El Jerez de Ramón López Velarde, entre poesía, migración y violencia

En el marco del centenario luctuoso del creador de la "Suave Patria", la ciudad zacatecana difunde su legado entre pobladores y migrantes que ahora habitan la tierra natal del poeta

El Jerez de Ramón López Velarde, entre poesía, migración y violencia
La alcaldía de Jerez luce murales sobre la obra de López Velarde. Fotos: IRMA MEJÍA. EL UNIVERSAL
Cultura 15/06/2021 02:10 Irma Mejía / Corresponsal Actualizada 12:00
Guardando favorito...

Jerez, Zac. —Aquel Jerez, ese “paraíso de compotas”, tierra natal de Ramón López Velarde, hoy vive en una dualidad de culturas: la de sus habitantes tradicionales que pugnan por rescatar la poesía heredada, y la de su población con influencia binacional-migrante, basada en la fiesta al ritmo de la tambora. Ambas cohesionadas por el poeta zacatecano y la alegría de este Pueblo Mágico.

En medio de esa multiculturalidad hay otra realidad que ha aturdido la apacibilidad del lugar que inspiró al artista: la violencia generada por grupos criminales que se han asentado en esta región y que han hecho que los jerezanos sientan la otra zozobra.

Pese a esos escenarios, en Jerez destaca la belleza de sus calles arboladas con casas tradicionales, su gran arquitectura en pórticos y obeliscos, y la majestuosidad de sus inmuebles, como el edificio de la Torre, con estilo gótico y mózarabe mudéjar. Además en el panteón de Dolóres se pueden admirar mausoleos y sarcófagos del siglo 19.

También lee: López Velarde, centenario del poeta nacional

Todos aquí sienten orgullo y amor por López Velarde, la mayoría sabe que esta es la tierra que inspiró y vio nacer al poeta.

duena_de_la_neveria_con_exposicion_de_jerez_y_lopez_velarde_126741773.jpg
En su nevería, María del Refugio Torres tiene una pared con obra del poeta.
 

Arturo Gutiérrez Luna, director del Instituto Jerezano de Cultura, dice que el poeta no pasa desapercibido en su tierra y considera que la mitad de su población conoce algo de su poesía, principalmente la  "Suave Patria", obligada en primarias del municipio.

Además su nombre aparece en parques, jardines, escuelas, clubes, incluso ha derivado en la conformación de grupos intelectuales como el Grupo 33, en honor al número de estrofas de la "Suave Patria", integrado por creadores, artistas y maestros; así como un grupo de mujeres autodenominadas “Las viudas de Ramón López Velarde”.

El funcionario cree que 30% de los jerezanos están verdaderamente enamorados de su poeta, porque conocen y aman sus obras, su historia y su legado.

Hasta en los bares

De este círculo ciudadano y previo a la conmemoración de los 100 años de la muerte del poeta, hace dos años surgió el Comité Pro Centenario Ramón López Velarde, que preside el historiador Marco Antonio Flores Zavala, quien precisa que esta iniciativa se dio a convocatoria del ayuntamiento de Jerez.

Sin embargo, el alcalde Antonio Aceves decidió que las actividades fueran determinadas por ese patronato ciudadano para para impregnar a Jerez del legado lovezvelardiano. Y todo va por buen camino, pues Flores Zavala dice que el principal cambio es el del alcalde, a quien se le conoce como El Charro, por su afición a la charrería. Y agrega: “¡El charro se convirtió en poeta!”

También lee:  El Colegio Nacional recuerda a Ramón López Velarde, a cien años de su muerte

Una de las principales acciones del patronato para rescatar la poesía de López Velarde fue colocar placas de bronce con las estrofas de la "Suave Patria" en un circuito de las principales calles, y se convocó a artistas plásticos a pintar 15 murales en restaurantes, bares, cantinas y locales.

fachada_de_la_casa_de_ramon_lopez_velarde_126741881.jpg
Casa-Museo de López Velarde, en la zona centro del Pueblo Mágico.

Además se traza una ruta gastronómica para que los restaurantes ofrezcan platillos o bebidas con el nombre de las obras de López Velarde, y al menos con esa temática ya abrió el primer bar Velarde; una de sus bebidas se llama “Fuensanta”.

Así se cohesiona a todos sus pobladores, desde los eruditos, los migrantes y todos los habitantes y visitantes.

Lolita, la cuidadora de la casa

Uno de los lugares emblemáticos de Jerez es la Casa-Museo de López Velarde, en la zona centro, en la calle de la Parroquia número 33, ahí, en esa vivienda color azul cielo vivió el poeta zacatecano, un inmueble que data de principios del siglo XIX, consta de cinco habitaciones, una estancia, la cocina y un patio con pozo.

El museo surgió en 1951 y fue rediseñado en 2009, cuando quisieron recrear la atmósfera de inspiración del poeta al ponerle mayor colorido y salas interactivas con narraciones, olores, sonorización y audiovisuales.

También lee: Gana el poeta Ernesto Lumbreras el Premio Iberoamericano Ramón López Velarde 2021

En la entrada está María Dolores Quiñonez, Lolita, de 60 años, la fiel y eterna enamorada de López Velarde que ha cuidado esa casa por más de 40 años.

Con orgullo relata que desde niña le ha tocado ver de cerca los festejos en honor al poeta, como en 1971, cuando por los 20 años de ese museo hasta le tocó ver las grabaciones de la película El vals sin fin, sobre la historia del poeta mexicano que estaba enamorado de Josefa de los Reyes ‘Fuensanta’; así como la celebración en 1988 por la conmemoración del Centenario del Natalicio y ahora en el Centenario luctuoso.

jardin_principal_con_las_bandas_que_tocan_diario_126741989.jpg
Pobladores, migrantes y visitantes conviven en el Jardín Principal al ritmo de las bandas que tocan la tambora durante todo el día, lo que es ya un sello del lugar.
 

Ella se autodenomina “la verdadera viuda de López Velarde”, al declararse ferviente enamorada de él, al grado que diario, frente a su estatua, le recita sus poemas. Cuenta que pese a que el museo estuvo cerrado por la pandemia, ella nunca dejó de ir, porque era fallarle a su gran amor.

También lee: ¿Cómo votaría López Velarde?

Mientras recorre la casa cuenta que “conversa” con el espíritu del poeta y que le ha llegado a decir: “¡Ramón, que más quieres de mí! Ya te di mi juventud, mi belleza, te he dado todos mis cuidados, vaya, pues, hasta una hija te di”, (suelta una carcajada) y luego aclara que su hija, de 30 años de edad, creció en esa casa.

Ciudad en la dualidad

Diariamente, alrededor del Jardín Principal, donde está uno de los tantos bustos en honor al poeta, se escucha la algarabía de las bandas que tocan al ritmo de la tambora durante todo el día.

Los jerezanos, migrantes y habitantes que en su mayoría lucen ataviados de sombrero y botas, acuden a bailar; también es normal ver cabalgantes, ya que tienen gusto por la charrería.

Esa es la nueva cultura que ha dominado por ser un municipio con alta migración a Estados Unidos, incluso, en uno de los principales accesos al municipio se colocó una tambora gigante con la leyenda: “Jerez, la ciudad más alegre de México”.

bares_con_lienzos_en_honor_a_lopez_velarde_126741842.jpg
Bares y restaurantes difunden pinturas con la imagen del escritor.
 

Frente al jardín, en Los Portales y con 81 años de historia, está la Nevería Paraíso, donde esa familia tradicional trata de rescatar la cultura de la poesía heredada de López Velarde. En las paredes del sitio hay una exposición fotográfica del Jerez Antiguo, dedicada a López Velarde.

También lee: 2021: año de Ramón López Velarde

María del Refugio Torres Valdez, dueña de la nevería, dice que la poesía es un legado que sigue presente, pero lamenta que se esté perdiendo el gusto por leer en las nuevas generaciones; por ello considera necesario rescatar la obra del poeta.

“Tampoco se puede culpar a los jóvenes de no enamorarse de la poesía, porque si no conocen a López Velarde, no lo pueden amar. Hay que revivirlo de mil maneras”, dice.

También lamenta que desde hace unos años a Jerez llegó la violencia. Recuerda la primera vez que llegó el Ejército y se apostó sobre los portales: “Nunca había visto las armas largas. Me impacté, sentí que estaba en una guerra. No digo que ya nos hayamos acostumbrado, pero nos hemos obligado a vivir con rondines de seguridad”.

casa-museo_lopez_velarde_y_su_cuidadora_126742007.jpg
Una estatua del poeta, al interior de la Casa-Museo, que abrió sus puertas en 1951.
 

En medio de esa dualidad, ella, toda su familia y muchos jerezanos, a través de la poesía, buscan retornar esa magia y apacibilidad de aquel Jerez que, asegura “está plasmado a la perfección en la "Suave Patria", ahí se resalta el enigma, sus madrugadas, sus compotas, su olores, su gente y su belleza”.

A la par, en toda la entidad, se realizan las programaciones de las Jornadas Lopezvelardianas, en las que participan múltiples instituciones a nivel municipal, estatal y federal. Se contempla la entrega del Premio de Juegos Florales del Centenario, recitales y hasta un documental producido por el medio público estatal; además está agendada la visita del Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador para el 19 de junio.

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios