Investigan daño y pérdidas de Momias de Guanajuato

La Fiscalía General del Estado investiga, a partir de dos denuncias, la autenticidad de 117 cuerpos que integran la colección y el daño causado por traslados para exhibiciones o eventos

momias-de-guanajuato
La promoción de las momias ocurre desde los primeros años del siglo XX, cuando se exhibían sin ningún tipo de protección, lo que cambió en los años 70. Fotos: Xóchitl Álvarez/ EL UNIVERSAL.
Cultura 26/01/2022 22:30 Xóchitl Álvarez / Corresponsal Actualizada 06:55
Guardando favorito...

Guanajuato, Gto.- Las Momias de Guanajuato son parte de una investigación criminal. Antropólogos forenses analizan la autenticidad de 117 cuerpos recolectados en siglo y medio en el Panteón de Santa Paula, así como un probable deterioro por sus viajes con fines de entretenimiento y por ser usadas como escenografía en ruedas de prensa.

En menos de 16 meses, del 30 de octubre de 2018 al 7 de febrero de 2020, el Gobierno Municipal sacó  los cuerpos de su recinto en siete ocasiones para llevarlos a Zacatecas, San Luis Potosí, Ciudad de México, León y a la calle Subterránea de esta capital; una década antes, 36 momias viajaron por Estados Unidos.

Rogelio García Espinoza, exdirector técnico de la Coordinación Nacional de Museos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), señaló que las momias han sido utilizadas como “edecanes”.

Leer también: Aprueba Congreso de Guanajuato endeudamiento para museo de las momias

Monserrat, Agrado, La Bruja, Rosi, Tere, Lolita, Sarita, Lulú, Gloria, Margarita, Magdalena Aguilar, Magnolia,  Eduardo, Minero I, Simón Lozano, Roberto, Jesús, Noé , Gilberto, Edgardo y Javier formaron parte de esos siete viajes, de acuerdo a un informe de la Unidad de Transparencia  y Acceso a la Información Pública de Guanajuato.

Las expusieron en la calle Subterránea, en el primero y segundo festivales “Un Túnel con Tradición del Día de Muertos”, en la Casa de la Cultura de Zacatecas, en el Palacio Municipal de San Luis Potosí, en la Feria de León y se las llevaron a la Ciudad de México el 29 de octubre de 2019 para promocionar “Un Túnel con Tradición” y el 7 de febrero de 2020 para anunciar el Rally de ese año.

García Espinoza, también maestro del departamento de Historia en la Universidad de Guanajuato, consideró que la movilidad de las momias vistas como negocio es una ofensa a la dignidad de quienes fueron personas.

“Fueron seres humanos como nosotros, no es posible que los traigan como edecanes, como elementos de ornamentación para atraer adeptos, estas cosas que hacen en la calle Subterránea,  que son una verdadera locura, llena de infecciones, de ratas, de todo y todavía suben y bajan a las momias y con esto de Rally…”.

La Fiscalía General del Estado integra las Carpetas de Investigación 69065/2020, 69063/2020 por los delitos de Ejercicio Ilícito del Servicio Público por presuntos indicios de daño a las momias, y por indicio de pérdida de 22 momias, impulsadas por la regidora de Morena Paloma Robles Lacayo, lideresa del movimiento social “Defensa Momias Guanajuato”.

Las investigaciones ministeriales se realizan mientras sigue el proceso para la construcción del nuevo Museo de las Momias de Guanajuato y área comercial con 50 locales en la ex estación del ferrocarril, que incluye un estacionamiento con capacidad para más de 300 vehículos, al que se opone un grupo de defensores de las momias. 

“Presenté dos denuncias, el 20 de octubre de 2020, una por indicios de daño de momias, que es una investigación que está en curso; y otra porque aunque hay 117 cuerpos, yo no tengo la certeza de que las que están ahora sean las mismas que estuvieron en 2017, porque cada rato salen momias”, explicó la edil.

Un catálogo fotográfico de 2017, sobre el estado de conservación de la colección, es el punto de partida para la revisión que actualmente realiza la fiscalía.

“Mi denuncia fue en el sentido de que se integrara un equipo multidisciplinario que realizara una revisión pericial para saber si las momias de ahora son las mismas del 2017, si presentan deterioro desde esa fecha y luego si ese deterioro se debe al tiempo transcurrido o a una manipulación indebida”, explicó la regidora.

Jesús Antonio Borja Pérez, director general de Cultura y Educación del Municipio, explicó que con base en esas denuncias  se acordó con la Fiscalía General del Estado que su personal acudiría a tomar fotografías de los cuerpos.

momias_guanajuato2_1_0.jpg
El museo que expone a las momias es uno de los principales atractivos turísticos que le genera gran derrama económica a la ciudad.

“Lo que vamos a recibir cuando termine el estudio (de la fiscalía), porque así será, es que todos los cuerpos de la colección son cuerpos reales. Y no es verdad bajo ninguna circunstancia que se haya sustituido ninguno de ellos por cartón, por papel, ni nada por el estilo, como en algún momento se mencionó”, agregó.

Borja Pérez afirmó que la Auditoría Superior del Estado de Guanajuato ya comprobó que no existe ningún faltante de las momias de Guanajuato. No es verdad que falte alguno de los elementos.

El catálogo corresponde a un estudio realizado por antropólogos físicos, que deja ver el descuido, maltrato y deterioro natural de las momias a lo largo de su historia; los cuerpos presentan diversos daños como horadaciones,  pérdida de piel, falanges, desprendimientos óseos y fisuras, asociados a agresiones de roedores, insectos, polilla, gusanos, microorganismos, entre éstos, hongos; y a la  exposición a la luz.

El diagnóstico contiene impresiones fotográficas que muestran la identidad de cada elemento, los atuendos de su época en vida, algunos con accesorios de su religiosidad, como escapularios, la medalla de San Benito y sortija de matrimonio.

Existe un informe de 1993 donde un investigador español hablaba de un deterioro. “Si nos vamos tiempos atrás hay que recordar que las momias se exhibían sin ninguna protección, y que la gente se llevaba cabello, arrancaba un dedo…”, además viajaron desde 2008, dijo Borja.

Leer también: Las ruinas de Gede, una misteriosa ciudad perdida en Kenia

MOMIAS VIAJERAS

En 2009 movilizaron 36 momias para una muestra itinerante por Estados Unidos, mediante un contrato entre el gobierno municipal, encabezado  por el alcalde Eduardo Romero Hicks y un empresario que incumplió  las cláusulas y que derivó en una serie de demandas para exigir el pago y recuperarlas.

Las " Momias Viajeras", 22 femeninas  y 14 masculinos, regresaron a su tierra el 22 de abril de 2013, después de permanecer más de tres años en la Unión Americana, entonces quedaron bajo resguardo en la estación del ferrocarril y en 2015 estrenaron hogar en el parador Museo Sangre de Cristo, ubicado en el ascenso al Cerro del Cubilete, a espaldas del Santuario de Cristo Rey.

Estuvieron abandonadas  por las administraciones (municipales) en Estados Unidos, hasta que se recuperan (en 2013), después  en 2017 una experta en momias hizo recomendaciones por escrito a la autoridad para su conservación, pero no las atendieron.

En el actual gobierno se logró un convenio con el INAH en favor de la colección, se procedió a limpiar y fumigar los 117 cuerpos; se han establecido protocolos para el manejo de ellas. El trabajo de conservación se realizará por ese instituto. 

A través del convenio expertos realizan visitas a los dos museos y dirán cuál es el estado de conservación de los cuerpos, y “a partir de ahí hacer trabajos que permitan que la colección perdure por mucho más tiempo”.

A finales de noviembre y principios de 2021, se tuvieron dos visitas, una del director de Antropología Física del INAH, y tres expertos más. El convenio obliga a ambas partes a trabajar juntos a favor de la colección, “no estamos contrapunteados”.

En el museo de Sangre de Cristo están las momias mejor conservadas y que están en posibilidad de ser exhibidas en otras ciudades. Las momias viajan desde el 2008. Durante la administración del actual del alcalde Alejandro  Navarro se realizaron varias muestras itinerantes con los protocolos debidos y hasta ahora no existe ningún reporte de ningún daño.

Son transportadas en cajas especiales, que son una especie de cápsulas, en las que el cuerpo no tiene movimiento, y llevan una protección de espuma y madera. Las cajas se abren solo en presencia de personas autorizadas con vestimenta especial, cuidando clima y temperatura. “No hemos tenido un daño de los cuerpos”, dijo el funcionario municipal.

Las momias tienen un seguro anual, que se pagará en marzo, por la cantidad de 320 mil pesos, que cubre viajes y cualquier daño. Las momias están protegidas en todo sentido.

momias_guanajuato_2.jpg
De las ventas de productos tradicionales y recuerdos de las famosas momias se sostienen 99 familias.

LAS MOMIAS, PATRIMONIO CULTURAL Y FUENTE MILLONARIA

La Momias de Guanajuato están reconocidas como “Bienes Patrimonio Cultural del Municipio de Guanajuato”, incorporadas  al Catálogo respectivo y la declaratoria de dominio público y patrimonio del pueblo, por un acuerdo de ayuntamiento de esta capital publicado el 4 de noviembre de 2008 en el Periódico Oficial de Gobierno del Estado de Guanajuato.

La colección la integran 117 momias naturales, 59 de ellas en exhibición en el Museo del Panteón de Santa Paula, que tiene 500 metros cuadrados, seis salas y el osario; 36 en el Parador Sangre de Cristo y 22 en el área de conservación.

Representan uno de los principales atractivos de turismo generadores de derrama económica en la ciudad y son la segunda fuente de ingresos propios de la administración municipal, sólo antecedidos por la recaudación del impuesto predial.

En 2021, segundo año de la pandemia que desplomó el turismo, las momias fueron visitadas por 504 mil personas, que dejaron más de 30 millones de pesos por entradas, mientras que el 2020 que registró un cierre total y prolongado por la pandemia llegó a 14 millones 89 mil pesos.

 En 2019, cuando no había llegado el Covid-19, la tesorería municipal registró 43 millones 916 mil 706 pesos por entradas al museo, con más de 600 mil visitantes; y le asignó el 7.27 por ciento de ese recurso para su operación. Entonces la recaudación por predial fue de 80 millones de pesos. 

El dinero que dejan las momias por boletaje va directo a las arcas públicas.

Juan, líder de los establecimientos tradicionales  aledaños al Museo de Santa Paula, señaló que en los últimos tres años bajó la afluencia de visitantes y hay espacios suficientes para la ubicación de vehículos para los turistas.

Los visitantes cayeron desde octubre de 2018 cuando el ayuntamiento aumentó el precio de las entradas al museo, cobran 92 pesos por adulto y 53 por niños.

En su juventud trabajo en el museo en la limpieza de los cuerpos áridos; en sus archivo personal conserva fotografías de las momias, cuando ni siquiera tenía vitrina. Es una incoherencia que quieran sacar a las momias de su casa, dice.

De las ventas de productos tradicionales y recursos se sostienen 99 familias que por tres generaciones se han ganado el espacio.

LAS MOMIAS DE GUANAJUATO, UN TESORO

Remy Leroy, médico francés, es el primer cuerpo momificado del Panteón de Santa Paula, descubierto en 1870; otros las exhumaron durante los siguientes años en las gavetas. En 1900 había 70 y la última se incorporó a la colección en 2005. Aunque siguen saliendo cuerpos áridos, no es frecuente que se integren momias nuevas.

Años después de los primeros hallazgos las convirtieron en una especie de mina de la que se saca dinero para sostener parte de la administración, ejecutar obras  públicas, acciones de mantenimiento y alumbrado.

La promoción de las momias ocurre desde los primeros años del siglo XX, pero es hasta los años 70, cuando Gobierno del Estado institucionalizó la exposición, construyó las salas anexas al osario y las colocó en vitrinas. Tomó auge internacional en 1972 con la película “El Santo contra las Momias de Guanajuato”.

Gobierno del Estado administró el panteón por las momias y el negocio que representan hasta 1996, cuando se le entregó en donación al municipio, y desde entonces se responsabilizó del cementerio y del museo.

Leer también: El arte de los indígenas de México, en Bellas Artes

Comentarios