.

La crisis que tambalea la diplomacia cultural mexicana no ha tocado fondo y exhibe la falta de estabilidad en la oficina que fue creada en enero de 2019, con el historiador Enrique Márquez a la cabeza, desde la cual la actual administración de la llamada Cuarta Transformación quiso organizar la política cultural de México hacia el exterior.

En casi tres años esa oficina nombró a una veintena de agregados culturales en los institutos y centros que tiene México en el mundo, oficializó la Dirección de Diplomacia Cultural con el Reglamento Interior publicado el pasado 14 de junio en el Diario Oficial de la Federación, creó el Instituto Cultural Digital César Chávez y lanzó el Sistema Regional de Diplomacia Cultural, cuya propuesta de organización por regiones fue formulada en 2004 por primera vez, por Andrés Ordoñez.

cult_icme_129267743.jpg

Sin embargo eso no es suficiente para Eduardo Cruz Vázquez, exdiplomático, estudioso de la política cultural mexicana y quien ha documentado puntualmente la ilegalidad en la que se mantuvo esa oficina que hasta el 1 de septiembre dirigirá Enrique Márquez, quien puso su renuncia el pasado 18 de agosto.

biblioteca_octavio_paz_129267024.jpg
Aspecto del edificio que alberga al Instituto Cultural de México en España, constituido en 1992; y del interior, que acoge a la Biblioteca Octavio Paz, inaugurada oficialmente con ese nombre en 2015. Foto: https://icm.sre.gob.mx/espana/index.php/bibliotecaoctaviopaz

“En estos casi tres años se perdió una gran oportunidad de que se consolidara y atendiera de manera decidida lo que significan los institutos y centros culturales que tiene México en el exterior desde la dirección de Diplomacia Cultural que fue creada para eso”, asegura Cruz Vázquez, quien agrega que tras esta crisis que han dejado escalar y explotar en las redes sociales, quedará un desafío que tendrán que enfrentar.

“Creo que será inercial el trabajo que se siga en la dirección ejecutiva no sólo porque está ahí y hay que empezar a ver cómo se opera y de qué manera lo que dejará de herencia Márquez se puede rescatar y perfilar para sacarle jugo”, afirma Cruz Vázquez.

Pero lo más importante para él es justamente ver cómo y de qué manera los institutos y centros que existen estén en las mejores condiciones y puedan actuar de la mejor manera porque lo que queda claro es que los institutos de México en el exterior no cuenta con presupuesto anual asignado como lo tienen el a nivel nacional el INAH o el INBAL.

cult_instituto_de_cultura_de_washington_129267153.jpg
El Instituto Cultural Mexicano (ICM) en Washington se fundó hace más de tres décadas.
 

Gerardo Ochoa Sandy, quien también estuvo en el servicio diplomático afirma que Márquez fue construyendo un proyecto sobre la marcha, que queda interrumpido por su renuncia a la mitad del sexenio. “Al menos hay tres propuestas que fueron concebidas en un plan de largo plazo. El secretario Ebrard debe nombrar a un sucesor que ajuste y corrija lo que haga falta, pero que esencialmente no modifique el rumbo, pues las tres pueden y tienen que trascender la lógica sexenal”.

Ochoa Sandy asegura que ya se formalizó la Dirección Ejecutiva de Diplomacia Cultural, que figura ya en el Reglamento Interior, publicado el pasado 14 de junio en el DOF. “Al principio esa dirección suscitó controversia, porque no existía como tal dentro de la SRE, precisamente porque estaba en proceso de creación”, señala Ochoa Sandy.

La casa arde

Desde antes de esta crisis que aún no termina y que ha generado una intensa campaña en las redes sociales, la diplomacia cultural de México en el mundo había superado una crisis de ilegalidad, porque se creó la dirección ejecutiva que tomó Enrique Márquez al margen de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), desde donde se gestaba el trabajo de política cultural en el exterior, tal como lo ha documentado en varios trabajos Cruz Vázquez.

Es Eduardo quien asegura que ese origen empezó a generar una serie de distorsiones, “ese es el principal error y lo que definió que al final del camino se tuviera que resolver con la renuncia del responsable. Al final esta ilegalidad lo que impidió fue que la dirección tomara cuerpo, que se tomara en serio y que realmente existieran los elementos para juzgar que sí se había arribado a un nuevo modelo de diplomacia cultural con una propuesta diferente e innovadora”.

Una segunda crisis fue económica, afirma Eduardo Cruz Vázquez, quien dice que Márquez tomó una oficina que ya tenía recortes brutales. Indica que en el sexenio de Peña Nieto ejercieron alrededor de 181 millones de pesos en esa materia; para 2013 tuvo 17 millones y para 2019, Márquez dispuso de poco más de 11 millones. De 2020 y 2021 no se específica presupuesto asignado.

Ahora, la oficina que a partir del 1 de septiembre tendrá un nuevo director, enfrenta una crisis institucional que se ha ventilado en redes sociales desde que el 7 de agosto, el escritor Jorge F. Hernández publicó que fue cesado como agregado cultural. Ese fue el inicio de una polémica que se volvió turbia, pues el director de Diplomacia Cultural, Enrique Márquez dijo que no se trataba de censura por los comentarios vertidos por Hernández contra Marx Arriaga, sino porque había externado comentarios ofensivos y misóginos contra la embajadora María Carmen Oñate. Hernández lo ha negado.

la_casa_de_mexico_129267023.jpg
Fachada de la Casa de México, una residencia estudiantil que se ubica en la Ciudad Internacional Universitaria de París.
 

El 16 de agosto, Márquez designó como relevo de Hernández a la escritora Brenda Lozano, quien desde ese momento ha vivido un linchamiento social y los seguidores de AMLO han exigido su renuncia por ser crítica del gobierno y de la 4T; la campaña llevó a Enrique Márquez a entregar su renuncia el 18 de agosto.

Ayer, en conferencia matutina, el Presidente López Obrador señaló: “si no están de acuerdo con nuestro proyecto, ¿cómo nos van a representar?”, lo dijo sin mencionar a Brenda Lozano, y sentenció: “Voy a proponerle a Marcelo que quien nos represente en lo cultural sea una mujer indígena, una poeta del Istmo, de aquí del centro del país, mexica”.

Tras un silencio de tres días y los dichos del Presidente, Brenda Lozano habló a través de su columna en El País titulada “Sobre mi nombramiento”, donde reiteró que es parte de una generación que busca cambiar la narrativa social y cultural y dijo: “Muchos afirman que mis posiciones críticas, el despido y la renuncia que han ocurrido en la Secretaría de Relaciones Exteriores debieran llevarme a presentar mi renuncia. Pienso lo contrario”.

La escritora dijo además: “La polémica suscitada me dejó sola en medio de una guerra política y luchas de poder que, en el fondo, poco tienen que ver conmigo, pero ante la que quiero defender mis principios a favor de los feminismos, la libertad de expresión y el pensamiento crítico. Creo que la defensa de los derechos de las mujeres, la diversidad cultural y la libertad de expresión son hoy más necesarias que nunca. Y con toda convicción seguiré luchando a favor de ello”.

El exdiplomático Edgardo Bermejo Mora señaló en un mensaje de Twitter: “Urge reorientar la discusión y llevarla al terreno de lo sustantivo. Urge recordar el valor de la diplomacia cultural de México como patrimonio histórico de nuestra política exterior”.

Bermejo Mora insiste en que la evidencia histórica demuestra que la diplomacia mexicana se ha enriquecido a lo largo de las décadas del trabajo y las aportaciones de los agregados culturales, y que éstos, en la mayoría de las experiencias han cumplido con una función crucial, de ahí llamado de urgencia a reorientar la discusión.

Eduardo Cruz Vázquez apunta a que si bien no guarda mucha esperanza de que a partir de esta crisis la gestión a favor de la diplomacia cultural pueda cambiar, deben hacerlo pues “ya está la dirección ejecutiva, el que llegue, que yo creo que será un diplomático de carrera, esperemos que logre avances en tres años de gobierno, para que si en algún momento se va Marcelo Ebrard, como va a ocurrir, pues esta dirección siga, y la traten de dejar en las mejores condiciones hasta el próximo sexenio”.

Agrega que todo cambio de funcionario implica la posibilidad de repensar cosas y de replantearse las acciones sobre lo que ya está allí y el área de diplomacia cultural ya existe, “hay que definirla bien, hay que armarla bien, hay que armonizarla bien, hay que revisar lo que este caballero está dejando y ver quién va llegar y qué se puede hacer; claro que sin dinero está difícil por mucha cooperación y buena voluntad entre países”.

Gerardo Ochoa Sandy espera que se den a conocer las razones del cese de Hernández tal cómo apuntó en su renuncia Enrique Márquez que se hará mediante solicitudes vía Transparencia; también espera que Jorge F. Hernández hable con claridad sobre sus dichos y el supuesto “advenedizo incómodo”; pero además lamenta el trato “majadero” que ha recibido Brenda Lozano.

“Lo más grave es que se trata de la gente que gobierna México. La asonada en redes intoxica la conversación pública y reconfirma el aborrecimiento de la 4T a la cultura y las artes”, dice el ex diplomático quien concluye: “La sucesión ya comenzó a hacer destrozos en el sector cultural, como si hicieran falta. Y vendrán más asonadas”.

*Con información de Pedro Villa y Caña, Manuel Espino y Alberto Morales)

Frase

“Hay que empezar a ver cómo se opera y de qué manera lo que dejará de herencia Márquez y si se puede rescatar y perfilar para sacarle jugo”. Eduardo Cruz Vázquez. Exdiplomático.

“Lo más grave es que se trata de la gente que gobierna México. La asonada en redes intoxica la conversación pública y reconfirma el aborrecimiento de la 4T a la cultura y las artes”. Gerardo Ochoa Sandy. Exdiplomático.

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios